Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Viajes del Papa
El Papa habló extensamente con los periodistas en el vuelo de regreso a Roma
Jueves 18 Feb 2016 | 18:18 pm
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): Como es habitual, el papa Francisco concedió una rueda de prensa a los periodistas que viajaron con él en el vuelo de regreso a Roma, luego de su visita apostólica a México. El pontífice respondió preguntas sobre diversos asuntos, entre ellos el encuentro que mantuvo en Cuba con el patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa Rusa, la idea del candidato republicano estadounidense Donald Trump de construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México para contener la inmigración, la comunión a los católicos divorciados en nueva unión, la situación actual de Europa, el virus zika y los casos de pederastia perpetrados por sacerdotes.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Como es habitual, el papa Francisco concedió una rueda de prensa a los periodistas que viajaron con él en el vuelo de regreso a Roma, luego de su visita apostólica a México.

El pontífice respondió preguntas sobre diversos asuntos, entre ellos el encuentro que mantuvo en Cuba con el patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa Rusa, la comunión a los católicos divorciados en nueva unión, la situación actual de Europa, el virus zika y los casos de pederastia perpetrados por sacerdotes.

Particular repercusión mundial produjo la respuesta del Papa a la pregunta sobre la idea del precandidato a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Republicano, Donald Trump, de construir un muro fronterizo para contener la inmigración a ese país.

"Una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en el Evangelio", advirtió y agregó: "Hay que ver si dijo así las cosas, le doy el beneficio de la duda".

Transcripción de la rueda de prensa


-Santo Padre, en México hay miles de desaparecidos, pero el caso de los 43 de Ayotzinapa es un caso emblemático, quisiera preguntarle ¿por qué no se reunió con ellos? y también un mensaje para los familiares de los miles de desaparecidos.

-Si usted lee atentamente los mensajes verá que continuamente hacía referencia a los asesinatos, a las muertes, a la vida cobrada por todas estas bandas del narcotráfico y traficantes de personas, o sea que de ese problema hablé, como una de las llagas que está sufriendo México. Hubo pedidos de personas para que los recibiera. Eran muchos grupos, incluso contrapuestos entre ellos, con luchas internas. Entonces yo preferí decir que en la Misa los iba a ver a todos, en la Misa de Juárez si preferían, o en alguna otra, pero había esa disponibilidad. Era prácticamente imposible recibir a todos los grupos, que por otro lado también estaban enfrentados entre ellos, es una situación difícil de comprender para mí que soy extranjero, ¿verdad? Pero creo que incluso la sociedad mexicana es víctima de todo esto, de los crímenes, de los “limpiar gente,” de descartar gente. Hablé en cuanto discurso pude y usted lo va a poder constatar ahí. Es un dolor que llevo muy grande porque este pueblo no se merece un drama como este.

-El tema de la pederastia, como bien lo sabe México, tiene raíces muy peligrosas, muy dolorosas. El caso del Padre Maciel dejó herencias fuertes, sobre todo con las víctimas. Las víctimas se siguen sintiendo desprotegidas de la Iglesia. Muchos de ellos siguen siendo hombres de fe, algunos incluso han seguido el sacerdocio. Le pregunto: ¿Qué piensa de este tema?, ¿Si en algún momento ha pensado en reunirse con las víctimas? Y, en general, ¿esta idea de que los sacerdotes cuando llegan a ser detectados en casos de esta naturaleza lo que se hace es cambiarlo, nada más, de parroquia, Cómo ve este asunto? Muchas Gracias.

-Bueno, empiezo por lo segundo. Un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastía es un inconsciente y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia. ¿Clarito? Segundo: para atrás, caso Maciel, y aquí me permito rendir un homenaje al hombre que luchó en momentos que no tenía fuerza para imponerse hasta que logró imponer… Ratzinger… el Cardenal Ratzinger (aplausos), sí, un aplauso para él. Es un hombre que tuvo toda la documentación. Siendo Prefecto de la Doctrina de la Fe tuvo todo en sus manos. Hizo las investigaciones y llegó, y llegó, y llegó… y no pudo ir más allá en la ejecución. Pero, si ustedes se acuerdan, diez días antes de morir San Juan Pablo II, en aquel Vía Crucis del Viernes Santo le dijo a toda la Iglesia que había que limpiar las porquerías de la Iglesia. Y en la Misa Pro Eligendo Pontifice, donde no es tonto, él sabía que era candidato, no le importó maquillar su postura, dijo exactamente lo mismo. O sea, fue el valiente que ayudó a tantos a abrir esta puerta.

Así que lo quiero recordar porque a veces nos olvidamos de estos trabajos escondidos que fueron los que prepararon los cimientos para destapar la olla.

Estamos trabajando bastante con el cardenal cecretario de Estado, y también con el equipo de los nueve cardenales consejeros. Después de escuchar decidí nombrar un tercer secretario sdjunto en la Doctrina de la Fe para que se encargue solamente de estos casos porque la Congregación no da abasto con todos los que tiene. Además, se constituyó el tribunal de apelación presidido por monseñor Scicluna que está llevando los casos de segunda instancia, es decir, cuando hay recursos porque los primeros recursos los hace la feria cuarta, como lo llamamos, que se reúne los miércoles, de la Doctrina de la Fe.

Cuando hay recursos vuelve a la primera instancia y eso no es justo. Entonces, segundo recurso, también con perfil legal, con abogado defensor, pero hay que apurar porque estamos bastante atrasados en los casos, porque van apareciendo más casos. Tercero, otra que está trabajando muy bien, es la Comisión para la Tutela de Menores.

No está estrictamente encerrada en los casos de pedofilia, pero recibe tutela de menores. Ahí yo me reuní una mañana entera con seis de ellos. Dos alemanes, dos irlandeses y dos ingleses. Varones y mujeres abusados, víctimas. Y también me reuní con víctimas en Filadelfia. Ahí también tuve una mañana una reunión con más víctimas.

Sé que se va trabajando. Pero yo doy gracias a Dios que se haya destapado esta olla y hay que seguir destapándola. Y tomar conciencia. Y lo último que quiero decir es que esto es una monstruosidad porque un sacerdote consagrado para llevar un niño a Dios se lo come en un sacrificio diabólico. Lo destruye.

Bueno, lo de Maciel, volviendo a la congregación. Hubo una intervención, y hoy día el gobierno de la congregación está semi-intervenido. O sea que el superior general es elegido por el consejo, por el capítulo general, pero el vicario lo elige el Papa. Dos consejeros generales los elige el consejo, el capítulo general, y los otros dos los elige el Papa. De tal manera que así vamos ayudando a revisar cuentas antiguas.

-Usted hoy habló muy elocuentemente de los problemas de la inmigración. Del otro lado de la frontera hay una campaña electoral muy dura. Uno de los candidatos de la Casa Blanca, republicano, Donald Trump, en una entrevista recientemente dijo que usted es un hombre político y hasta dijo que usted es un instrumento del gobierno mexicano para la política migratoria. Trump dijo que si es electo quiere construir 2.500 kilómetros de muro a lo largo de la frontera, quiere deportar 11 millones de inmigrantes ilegales, separando familias, etc. Quisiera preguntarle ante todo ¿qué piensa de estas acusaciones en su contra y si un católico norteamericano puede votar por una persona así?

-Gracias a Dios que dijo que yo soy político, porque Aristóteles define a la persona humana como un animal politicus. Al menos soy una persona humana. Y que soy un instrumento, quizás, no sé. Lo dejo al juicio de ustedes, de la gente. Y después, una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en el Evangelio. Después, lo que usted me decía, sobre qué aconsejaría, votar o no votar, no me meto. Solo digo: este hombre no es cristiano si es que dice esto así, hay que ver si dijo así las cosas, y doy el beneficio de la duda.

Una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en el Evangelio. Hay que ver si dijo así las cosas, le doy el beneficio de la duda.

-La reunión con el Patriarca ortodoxo ruso Kirill y la firma conjunta de la declaración fue bien recibida en el mundo entero como un paso histórico. Pero ahora, en Ucrania, los católicos griegos se sienten traicionados. Ellos hablan de un documento político que apoya a la política rusos. En el campo la guerra de palabras se ha reavivado. ¿Cree que sería posible que usted vaya a Moscú? ¿Ha sido invitado por el Patriarca, ¿o ir tal vez a Creta a saludar al concilio panortodoxo en primavera?

-Primero: Yo estaré presente espiritualmente y con un mensaje, me gustaría ir a saludarlos en el consejo panortodoxo, son hermanos, pero debo respetar… sé que ellos quieren invitar a observadores católicos, y esto es un buen puente, pero detrás de los observadores católicos estaré rezando y con los mejores deseos para que los ortodoxos vayan adelante, adelante, porque son hermanos y sus obispos son obispos como nosotros.

Segundo: Kirill es mi hermano, nos hemos besado, abrazado como hermanos y hemos tenido un coloquio de dos horas en las que hemos hablado como hermanos. Nadie sabe de qué hemos hablado, sólo lo que hemos hecho público al final.

Tercero, ese artículo con declaraciones de Ucrania. Cuando leí esto me preocupé un poco porque Sviatoslav Shevchuk (el arzobispo mayor de Kyiv-Halyc) dijo que el pueblo de Ucrania, algunos ucranianos, muchos ucranianos se sienten profundamente desilusionados y heridos. Yo conozco bien a monseñor Sviatoslav Shevchuk. En Buenos Aires hemos trabajado cuatro años juntos. Un hombre muy bueno. Cuando a los 42 años fue elegido Arzobispo Mayor, fue a Buenos Aires para recoger sus cosas. Me vino a saludar para despedirse y me regaló un icono pequeño de la Virgen de la Ternura y me dijo: “Esta imagen de la Virgen me acompañó toda la vida, quiero dejártela a vos que me acompañaste durante estos cuatro años”. Este icono es una de las pocas cosas que me hice traer de Buenos Aires y lo tengo sobre mi escritorio. Es un hombre al que le tengo respeto, tengo con él mucha familiaridad, nos tuteamos. Por eso me pareció un poco extraño y recordó una cosa que les dije también a ustedes aquí: para entender una noticia, una declaración, se necesita buscar la hermenéutica de todo. ¿Pero cuándo has dicho esto? Fue dicho en una declaración del pasado domingo 14 de febrero, en una entrevista que le hizo un sacerdote ucraniano, en Ucrania. La entrevista publicada es de una página, dos o algo más, y la noticia que usted me presenta está en el penúltimo párrafo así de pequeño. Leí la entrevista y diré esto.

Sviatoslav Shevchuk en la parte dogmática se declara hijo de la Iglesia, está en comunión con el obispo de Roma, con la Iglesia, habla del Papa y de la cercanía del Papa, y de él, de su fe, también del pueblo ortodoxo. En la parte dogmática no hay ninguna dificultad, es ortodoxa en el buen sentido de la palabra, es decir, en el sentido de la doctrina católica. Después, como en toda entrevista, ésta por ejemplo, cada uno tiene el derecho de decir sus cosas y esto no lo ha hecho sobre el encuentro, porque el encuentro es una cosa buena y debemos avanzar. Todo lo que habla él es sobre el documento, sobre el hecho del encuentro, esto es el Señor… el Espíritu va adelante, el abrazo, todo va bien…. el documento es un documento discutible y también hay una cosa que agregar, y es que Ucrania está es un momento de guerra, de sufrimiento, con tantas interpretaciones… yo he nombrado al pueblo ucraniano pidiéndole oraciones, acercándome tantas veces, en el Ángelus o en las audiencias de los miércoles. Existe esta cercanía, pero el hecho histórico de una guerra vivida como… pero cada uno tiene su idea sobre esta guerra, quién la ha iniciado, como se hace… es evidente que esto es un problema histórico, es un problema personal existencial de ese país y de su sufrimiento. Se entiende. Sviatoslav dice que muchos fieles lo han llamado y escrito diciendo que están profundamente defraudados, traicionados por Roma. Se entiende que un pueblo en esa situación sienta esto… el documento es opinable, es opinable sobre esta cuestión de Ucrania, pero en él se dice que se detenga la guerra, que se hagan acuerdos, también yo personalmente he dicho que los acuerdos de Minsk vayan adelante y no se borre con el codo lo que se escribió con la mano.

La Iglesia de Roma, el Papa ha dicho siempre que hay que buscar la paz, he recibido a los dos presidentes, y por eso cuando él dice que ha sentido esto de su pueblo yo lo entiendo. Pero esa no es la noticia, la noticia es el todo, si leen toda la entrevista verán que hay cosas dogmáticas serias que permanecen, hay un deseo de unidad, de ir adelante, ecuménico, él es un hombre ecuménico.

Hay algunas opiniones… él me escribió cuando supo del viaje y del encuentro, pero como un hermano, dando su opinión de un hermano.

Y a mí no me disgusta el documento así, no me disgusta en el sentido de que debemos respetar las cosas que cada uno tiene libertad de pensar y bajo esa situación demasiado difícil. Por parte de Roma ahora el Nuncio está en la frontera donde se lucha, ayudando a los soldados, a los heridos. La Iglesia de Roma envió mucha ayuda, y siempre pide por la paz y que se respete el acuerdo de Minsk. No hay que asustarse por una frase. Esta es una lección de que una noticia se debe interpretar con la hermenéutica del todo y no de la parte.

¿Ir a Moscú? Yo preferiría. Si digo una cosa debo decir otra, y otra, y otra. Puedo decirle que de la conversación privada yo salí feliz, y también Kirill.

-Mi pregunta es sobre la familia. Un tema que usted ha afrontado en este viaje. En el Parlamento italiano se está discutiendo la ley sobre uniones civiles, un tema que está llevando a fuertes enfrentamientos en política pero también un fuerte debate en la sociedad y entre los católicos. En particular, quisiera saber qué piensa sobre las adopciones por parte de las uniones civiles y, por tanto, sobre los derechos de los niños y de los hijos en general.

-Lo primero de todo, yo no sé cómo están las cosas en el Parlamento italiano. El Papa no se inmiscuye en la política italiana. En la primera reunión que tuve con los obispos en mayo de 2013 una de las tres cosas que les dije fue: “Con el gobierno italiano arréglense ustedes”. Porque el Papa es para todos, y no puede meterse en políticas concretas, internas, de un país. Este no es el papel del Papa. Y lo que yo pienso y que piensa la Iglesia –porque este no es el primer país que hace esta experiencia; hay muchos–, yo pienso lo que la Iglesia siempre dijo sobre esto.

-Santo Padre, desde hace algunas semanas hay mucha preocupación en bastantes países latinoamericanos pero también en Europa por el virus Zika. El riesgo mayor sería para las mujeres embarazadas –hay angustia–. Algunas autoridades han propuesto el aborto o evitar el embarazo. En este caso, ¿la Iglesia puede tomar en consideración el concepto de mal menor?

-El aborto no es un mal menor: es un crimen. Es matar a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia. Es un crimen, es un mal absoluto. Sobre el mal menor… lo de evitar el embarazo… Hablamos en términos de conflicto entre el Quinto y el Sexto mandamiento. Pablo VI, el grande, en una situación difícil en África permitió a las monjas usar anticonceptivos para casos en los que fueran violentadas.

No confundir el mal de evitar el embarazo, por sí solo, con el aborto. El aborto no es un problema teológico: es un problema humano, es un problema médico. Se asesina a una persona para salvar a otra (en el mejor de los casos) o para vivir cómodamente. Va contra el juramento hipocrático que los médicos deben hacer. Es un mal en sí mismo, pero no es un mal religioso al inicio: no, es un mal humano. Después, evidentemente, como es un mal humano cada asesinato es condenado.

En cambio, evitar el embarazo no es un mal absoluto. En ciertos casos, como en este, como en el que he nombrado de Pablo VI, era claro. También yo exhortaría a los médicos a que hagan de todo para encontrar también las vacunas contra estos mosquitos que contagian esta enfermedad. Sobre esto se debe trabajar.

-Santidad, dentro de unas pocas semanas va a recibir el premio Carlomagno, uno de los premios más prestigiosos de la comunidad Europea, que también su predecesor San Juan Pablo II lo recibió. Parece que la Unión Europea está perdiendo pedazos con la crisis del euro y ahora con la crisis de los refugiados. ¿Tiene usted una palabra para nosotros en una situación de crisis de Europa?

-Sobre el premio Carlomagno, yo tengo la costumbre de no aceptar premios o reconocimientos, pero desde siempre, no por humildad sino porque no me gustan estas cosas. Quizás un poco de locura, es bueno tenerla (sonrisas), pero no me gustan. Pero en este caso, no digo forzado, pero sí convencido con la santa y teológica cabezadura del cardenal Kasper, que ha sido electo de Aquisgrán, para convencerme.

Yo dije qie sí, pero que sea en el Vaticano. Dije que lo ofrezco por Europa, que sea un premio para que Europa pueda hacer lo que yo he deseado en Estrasburgo: que no sea la abuela Europa sino la madre Europa.

Además, leyendo las noticias sobre esta crisis –yo leo poco, hojeo durante 15 minutos solo un periódico, cuyo nombre no quiero decir para no crear celos, pero se sabe– y luego me hago informar por la secretaría de Estado. Una palabra que me gustó, y que algunos la aprueban y otros no: la refundación de la Unión Europea. Pensé en los grandes padres… ¿Dónde está un Schumann, un Adenauer, y todos estos grandes que después de la guerra fundaron la Unión Europea? Y me gusta esta idea de la refundación. Ojalá se pueda hacer. Porque la Europa no diría que es única, pero tiene una fuerza, una cultura, una historia, que no se puede desperdiciar. Y debemos hacer todo porque la Unión Europa tenga la fuerza y la inspiración de ir hacia delante. Eso es lo que creo yo.

-Santo Padre Ud. ha hablado mucho sobre la familia y el Año Santo de la Misericordia durante este viaje, pero algunos se preguntan, ¿cómo es posible que una Iglesia misericordiosa con más facilidad perdona a un asesino que un divorciado vuelto a casar?

-Ah, ¡me gusta esta pregunta! Sobre familia, han hablado dos sínodos. El Papa habló todo el año durante las catequesis de los miércoles, y la pregunta es verdadera, me gusta la pregunta porque usted la ha hecho ‘plásticamente’ bien. En el documento post-sinodal que saldrá antes de Pascua, se retoma todo lo que el Sínodo abordó en uno de los capítulos habló sobre los conflictos o sobre las familias heridas y la pastoral de las familias heridas. Es una de las preocupaciones, como otra es la preparación al matrimonio. Imagínese: para ser cura, es necesario estudiar por 8 años y luego, si no lo logras, pides una dispensa y te vas. Pero, para un sacramento que dura toda la vida, tres, cuatro clases… La preparación al matrimonio es muy importante, muy muy importante, porque creo que es algo que en la Iglesia, al menos en la pastoral común, al menos en mi país en Sudamérica no ha contado tanto. Por ejemplo, ahora no mucho, pero hace algunos años había en mi país la costumbre de los casamientos ‘de apuro’, casamientos hechos con prisa porque viene un niño, para taparlo socialmente y salvar el honor de la familia y ahí no eran libres. Y muchas veces estos matrimonios son nulos, y yo, como obispo, he prohibido hacer esto a los sacerdotes cuando existía esto… que nazca el niño, que permanezcan como novios y cuando sientan hacerlo para toda la vida que vayan adelante, pero existe una falta del matrimonio.

Otro capítulo muy interesante es la educación de los hijos. Las víctimas de los problemas familiares son los hijos, pero también los problemas de la familia que el marido y la mujer quieren, por ejemplo, las necesidades de un trabajo, cuando el padre no tiene tiempo para hablar con sus hijos, cuando la madre no tiene tiempo libre para hablar con sus hijos cuando yo confieso a una pareja que tiene hijos, un matrimonio les digo: ‘¿cuántos hijos tienen?’. Algunos se asustan porque dicen: ‘el sacerdote me preguntará por qué no tengo más…’ y yo digo ‘le haré una segunda pregunta: ‘¿Usted juega con sus hijos?’ Y la mayoría, casi todos, dicen que "Padre no tengo tiempo, trabajo todo el día", y los hijos son víctimas, es un problema social que hiere a las familias. Me gusta su pregunta.

Una tercera cosa interesante es que en el encuentro con las familias en Tuxtla Gutiérrez había en una pareja de casados en segunda unión integrados en la pastoral de la Iglesia y la palabra clave que usó el Sínodo y que yo retomaría es integrar en la vida de la Iglesia a las familias heridas, las familias vueltas a casar, pero no olvidar a los hijos en medio. Ellos son las primeras víctimas, sea para las heridas, sea para las condiciones de pobreza, de trabajo…

-¿Esto quiere decir que pueden recibir la comunión?


-Esto es algo último, integrar en la Iglesia no significa conceder la comunión porque yo conozco a católicos casados en segundas nupcias que van a la iglesia tres o cuatro veces al año, y ‘yo quiero hacer la comunión’, como si fuera un título honorífico. Un trabajo de integración... Todas las puertas están abiertas, pero no se puede decir que estas personas puedan comulgar. Esto sería una herida, también para los matrimonios, porque esto no los haría proceder por ese camino de integración. Y estos dos eran felices y usaron una expresión muy linda: nosotros no hacemos la comunión eucarística, pero sí estamos en comunión cuando visitamos a hospitales y en esto, y en esto. Su integración es esa. Si hay algo más, ya lo dirá el Señor. Es un camino, una strada.

-Los medios han publicado el intercambio de cartas entre el Papa Juan Pablo II y la filósofa americana Anna-TeresaTymieniecka, que tenía un gran afecto por el Papa polaco. Según usted, ¿un Papa puede tener una relación tan íntima con una mujer? ¿Usted conoce o ha conocido este tipo de experiencia?

-Esto lo conocía. Conocía esta relación de amistad entre san Juan Pablo II y esta filósofa cuando estaba en Buenos Aires. Era una cosa que se sabía, también los libros de ella son conocidos. Juan Pablo II era un hombre inquieto. Después yo diré que un hombre que no sabe tener una buena relación de amistad con una mujer –no hablo de los misóginos que estos están enfermos– es un hombre que le falta alguna cosa.

Y yo por experiencia propia cuando pido un consejo, a un colaborador o a un amigo, me gusta también escuchar el parecer de una mujer. Y te da mucha riqueza. Miran las cosas de otro modo. A mí me gusta decir que la mujer es la que construye la vida en el vientre. Esta es una observación que hago. Y tienen éste carisma de darte cosas para construir. Una amistad con una mujer no es pecado. Es amistad. Una relación amorosa con una mujer que no sea tu mujer es pecado. ¿Entendido? Y el Papa es un hombre, tiene necesidad incluso del pensamiento de las mujeres y también el Papa tiene un corazón que puede tener una amistad sana, santa con una mujer. Hay santos amigos: Francisco y Clara, Teresa y San Juan de la Cruz. No hay que asustarse, pero las mujeres todavía no están bien consideradas. No hemos entendido totalmente el bien que una mujer puede hacer a la vida del cura y de la Iglesia, en un sentido de consejo de ayuda, de sana amistad.

-Santidad, muy buenas tardes. Yo vuelvo sobre el tema de la ley que está por ser votada en Italia. Es una ley que de alguna manera involucra a otros Estados porque otros Estados también han puesto en su atención leyes que corresponden a uniones entre personas del mismo sexo. Existe un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe que data de 2003 que dedica una amplia atención a esto y dedica un capítulo al comportamiento que deben tener los parlamentarios católicos en el Parlamento ante estas leyes. Se dice expresamente que los parlamentarios católicos no deben votar estas leyes. Considerando que existe mucha confusión sobre esto le quería preguntar, ante todo si este documento del 2003 tiene todavía un valor. Y efectivamente cuál es el comportamiento que un parlamentario católico debe tener. Después de Moscú, El Cairo, ¿hay otro deshielo que se observa al horizonte? Me refiero a la audiencia que usted desea con el Papa de los sunitas, llamémoslo así, el Imán de Al Azhar.


-Sobre esto fue Monseñor Ayuso a El Cairo la semana pasada para encontrar al segundo del Imán y también a saludar al imán. Monseñor Ayuso, Secretario del Cardenal Tauran, del Pontificio Consejo del Diálogo Interreligioso. Yo quiero encontrarlo, sé que a él le gustaría, estamos buscando el modo, siempre a través del Cardenal Tauran porque es el camino… pero lo lograremos.

Sobre lo otro, yo no recuerdo bien ese documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe, pero un parlamentario católico debe votar según la propia conciencia bien formada. Esto diría, sólo esto. Creo que es suficiente, y digo bien formada porque no es la conciencia lo que te detiene... Recuerdo cuando fue votado el matrimonio entre personas del mismo sexo en Buenos Aires y estaba ahí, emparejado en los votos, al final uno aconsejó a otro: ¿Tú ves claro? No. Tampoco yo, pero así perdemos. Pero si no vamos no damos quórum. Pero si damos el quórum damos el voto a Kirchner. Prefiero darlo a Kirchner y no a Bergoglio, y adelante. Esto no es conciencia bien formada. Y sobre las personas del mismo sexo repito lo que dije en el viaje de Río de Janeiro, que está en el Catecismo de la Iglesia católica.

-Aún no volvimos a Roma y estamos pensando en los próximos viajes. Santo Padre, ¿cuándo viajará a la Argentina, donde lo esperan desde hace tanto tiempo? ¿Cuándo volverá a Latinoamérica? ¿O a China? Y una broma: Usted habló muy seguido en este viaje de soñar, ¿qué sueña usted? y, sobre todo, ¿cuál es su pesadilla?

-La “China” (risas), ir allá. Me gusta mucho. Quiero decir una cosa justa sobre el pueblo mexicano. Es un pueblo de una riqueza muy grande. Es un pueblo que sorprende. Tiene una cultura milenaria. ¿Ustedes saben que hoy en México se hablan 65 lenguas? Contando los indígenas, 65. Es un pueblo de una gran fe, aunque ha sufrido persecución religiosa, hay mártires, ahora canonizaré a dos, dos o tres.

Es un pueblo que no se puede explicar. A un pueblo no se lo puede explicar simplemente porque la palabra pueblo no es una categoría lógica, es una categoría mítica. El pueblo mexicano no se puede explicar, esta riqueza, esta historia, esta alegría, esta capacidad de hacer fiesta en estas tragedias de las cuales ustedes me preguntaron. Yo no puedo decir otra cosa que esta unidad, que este pueblo haya logrado no fracasar, no terminar, con tantas guerras y cosas, cosas que suceden ahora, pero ahí en Ciudad Juárez había un pacto de 12 horas de paz por mi visita, después seguirán luchando entre ellos, los traficantes.

Un pueblo que aún tiene esta vitalidad solamente se explica por Guadalupe, y yo les invito a estudiar seriamente el hecho de Guadalupe. La Virgen está ahí. Yo no encuentro otra explicación, y sería lindo que ustedes como periodistas… hay algunos libros buenos que explican muy bien el cuadro, cómo es, lo que significa y así se podrá comprender un poco a este pueblo tan grande y tan bello.

-Me gustaría saber ¿Qué le pidió a la Virgen de Guadalupe? porque estuvo mucho tiempo en la Iglesia rezando a la Guadalupe, y si Ud. sueña, en italiano o en español?

-Yo diré que sueño en esperanto, no sé qué decir, una vez recuerdo un sueño en otro idioma, soñar en idiomas no, pero en mi psicología es así con palabras sueño poco.

He pedido por el mundo, por la paz, por muchas cosas y la pobrecilla ha acabado con la cabeza así. He pedido perdón. He pedido que la Iglesia crezca sana. He pedido por el pueblo mexicano y una cosa por la que he pedido mucho para que los curas sean buenos curas y las monjas buenas monjas, y los Obispos bueno, como el Señor lo quiere, esto lo he pedido mucho. Luego lo que un hijo le pide a la Mama es un poco secreto. ¿No?.+
« Volver
Noticias relacionadas:
Las uniones homosexuales no son matrimonio, aclaran los obispos mexicanos  19.05.2016
Avanza la nacionalización de la basílica de Guadalupe con el aval de la Iglesia  14.04.2016
El Card. Robles Ortega reelegido presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana  08.04.2016
Pésame del Papa por las víctimas del derrumbe en la obra de una catedral en México  05.03.2016
El viaje del Papa a México en un libro electrónico gratuito  25.02.2016
Más de 10 millones de personas participaron de la visita del Papa a México  23.02.2016
Francisco: Mi visita a México fue una experiencia de Transfiguración  22.02.2016
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2016 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton