Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Familia y Vida
Obispos de Canadá rechazan la promoción del aborto como supuesto valor
Sabado 15 Jul 2017 | 10:30 am
« Volver
Ottawa (Canadá) (AICA): El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos del Canadá (CECC), Mons. David Douglas Crosby OMI, obispo de Hamilton, remitió una carta de tres páginas de extensión a la ministra de Asuntos Exteriores del Canadá, Chrystia Freeland, en la que critica los términos empleados por la funcionaria en un discurso en la Cámara de los Comunes y refutó con claridad la calificación del aborto como un supuesto ¨valor canadiense¨.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El presidente de la Conferencia de Obispos Católicos del Canadá (CECC), monseñor David Douglas Crosby OMI, obispo de Hamilton, remitió una carta de tres páginas de extensión a la ministra de Asuntos Exteriores del Canadá, Chrystia Freeland, en la que critica los términos empleados por la funcionaria en un discurso en la Cámara de los Comunes y refutó con claridad la calificación del aborto como un supuesto "valor canadiense".

"Si la política exterior del Canadá necesita una base estable, no puede ser ésta la defensa del aborto y los 'derechos sexuales reproductivos'", declaró el prelado en su misiva. "Y si la dignidad de la mujer va a tener un fundamento moral universal, éste no puede estar basado en principios que pasan por encima de los derechos del niño no nacido".

La CECC indicó que comparte la preocupación por el respeto a los derechos de las mujeres, pero calificó los términos empleados por la ministra como "erróneos, confusos y desorientados". Pretender que la promoción del aborto se encuentre "en el núcleo" de la diplomacia canadiense fue señalado como algo inaudito. "No existe precedente que apoye semejante afirmación", expresaron los obispos. "De hecho, usted ofreció muchos ejemplos en su discurso de una tradición de política exterior canadiense marcada por las metas de la paz internacional, el justo orden, el libre comercio, la ayuda externa y la estabilidad global".

Los obispos canadienses señalaron que el aborto vulnera gravemente los derechos de las mujeres, tanto mediante su eliminación directa en el vientre (incluso motivado por el hecho mismo de ser mujeres) como por las graves consecuencias que acarrea para las mujeres que se someten a él.

El considerar el aborto como un "valor canadiense" tampoco tiene ningún sustento para los obispos, que señalaron la jurisprudencia de la Corte Suprema local que rechaza que pueda ser considerado como un supuesto derecho. Exportar el aborto a través de la política exterior contradice las palabras de la propia ministra en su discurso, quien afirmó que "claramente no es nuestro papel imponer nuestros valores en todo el mundo" y que "nadie ha sido nombrado policía del mundo". A pesar de estas palabras, la ministra apoya la participación en el Consejo de Seguridad de la ONU, basada en "nuestro deseo de ser escuchados" y difundir los "valores nacionales ampliamente defendidos".

"¿Qué pasó con la larga tradición del Canadá de respetar las culturas, los valores históricos, incluyendo las diferentes tradiciones religiosas y morales?", cuestionó la carta. "¿Ha olvidado Canadá que para una población considerable (tanto en Canadá como fuera de ella) el niño no nacido es valorado como un ser humano creado por Dios y digno de vida y amor?". Los prelados cuestionaron que se clasifique el aborto como núcleo de la política exterior cuando no existe una base legal para esto y cuando es "completamente contrario a las convicciones profundamente defendidas de muchos".

Los Obispos denunciaron que el compromiso del Primer Ministro con la ideología feminista justifique un aporte gubernamental de 650 millones de dólares para la promoción del aborto en el mundo en el mes de marzo mientras que colaboró con apenas 119 millones para aliviar la grave falta de alimentos en Sudán del Sur, Yemen, Noreste de Nigeria y Somalia. "Una diferencia de 530 millones", se lamentaron los prelados. "La ONU, mientras tanto, estaba calificando la situación en esas regiones como la más grande crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial, con 20 millones de personas en riesgo de inanición".+




« Volver
Noticias relacionadas:
Se rezará un rosario por la vida frente al Congreso Nacional  27.06.2017
Signis renueva sus mandos directivos  27.06.2017
Congreso de Signis: El Papa alentó a los comunicadores a transmitir esperanza  20.06.2017
Un rabino cuestionó la cátedra sobre aborto de la Universidad Nacional de Rosario  16.06.2017
Renovado compromiso con el ministerio del acompañamiento pastoral postaborto  15.06.2017
Médicos católicos piden reevaluar la incorporación de una materia sobre aborto en Rosario  08.06.2017
Congreso “Heridas que deshumanizan, miradas que dignifican” en la UCA  01.06.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton