Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Catequesis del Papa
Francisco destacó que la esperanza cristiana se apoya en la fe y no en cálculos humanos
Miercoles 29 Mar 2017 | 08:01 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco dedicó la catequesis de este miércoles a la relación estrecha entre fe y esperanza, que abre a las promesa de Dios que “siempre cumple”, y pidió ¨protección imperativa y urgente¨ para la población civil atrapada en Mosul, Irak. “Nuestra esperanza no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos; y se manifiesta ahí donde no hay más esperanza, donde no hay nada más en que esperar, justamente como sucedió con Abraham, ante su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara”, sostuvo durante la audiencia general.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El papa Francisco dedicó la catequesis de este miércoles a la relación estrecha entre fe y esperanza, que abre a las promesa de Dios que “siempre cumple”, y pidió "protección imperativa y urgente" para la población civil atrapada en Mosul, Irak.

“En la carta a los Romanos, San Pablo nos dice que Abraham, ‘apoyado en la esperanza, creyó contra toda esperanza’. El patriarca, a pesar de sus muchos años y la esterilidad de su mujer Sara, siguió creyendo en la promesa que Dios le había hecho de darle una gran descendencia”, explicó.

Ante los miles de peregrinos que participaron de la audiencia general en la Plaza de San Pedro, el pontífice destacó que ante “la evidencia de una realidad contraria a toda esperanza humana, él (Abraham) se fía de Dios con la certeza de que el Señor cumplirá sus promesas”.

“Nuestra esperanza no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos; y se manifiesta ahí donde no hay más esperanza, donde no hay nada más en qué esperar, justamente como sucedió con Abraham, ante su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara”, sostuvo.

“Porque la esperanza hunde sus raíces en la fe, y justamente por esto es capaz de ir más allá de toda esperanza. Sí, porque no se funda en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios”.

Francisco afirmó que “en la historia de Abraham todo se convierte en un himno al Dios que libera y regenera, todo se hace profecía. Y lo hace para nosotros, para nosotros que ahora reconocemos y celebramos el cumplimiento de todo esto en el misterio de la Pascua”.

“Todos nosotros creemos. Hoy estamos todos en la plaza, alabemos al Señor, cantaremos el padrenuestro, luego recibiremos la bendición… pero esto pasa. Pero esto, también, es una promesa de esperanza. Si nosotros hoy tenemos el corazón abierto, les aseguro que todos nosotros nos encontraremos en la plaza del Cielo por siempre, que no pasa nunca. Y esta es la promesa de Dios. Y esta es nuestra esperanza, si nosotros abrimos nuestros corazones”, concluyó.

En su mensaje en italiano, Francisco invitó a rezar para que “Irak encuentre en la reconciliación y en la armonía entre sus diversos componentes étnicos y religiosos, la paz, la unidad y la prosperidad".

"Mi pensamiento va a la población civil atrapada en los barrios occidentales de Mosul y a los refugiados por culpa de la guerra, a los que me siento unido en el sufrimiento, a través de la oración y la cercanía espiritual", subrayó.

El Papa finalizó expresando su “profundo dolor por las víctimas del sangriento conflicto, renuevo mi llamamiento a empeñarse con todas las fuerzas en la protección de los civiles, como obligación imperativa y urgente".

Catequesis del Santo Padre

El pasaje de la Carta de san Pablo a los Romanos, que acabamos de escuchar es un gran don para nosotros. Efectivamente, estamos acostumbrados a reconocer a Abraham como nuestro padre en la fe; hoy el Apóstol nos hace comprender que Abraham también es para nosotros padre en la esperanza; no sólo padre de la fe, sino padre en la esperanza. Y esto, porque en su vicisitud ya podemos entrever un anuncio de la Resurrección, de la vida nueva que vence al mal y a la misma muerte.


El texto dice que Abraham creyó en el Dios "que da vida a los muertos y llama a las cosas que no son para que sean" (Rm 4:17); y luego precisa: "No vaciló en su fe al considerar su cuerpo ya sin vigor..y el seno de Sara igualmente estéril" (Rm 4:19). Así es la experiencia que también nosotros estamos llamados a vivir. El Dios que se revela a Abraham es el Dios que salva, el Dios que saca de la desesperación y de la muerte, el Dios que llama a la vida. En la historia de Abraham todo se convierte en himno al Dios que libera y regenera, todo se convierte en profecía. Y se convierte para nosotros, para nosotros que ahora reconocemos y celebramos el cumplimiento de todo esto en el misterio de la Pascua. Para Dios "que resucitó de entre los muertos a Jesús" (Rm 4:24), para que también nosotros podamos pasar en Él de la muerte a la vida. Y, realmente, Abraham bien puede llamarse entonces " padre de muchas naciones", porque resplandece como anuncio de una nueva humanidad -¡ nosotros! -, rescatada por Cristo del pecado y de la muerte e introducida de una vez por todas en el abrazo del amor de Dios.

En este punto, Pablo nos ayuda a focalizar la estrecha unión entre la fe y la esperanza. Afirma, efectivamentes, que Abraham "creyó, esperando contra toda esperanza" (Rm 4:18). Nuestra esperanza no se asienta sobre razonamientos, previsiones y seguridades humanas; y se manifiesta allí donde ya no hay esperanza, donde no queda nada que esperar, como sucedió con Abraham, frente a su muerte inminente y a la esterilidad de su esposa Sara. Se acercaba el final para ellos, no podían tener hijos, y en esa situación, Abraham creyó y tuvo esperanza contra toda esperanza.¡ Y esto es grandioso! La gran esperanza está enraizada en la fe y, por eso, es capaz de ir contra toda esperanza. Sí, porque no se basa en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios. También en este sentido, estamos llamados a seguir el ejemplo de Abraham que, incluso ante la evidencia de una realidad que parecía destinada a la muerte, se fía de Dios, "con el pleno convencimiento de que poderoso es Dios para lo prometido" (Rm 4,21). Me gustaría preguntaros: Nosotros, todos nosotros, ¿estamos convencidos de ello? ¿Creemos que Dios nos ama y que está dispuesto a cumplir todo lo que nos ha prometido? “Pero, padre, ¿cuánto tenemos que pagar? Sólo hay un precio, " abrir el corazón ". Abrid vuestros corazones y esta fuerza de Dios os llevará adelante, hará cosas milagrosas y os enseñará qué es la esperanza. Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto.

Esta es la paradoja y, al mismo tiempo, el elemento más fuerte, el más alto de nuestra esperanza. Una esperanza fundada en una promesa que, desde el punto de vista humano, parece incierta e impredecible, pero que no falla incluso ante la muerte, cuando el que promete es el Dios de la Resurrección y de la vida. ¡Esto no lo promete cualquiera! El que promete es el Dios de la Resurrección y de la vida.

Queridos hermanos y hermanas, pidamos hoy al Señor la gracia de permanecer firmes no tanto en nuestra seguridad, en nuestras capacidades, sino en la esperanza que brota de la promesa de Dios, como verdaderos hijos de Abraham. Cuando Dios promete, cumple lo que promete. Nunca falta a su palabra. Y entonces nuestra vida asumirá una luz nueva, conscientes de que Aquel que resucitó a su su Hijo tambien nos resucitará y nos hará, verdaderamente, uno con El, junto con todos nuestros hermanos en la fe. Todos nosotros creemos. Hoy estamos todos en la Plaza, alabamos al Señor, cantaremos el Padrenuestro, después recibiremos la bendición ... Pero esto pasa. Pero esta también es una promesa de esperanza. Si tenemos hoy un corazón abierto, os aseguro que todos nos encontraremos en la plaza del Cielo que nunca jamás pasará. Esta es la promesa de Dios y esta es nuestra esperanza, si abrimos nuestros corazones. Gracias.+



« Volver
Noticias relacionadas:
El Papa creó cinco nuevos cardenales y los alentó a servir a Dios y a los hermanos  28.06.2017
“Vivamos el magisterio del Papa porque es el Papa, no porque me cae simpático”  28.06.2017
La Iglesia porteña celebró las bodas de plata episcopales del papa Francisco  28.06.2017
Mons. Buenanueva: Dios tiene su corazón con los pobres y heridos de la vida  28.06.2017
Los niños rosarinos preparan una nueva edición de la marcha por el Papa  28.06.2017
Francisco: "Los mártires no combaten por sus propias ideas, aceptan morir por el Evangelio"  28.06.2017
El Papa a los sindicalistas: No se conviertan en partidos políticos ni sean corruptos  28.06.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton