Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Francisco
Francisco: “Confesión y oración, claves para que la semilla de Jesús crezca en tierra fértil”
Lunes 17 Jul 2017 | 08:05 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco rezó este domingo, solemnidad de la Virgen del Carmen, el Ángelus junto con los peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, y tras la oración mariana hizo una catequesis breve de la parábola del Sembrador, en la que recordó que Jesús no nos atrae conquistándonos sino entregándose. Y afirmó: la confesión y la oración, son claves para que la semilla de Jesús “crezca en tierra fértil”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El papa Francisco rezó este domingo, solemnidad de la Virgen del Carmen, el Ángelus junto con los peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, y tras la oración mariana hizo una catequesis breve de la parábola del Sembrador.

El pontífice recordó que Jesús es el sembrador y que con esta imagen nos da a entender que Él no se impone, sino que propone: “Nos atrae no conquistándonos sino entregándose”.

“Él derrama con paciencia y generosidad su Palabra”, sostuvo, y agregó: Una Palabra “que no es una jaula o una trampa, sino una semilla que puede dar fruto”, siempre y cuando nosotros estemos dispuestos a recibirlo.

En referencia a los “tipos de tierra” donde el Sembrador realiza su labor, el Papa indicó que el “terreno bueno” es el camino que debemos seguir, pero advirtió sobre otros dos tipos de terrenos que pueden crecer en nuestro corazón impidiendo que la "semilla de Jesús dé fruto".

Puntualizó: “El terreno pedregoso, en el cual la semilla germina pero no llega a echar raíces profundas y el terreno espinoso, lleno de espinas que sofocan a las buenas plantas", espinas que podemos comparar con las preocupaciones del mundo y la seducción de la riqueza.

"Cada uno de nosotros puede reconocer estos grandes o pequeñas espinas que habitan en su corazón. Estos arbustos más o menos enraizados que no agradan a Dios y nos impiden tener un corazón limpio”, subrayó.

Francisco destacó que es posible "sanear el terreno" de nuestro corazón, llevando al Señor a través de la confesión y la oración, "nuestras piedras y espinas".

"Preguntémonos si nuestro corazón está abierto para acoger con fe la semilla de la Palabra de Dios. Preguntémonos si en nosotros las piedras de la pereza son todavía muchas y grandes; identifiquemos y llamemos por nombre a las espinas de los vicios", pidió.

"Que la Madre de Dios, a quien recordamos hoy bajo el título de Bienaventurada Virgen del Monte Carmelo, insuperable en la acogida de la Palabra de Dios y en su puesta en práctica, nos ayude a purificar el corazón y a custodiar en él la presencia del Señor", concluyó.

» Texto completo de las palabras del Papa



« Volver
Noticias relacionadas:
Donación del Papa a la FAO para la lucha contra el hambre en África oriental  21.07.2017
“Nunca digas nunca”, la respuesta del Papa a un niño que lo invitó a una peregrinación  20.07.2017
El Papa nombra dos nuevos miembros del Tribunal de la Rota Romana  20.07.2017
Francisco bendijo un ladrillo fabricado por trabajadores de una cooperativa argentina  19.07.2017
El Papa pide rezar por las víctimas de mafias y luchar contra la corrupción  19.07.2017
El Papa nombró a monseñor Morandi, secretario para la Doctrina de la Fe  18.07.2017
Mons. Buenanueva: “El cuerpo no es cárcel, sino camino de libertad”  18.07.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton