Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Semana Santa
Mons. Zecca recordó a los tucumanos que “más allá de la cruz nos espera la vida”
Lunes 17 Abr 2017 | 12:00 pm
« Volver
Seamos "hombres nuevos" exhortó Mons. Zecca ver más
San Miguel de Tucumán (AICA): “En esta Pascua quiero hacer llegar a todos los tucumanos, especialmente a los que más están sufriendo por múltiples causas, una palabra de esperanza. Que la muerte y resurrección de Cristo nos haga ver que más allá de la cruz nos espera la vida, en el mundo futuro, ante todo, pero también en el presente”, exhortó el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo H. Zecca en su Mensaje Pascual.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
“En esta Pascua quiero hacer llegar a todos los tucumanos, especialmente a los que más están sufriendo por múltiples causas, una palabra de esperanza. Que la muerte y resurrección de Cristo nos haga ver que más allá de la cruz nos espera la vida, en el mundo futuro, ante todo, pero también en el presente”, exhortó el arzobispo de Tucumán, monseñor Alfredo H. Zecca en su Mensaje Pascual.

“¡El Señor resucitó verdaderamente, aleluya¡, comenzó el arzobispo su Mensaje explicando que esta antífona de la misa de Pascua expresa la “alegría exultante de la Iglesia por la certeza del triunfo de la vida sobre la muerte que se verifica en la resurrección de Jesús. La muerte ya no es la última palabra sobre la existencia humana”, indicó.

Monseñor Zecca escribe en su mensaje pascual “la muerte es el máximo enigma de la vida humana” y añade que “la semilla de eternidad que el hombre lleva en sí mismo, se levanta contra la muerte. Más aún, aunque oscuramente, percibe cada hombre su vocación a adherirse a Dios, con la total plenitud de su ser, en la vida divina, perpetua e incorruptible”.

“De ahí la resistencia a aceptar que el destino del hombre acabe con su fugaz tránsito por este mundo –explicó - y la dificultad de aceptar este límite del que no puede escapar con sus propias fuerzas a pesar de los avances de la ciencia y de la técnica. El hombre ha nacido para la eternidad y, por lo mismo, se resiste a quedarse en el tiempo”.

“Cómo no alegrarnos, entonces, señala monseñor Zecca, por la certeza de la resurrección de Jesús que nos hace presente que fue Cristo resucitado el que ganó esta victoria para el hombre, liberándolo de la muerte con su propia muerte”.

“Pero ésta, nuestra certeza, la de la fe, debe llevarnos necesariamente a una renovación de nuestra vida terrena que cambia totalmente su sentido al cambiar su meta”, añadió más adelante.

“El cristiano, explicó el arzobispo de Tucumán, debe dar muerte, día a día, al ‘hombre viejo’, pecador, que vive aún en él”. “Hay que vivir como lo que, en realidad, somos: ‘hombres nuevos’.

Ante esto el arzobispo invitó a los tucumanos en su mensaje a “un serio examen de conciencia: ¿cómo estamos viviendo? ¿nos esforzamos por hacer nacer en nosotros el “hombre nuevo” o seguimos atados al “hombre viejo”? “Dejo planteados estos interrogantes, escribe monseñor Zecca, que cada uno podrá responder en conciencia” y señaló: “Si dejáramos espacio a la fe en nuestra vida personal y comunitaria, el mundo –nuestro mundo– cambiaría volviéndose auténticamente fraterno”.

A continuación el arzobispo escribe que “esta Pascua nos encuentra en medio del dolor de un país que no acaba de encontrar el camino de una indispensable reconciliación. Vivimos divididos o –como se puso hoy de moda decir– en medio de “grietas” aparentemente insuperables. Es en ellas donde aparece, bien arraigado, el “hombre viejo”. Una situación social, económica y política difícil”.

El arzobispo de Tucumán hizo presente que las catástrofes naturales, “como el drama que vivimos los tucumanos con las inundaciones y el sufrimiento de tantos hermanos en el sur de nuestra provincia y en tantos otros lugares del país” son momentos en los que surge “la solidaridad espontánea frente al dolor”, lo que es “un signo del irrumpir del hombre nuevo. Pero un signo que aparece en la emergencia y que no acaba de arraigar en un trabajo compartido, fraterno, organizado, que mire al largo plazo”.

Por lo tanto exhortó a que “esto lo tiene que entender, ante todo, la dirigencia, toda la dirigencia: política, económica, académica, jurídica, social, eclesial. Pero también el pueblo, nuestro pueblo. En suma, todos y cada uno, porque todos somos responsables del bien común que sólo afianzado en la justicia puede garantizar la paz y la amistad social”.

“El amor humilde del prójimo que se hace hermano es también un amor que –en su medida– salva y da la vida”, escribe en su Mensaje Pascual el arzobispo de Tucumán y concluye: “Vivamos este amor y hagámonos verdaderamente prójimo del que más sufre. ¡Felices Pascuas!”.+

Texto completo del mensaje


« Volver
Noticias relacionadas:
El papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Delgado  17.06.2017
Faera se prepara para el Encuentro Nacional de Pastoral Educativa  13.06.2017
El Papa aceptó la renuncia de Mons. Alfredo Zecca  09.06.2017
Mons. Zecca creó una nueva Vicaría de Cultura y Sociedad  29.05.2017
Mons. Zecca llamó “a la unidad y a recuperar nuestros valores más profundos”  26.05.2017
Mons. Zecca presentó su renuncia por razones de salud  22.05.2017
Coronación de la imagen de Nuestra Señora de la Sonrisa  08.05.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton