Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Cuaresma
Mensaje del Santo Padre para la Cuaresma 2014
Martes 4 Feb 2014 | 10:15 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): “Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza”, señala el papa Francisco en su Mensaje para Cuaresma 2014, publicado hoy, martes 4 de febrero. Inspirado en las palabras del apóstol Pablo: “Cristo, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza” (2 Cor 8, 9), el Santo Padre recuerda que “a imitación de nuestro Maestro, los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas. La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza”, destaca el Papa, que invita a reflexionar en el camino personal y comunitario de conversión sobre tres tipos de miseria: “la miseria material, la miseria moral y la miseria espiritual”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
“Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza”, señala el papa Francisco en su Mensaje para Cuaresma 2014, publicado hoy, martes 4 de febrero.

Inspirado en las palabras del apóstol Pablo: “Cristo, se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza” (2 Cor 8, 9), el Santo Padre recuerda que “a imitación de nuestro Maestro, los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas. La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza”, destaca el Papa, que invita a reflexionar en el camino personal y comunitario de conversión sobre tres tipos de miseria: “la miseria material, la miseria moral y la miseria espiritual”.

El Mensaje del Santo Padre para la Cuaresma de 2014 fue presentado, esta mañana en la Oficina de prensa del Vaticano, por el cardenal Robert Sarah, presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum", los monseñores Giampietro Dal Toso y Segundo Tejado Muñoz, respectivamente, secretario y subsecretario del mismo dicasterio y el matrimonio formado por Davide Dotta y Anna Zumbo, misioneros en Haití.

Antes de la presentación el presidente de Cor Unum anunció que visitará nuevamente Haití en marzo, para inaugurar una escuela financiada en nombre del Papa como signo de su cercanía a la población haitiana, que no se recupera del terremoto que en 2010 causó más de 220.000 muertos y afectó a tres millones de personas.

A continuación el cardenal explicó que el texto del mensaje del Papa para la Cuaresma de este año se centra en la pobreza y en la pobreza de Cristo en particular; un concepto muy apreciado por el papa Francisco, que desde el inicio de su pontificado puso de relieve esta dimensión de la vida cristiana. “Ciertamente -dijo- la visión cristiana de la pobreza no es la misma que rige el sentimiento común. Demasiado a menudo se considera la pobreza simplemente en su dimensión sociológica y se entiende como una falta de bienes. Por otra parte, se recurre a menudo al concepto de "Iglesia pobre para los pobres " como una forma de contestación a la Iglesia, oponiendo a una Iglesia de los pobres, una Iglesia buena, a una Iglesia de la predicación y de la verdad, dedicada a la oración y a la defensa de la doctrina y de la moral.”

“La primera referencia para que un cristiano entienda la pobreza es Cristo que se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza. La elección de la pobreza por parte de Cristo nos dice que hay una dimensión positiva de la pobreza, que también resuena en el Evangelio, que proclama bienaventurados a los pobres. Es obvio que en esta dimensión de la pobreza hay un aspecto de despojo y renuncia. Pero es posible porque la verdadera riqueza de Jesús es su ser Hijo. “No pensemos en tranquilizar nuestras conciencias burguesas -quiere decir el Papa- denunciando la falta de bienes o la pobreza como un sistema.

El mensaje de la Cuaresma que hoy presentamos hace una distinción importante entre la pobreza y la miseria. No es la pobreza, que es una actitud evangélica, sino la miseria la que queremos combatir. El Santo Padre en su discurso enumera tres tipos de miseria: la material , la moral y la espiritual. La primera " afecta a cuantos viven en condiciones indignas de la persona humana”. Frente a esta miseria, la Iglesia ofrece su servicio, su diaconía, para salir al encuentro de las necesidades y sanar las heridas que desfiguran el rostro de la humanidad. La miseria moral consiste en convertirse en esclavos del vicio y el pecado. Esta forma de miseria que es también causa de ruina económica, se relaciona siempre con la miseria espiritual que hace presa en nosotros cuando nos alejamos de Dios y rechazamos su amor”.

“Creo que esta visión muy amplia de la pobreza, de la miseria, y, en consecuencia de la ayuda que la Iglesia ofrece a los hombres, contribuya también a dar una visión más completa de quien es el ser humano y cuáles son sus necesidades, sin caer en una visión antropológica reductiva que pretende resolver los problemas de la persona sólo porque ha resuelto los problemas de su bienestar físico y material”.

El presidente de Cor Unum, recordó a este propósito que en la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, el papa Francisco escribía que la opción preferencial por los pobres debería traducirse principalmente en una atención religiosa privilegiada y prioritaria. Es -afirmó- un concepto fundamental “para no transformar la Iglesia en una de esas ONGs de las que habló en su primera Misa como Papa a los cardenales. ¡Ay de nosotros si nuestros mirada a los necesitados prescindiera de la miseria espiritual que a menudo se esconde en el corazón del hombre y lo hace sufrir profundamente, aunque posea bienes materiales!

Pero si queremos comprender plenamente el mensaje del Papa “debemos declinarlo en su valencia antropológica. El hombre es por naturaleza hijo de Dios ¡Esta es su riqueza! La gran culpa de la cultura moderna es haber pensado en un hombre feliz sin Dios, negando lo más profundo de la persona, que es su vínculo existencial con un Padre que le da la vida. Así como es un delito privar al pobre de la presencia de Dios, también lo es considerar al hombre y hacerle vivir como si Dios no existiera, y por lo tanto negar su ser criatura y, así, su profunda pertenencia, la filiación del hombre con Dios. Por eso, ayudar al desarrollo no debe traducirse en crear nuevas necesidades, sino en tomar en serio lo que es la persona”.+

Texto completo del Mensaje del Papa
« Volver
Noticias relacionadas:
Jornada Mundial de la Paz 2015: “Ya nunca más esclavos, sino hermanos”  21.08.2014
El Card. Filoni regresó de Irak y se reunió con el Santo Padre  21.08.2014
El Papa renueva su llamado a resolver la crisis humanitaria en Irak  21.08.2014
Viaje del papa Francisco a la República de Corea  21.08.2014
El Papa agradeció las oraciones y saludos de consuelo  20.08.2014
Francisco: Cristo no anula las culturas, las conduce a la verdad  20.08.2014
San Lorenzo le llevó al Papa la Copa Libertadores  20.08.2014
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2014 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton