Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Fiestas Patronales
San Luis celebró al Divino Señor de Renca y al Cristo de la Quebrada
Jueves 4 May 2017 | 12:08 pm
« Volver
San Luis (AICA): El pueblo católico de San Luis pobló las calles el 3 de mayo para venerar a sus patronos: En el departamento de Chacabuco, los fieles celebraron la fiesta del Divino Señor de Renca. En Villa de la Quebrada, la comunidad honró al Cristo de la Quebrada. Participó de las celebraciones el obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, quien por la mañana presidió la misa y por la tarde encabezó la procesión.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Los fieles de la diócesis de San Luis honraron este 3 de mayo a sus patronos. Por la mañana, en el departamento de Chacabuco se celebró la fiesta del Divino Señor de Renca. La tarde en Villa de la Quebrada estuvo dedicada a honrar al Cristo de la Quebrada.

“Jesucristo de Renca marca nuestra historia y nuestra identidad”, afirmó el obispo de San Luis, monseñor Pedro Daniel Martínez Perea, al presidir la misa en honor del Divino Señor de Renca, una de las devociones más populares de la diócesis, que cada año atrae a miles de peregrinos. Por la mañana se celebró también la procesión con una multitud de fieles.

Las celebraciones fueron presididas por el obispo y la misa fue presidida por el párroco, presbítero Federico Kunz y concelebrada por los presbíteros Miguel Comandi e Ignacio Lucero.

En su homilía, monseñor Martínez Perea invitó a “mantener viva la historia de nuestro pueblo para arraigar nuestra identidad”, recordando que en nuestra historia e identidad está Cristo, el Señor de Renca.

"La historia es la madre de toda la sabiduría, quien conoce la historia aprende. Ignorar la propia historia es no tener identidad. Renca tiene su historia y su identidad. El Señor de Renca, esa imagen traída de la hermana Iglesia de Chile, nos recuerda el amor de Dios, esa imagen nos recuerda esa historia de amor: Dios nos amó tanto que entregó a su propio hijo", manifestó el obispo.

"A todos los que vienen peregrinando a Renca, muchos de otras provincias, San Luis les abre los brazos en el Cristo de Renca. Han venido caminando, en bicicleta, en sulky, a caballo, a recordar esa historia espiritual. Dentro de nuestra historia e identidad está Cristo", destacó el prelado.

El obispo explicó que Cristo de Renca nos enseña hoy sobre la humildad y el perdón, y que cada uno debe volver a su hogar aprendiendo a pedir perdón a Dios y a los hermanos que hemos ofendido.



"Jesucristo no consideró su dignidad de Dios, se humilló a sí mismo por nosotros, haciéndose hombre y muriendo por nuestros pecados” y llamó a “saber humillarse, saber pedir perdón” porque “nadie es tan grande como cuando pide perdón, en un acto de verdadera humildad", animó el obispo.

El obispo recordó a los fieles el año jubilar del centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima, y pidió que contemplemos la figura de la Santa Madre a los pies de la Cruz, siguiendo el camino de esperanza que ella nos señala.

“Aún entre guerras, ella nos enseña que al final su Corazón Inmaculado triunfará, con la condición de que recemos y hagamos penitencia. Recemos el rosario en familia todos los días, San Luis estará en paz si rezamos el rosario", aseguró.

Una multitud celebró al Señor de la Quebrada

Por la tarde, los festejos continuaron en el santuario diocesano del Señor de la Quebrada, en Villa de la Quebrada. La misa fue presidida por el vicario episcopal, presbítero Ignacio Daminato, y concelebrada por el párroco, presbítero César Preve, y por los presbíteros Alan Sosa Tello, Mauricio Verón, Aníbal Sosa, y el servicio de varios sacerdotes más que confesaron y colaboraron como ministros de la Eucaristía.

En su homilía, el vicario episcopal invitó a los peregrinos a reflexionar sobre lo que significa ser seguidor de Cristo, y la razón de su peregrinar a Villa de la Quebrada. "Si hoy estamos aquí a los pies del Cristo de la Quebrada, es porque él nos llamó primero, porque el precio que pagó por nosotros es su propia sangre, porque nosotros necesitamos al Cristo, y porque venimos a celebrar nuestra fe".



"Nuestra vida es un peregrinar costoso, con una meta que es el Cielo. Cristo es el camino, es la verdad que ilumina para llegar al Cielo, Él es el que nos da vida en abundancia para llegar al Cielo", manifestó el presbítero Daminato.

"Han venido numerosos peregrinos desde lejos, con tanto sacrificio, los hermanos sirios que hemos acogido en nuestra provincia, todos vinimos porque fuimos llamados por Cristo, Jesús nos ha primereado, él ha tomado la iniciativa y ha movido nuestra voluntad para venir junto a Él", explicó.

"En segundo lugar, estamos aquí porque Cristo pagó por nosotros el precio de su sangre. Hoy vivimos la cultura del ninguneo, del desprecio de la vida humana, y aún cuando hayamos sufrido ultrajes, traiciones, no te olvides que para Cristo vales su propia sangre", destacó el vicario.

El sacerdote se refirió a los más de 260 mil peregrinos que durante estos días de novena y fiesta patronal llegaron a este santuario. "Cada año vienen más, porque nadie se va defraudado. Venimos a pedirle y darle gracias, renovamos nuestra confianza en el Señor, venimos a pedirle su fuerza para ser fieles, porque seguirlo no es fácil. Tomar la cruz de cada día, renunciar al orgullo... y renovar el deseo firme de ser mejores cristianos, de ser discípulos seguidores de Jesús", sostuvo.

Por otro lado, el sacerdote destacó la figura de la santísima Virgen Madre al pie de la Cruz, e invitó a los fieles a acudir a ella especialmente en este año jubilar de los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima. El celebrante anunció que la imagen peregrina vendrá desde Fátima a San Luis y recorrerá la diócesis el próximo sábado 13 de mayo a las 17 en la Plazoleta del Jubileo de la ciudad de San Luis.

"Asumir nuestra cruz, nuestros deberes de Estado, trabajos, y servicios que implican un sacrificio, llevarla como Jesús: con alegría, y eso solo es posible si hay amor. Te santifica, no a pesar, sino con la cruz que te toca", expresó el padre Ignacio.

Finalizada la misa, la procesión en honor del Cristo de la Quebrada fue presidida por monseñor Pedro Daniel Martínez Perea.

A ambas celebraciones asistieron autoridades civiles, funcionarios nacionales, provinciales y locales. Asistieron también las familias sirias acogidas en la provincia de San Luis, que fueron especialmente invitadas a las celebraciones por Monseñor martínez Perea.+


« Volver
Noticias relacionadas:
San Luis reza en desagravio tras la “marcha del orgullo disidente”  15.12.2017
Miles de devotos acuden al santuario de Santa Lucía en Barracas  13.12.2017
La Argentina celebra la Inmaculada Concepción de María  07.12.2017
El obispo de San Luis recordó a los “ocho angelitos” de la tragedia de Zanjitas  06.11.2017
Los jóvenes caminan en unidad hacia la Virgen de Schoenstatt  03.11.2017
San Luis celebró la Fiesta Diocesana de la Familia  31.10.2017
Mons. Taussig alentó a los jóvenes a no postergar el sacramento matrimonial  25.10.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton