Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Todos estamos llamados a ser "guardianes del amor" en los demás
Miercoles 13 Sep 2017 | 08:28 am
« Volver
Puerto Iguazú (Misiones) (AICA): El obispo de Puerto Iguazú, Mons. Marcelo Martorell, compartió sus reflexiones sobre el Evangelio del XXIII domingo del tiempo ordinario del año litúrgico, dedicado a la corrección fraterna, y citando al profeta Ezequiel dijo que ¨todos los seres de esta tierra estamos llamados a ser guardianes del amor de Dios en los demás. No estamos solamente obligados a predicarlo, sino a esmerarnos por hacer vivir a los demás ese mandato del amor a Dios¨.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El obispo de Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones, monseñor Marcelo Raúl Martorell, compartió sus comentarios y reflexiones sobre el Evangelio del XXIII domingo del tiempo ordinario del año litúrgico, leído el pasado domingo 10 de septiembre, dedicado a la corrección fraterna, y citando al profeta Ezequiel dijo que "todos los seres de esta tierra estamos llamados a ser guardianes del amor de Dios en los demás. No estamos solamente obligados a predicarlo, sino a esmerarnos por hacer vivir a los demás ese mandato del amor a Dios".

"Jesús nos manda -aseguró monseñor Martorell- ir al encuentro del pecador, tal como él lo hizo: como médico que sana, y nos exhorta a ir al hermano y corregirlo para que salga de su obstinado alejamiento de Dios y de la verdad y amonestarlo con caridad y verdad. Y si a pesar de las tentativas, exhortaciones y súplicas, no conseguimos este propósito, no debemos dejar de orar y hacer penitencia por él, para obtenerle la gracia de la conversión. Claro, hay que sentirse en lo profundo del corazón, responsables no solamente de la propia salvación, sino también de la salvación y del bien de los demás".

El Evangelio -dijo el obispo- es contundente: “si tu hermano peca, repréndelo a solas; si te hace caso, has salvado a tu hermano”. Frente a esta situación pensamos que es mejor no meterse. Muchas veces dejamos caído al hermano y murmuramos de él haciendo público lo que estaba oculto. Igualmente frente a un pecado social tampoco queremos meternos: hablamos pero no hacemos nada para curar el mal. Nadie se atreve a amonestar, a decir la verdad. Nadie quiere perder popularidad, nadie quiere meterse. Pero Dios nos ha dado la gracia del Evangelio para que lo hagamos vida con su gracia y podamos así decir la verdad con caridad y vivir la caridad sin dejar de lado la verdad. Los preceptos del Señor están para ser cumplidos y sobre todo el precepto del amor a Dios y a los hermanos.

"El pasaje evangélico de este día -concluye monseñor Martorell- termina con una exhortación a la oración en común. Debemos rezar por un hermano, rezar por los hermanos, rezar por la Iglesia, rezar por la Patria. Basta que dos o más se reúnan en nombre de Jesús para orar. Jesús estará allí y nos dará la fuerza y la gracia de la conversión personal de los hermanos por quienes rezamos".+

» Texto completo de la homilía


« Volver
Noticias relacionadas:
El perdón es la mejor expresión del amor  21.09.2017
Mons. Martorell animó a buscar siempre “la voluntad de Dios, lo bueno, lo perfecto”  07.09.2017
La fe es el don supremo que Dios concede al hombre  31.08.2017
Mons. Martorell envió a los catequistas a "caminar desde y con Cristo"  30.08.2017
Mons. Martorell presidió la fiesta de Santa María del Iguazú  21.08.2017
Dios interviene en la vida de los hombres como una suave brisa  18.08.2017
La Transfiguración es el preludio de la resurrección  09.08.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton