Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Mons. Buenanueva: “Podemos ofrecer el perdón porque hemos sido perdonados”
Martes 14 Mar 2017 | 09:03 am
« Volver
San Francisco (Córdoba) (AICA): Monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, obispo de San Francisco, publicó su columna semanal para reflexionar una vez más acerca del padrenuestro y sus enseñanzas. En esta ocasión, se centró en la expresión “perdónanos como nosotros perdonamos”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
En una nueva entrega de su columna semanal, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, reflexionó sobre la expresión del padrenuestro que ruega “perdónanos como nosotros perdonamos”.

Según el obispo, la experiencia cristiana fundante se resume en un amor “absoluto, incondicional, libre y gratuito”. La experiencia del amor de Dios, indica, nos sorprende y cambia todo en nuestra vida. “Ese amor me ha salvado la vida”, relata. La reconciliación y la paz nos hacen creer en ese amor, y al creer tenemos esperanza. “Me siento en deuda de amor, pero una deuda que no es un peso, sino un camino gozoso por recorrer cada día”, señala. “Delante de su cruz no puedo contener la confesión de fe: ¡Señor, me amaste y te entregaste por mí!”.

Sin esa experiencia fundante, explica el obispo, no se entiende la súplica por el perdón del Padre. Para empezar, el prelado aclara: “No es que Dios condicione su perdón a la capacidad de perdonar que nosotros tengamos. No es que Dios nos perdone si nosotros, primero, perdonamos. La verdad es completamente al revés: podemos ofrecer el perdón a quien nos ha ofendido, porque hemos sido perdonados”.

Aquella experiencia de amor incondicional que detallaba al comienzo, es la que, según monseñor Buenanueva, permite perdonar de corazón: “Puedo emprender la aventura de perdonar, porque Dios me ha amado primero y, en Jesús su Hijo encarnado, me ha ofrecido a manos llenas su paz”.

“Si el Evangelio no nos gritara esa verdad, apenas podríamos pensar en el perdón, y la única respuesta a la violencia quedaría reducida a un ejercicio frío de justicia que, las más de las veces, solo termina siendo pura y dura venganza”, continúa, y afirma que “porque me reconozco un pecador perdonado, puedo también perdonar, devolver bien por mal, amar al enemigo y romper el círculo mortal del odio, ofreciendo la otra mejilla”.

Para pedir a Dios su perdón, enseña Jesús y sostiene el prelado, “antes yo mismo he de perdonar a quien me ha ofendido”, porque “no puedo pedirle a Dios que sea compasivo conmigo, si no estoy dispuesto a perdonar de corazón a quien me ha ofendido. Menos aún si me mantengo inflexible en el rencor, alimento el resentimiento y me dejo enceguecer por el odio”.

El sentido profundo de la súplica del padrenuestro es “que nos atrevamos a dejarnos llevar por la gracia divina del perdón, haciéndola norma evangélica de nuestra propia vida”, expresa el obispo.

La oración, agrega, es una forma muy sencilla y profunda de abrir espacio al perdón en nuestro corazón: “Padre, mirando a tu Hijo que muere perdonando a sus verdugos, te suplicamos que nos enseñes a perdonar, para que podamos suplicarte con verdad que tengas compasión de nosotros”.

Monseñor Buenanueva sostiene que la sociedad no puede vivir sin gestos concretos, gratuitos y conscientes de reconciliación: “Cada gesto de perdón tiene la fuerza de la resurrección que vence la muerte”, asegura.

“Jesús, con la entrega de su vida, ha abierto ese espacio en la historia humana, marcada a fuego por el odio, la violencia y la venganza. Ese espacio, abierto en su propio cuerpo crucificado, ya no puede ser cerrado”, concluye la reflexión del obispo, al tiempo que recuerda y da gracias por el gesto que San Juan Pablo II tuvo el 12 de marzo de 2000, hace 17 años, al presidir en San Pedro la liturgia jubilar con un gran pedido de perdón de la Iglesia por los pecados cometidos por sus hijos a lo largo de la historia.+

» Texto completo de la reflexión

« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. D’Annibale llamó a “vivir en la verdad y transmitir la alegría”  18.05.2017
Mons. Buenanueva: La fe cristiana es la respuesta a la obra de Dios sobre nosotros  17.05.2017
Mons. Buenanueva recordó el mensaje de Fátima: “Oración y penitencia”  16.05.2017
Mons. Buenanueva: Amor y fe suponen la más alta expresión de libertad  09.05.2017
Mons. Buenanueva reflexionó sobre la serie “Por 13 razones”  03.05.2017
Frente a la violencia, monseñor Buenanueva llama a “mirar la resurrección”  26.04.2017
Mons. Buenanueva llamó a los jóvenes a hablarle a Jesús “con sinceridad brutal”  25.04.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton