Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Iglesias Orientales
El Papa a las Iglesias Orientales: “Fortalecer su fe frente a los enormes retos a los que se enfrentan”
Jueves 12 Oct 2017 | 08:34 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco visitó esta mañana el Pontificio Instituto Oriental (PIO) y presidió una celebración eucarística solemne en la basílica Santa María la Mayor por el centenario tanto de la Congregación para las Iglesias Orientales como del Pontificio Instituto Oriental. En la homilía, el pontífice señaló que “los tiempos en que vivimos y los desafíos que provocó la guerra y el odio, conducen hoy a las raíces mismas de la convivencia en las tierras golpeadas de Oriente, y colocan al Instituto, una vez más, al igual que hace cien años, en medio de un cruce de caminos providenciales”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El papa Francisco visitó esta mañana el Pontificio Instituto Oriental (PIO) y presidió una solemne celebración eucarística en la basílica Santa María la Mayor, junto a los patriarcas y metropolitas de las Iglesias Orientales católicas, como culminación a las celebraciones por el centenario tanto de la Congregación para las iglesias Orientales, fundada el 1 de mayo de 1917, como la del Pontificio Instituto Oriental, instituido a su vez el 15 de octubre de 1917.

En esta extraordinaria coincidencia de aniversarios, el pontífice señaló en su homilía que “los tiempos en que vivimos y los desafíos que provocó la guerra y el odio, conducen hoy a las raíces mismas de la convivencia en las tierras golpeadas de Oriente, y colocan al Instituto, una vez más, al igual que hace cien años, en medio de un cruce de caminos providenciales”.

El Pontificio Instituto Oriental fue fundado durante la Primera Guerra Mundial, y hoy, el Papa recordó que “vivimos en una nueva guerra mundial, aunque en pedazos” y “vemos que muchos de nuestros hermanos cristianos de las iglesias orientales experimentan una dramática persecución y una diáspora cada vez más inquietante”.

“Una realidad -indicó el pontífice- que tiene que empujar al Instituto, dirigido por los padres jesuitas, para ayudar a los cristianos de las “martirizadas tierras del Oriente” a “fortalecer y consolidar su fe frente a los enormes retos a los que se enfrentan”.

Francisco invitó en su homilía a preguntarse “¿Por qué?” suceden estas cosas y reflexionó sobre cuántas veces al confesar “vemos a los malvados, aquellos que sin escrúpulos se ocupan de sus propios intereses, aplastan a los otros, y parece que a ellos las cosas les van bien: obtienen aquello que quieren y piensan solo en gozar la vida”.

“No obstante, Dios no olvida a sus hijos, su memoria es para los justos, para los que sufren, que son oprimidos y se preguntan ‘¿por qué?’ y sin embargo no cesan de confiar en el Señor”.

“Cuántas veces la Virgen María, en su camino, se ha preguntado ‘¿Por qué?’, pero en su corazón, que meditaba cada cosa, la gracia de Dios hacía resplandecer la fe y la esperanza”.

El Papa aseguró que “hay una manera de entrar en la memoria de Dios: nuestra oración, como nos enseña el pasaje evangélico que hemos escuchado”. “Cuando se reza se requiere el coraje de la fe: tener confianza de que el Señor nos escucha, la valentía de llamar a la puerta”.

Pero, "¿nuestra oración es verdaderamente así?, ¿nos involucra realmente, involucra nuestro corazón y nuestra vida?, ¿sabemos llamar al corazón de Dios?”, preguntó Francisco.

Por otra parte, el Santo Padre entregó un mensaje escrito al cardenal Leonardo Sandri, gran canciller del Instituto y el prefecto de la Congregación de las Iglesias Orientales, en el que ofreció una reflexión sobre la naturaleza y misión del Instituto.

El papa Francisco pidió que “manteniendo intacta la tradicional atención y aplicación a la investigación del Instituto, tienen hoy, además, la tarea, en este importante momento de la historia, de ayudar a nuestros hermanos y hermanas a fortalecer y consolidar su fe frente a los enormes desafíos que enfrentan”.

“El Instituto, escribió el pontífice, está llamado a ser el lugar para el fomento de la formación de hombres y mujeres, seminaristas, sacerdotes y laicos, capaces de dar cuenta de la esperanza que los anima y ellos y poder colaborar con la misión reconciliadora de Cristo”.

En su mensaje, Francisco instó a los profesores a “permanecer abiertos a todas las Iglesias Orientales, considerada no sólo en su configuración antigua, también en la propagación y dispersión geográfica, haciendo hincapié en la “misión ecuménica” que el Instituto debe continuar con las Iglesias orientales no católicas, representadas por una “creciente presencia” de estudiantes.

Card. Sandri: La iglesia no es latina, ni griega, ni eslava, sino católica
Al término de la misa, el cardenal Sandri, dirigió unas palabras al Santo Padre Santo, en las que puso de manifiesto que la acción de gracias por estos aniversarios se hace “en torno a la mesa de la Palabra y del Cuerpo y la Sangre de Cristo” y “lo hemos hecho en esta basílica papal, tan cara a la memoria cristiana oriental, ya que se dedicó al misterio de la Theotokos, la maternidad divina de María, proclamada solemnemente en momentos de la Iglesia indivisa durante el Concilio de Éfeso. Sino también porque en el altar de esta iglesia, los hermanos Cirilo y Metodio colocaron los libros litúrgicos eslavos, uno de los mayores signos con que los Papas han representado la naturaleza unida y plural de la única Iglesia de Cristo”.

“La historia de cien años de la Congregación para las Iglesias Orientales y del Pontificio Instituto Oriental, creada con la visión de su predecesor Benedicto XV con unos pocos meses de diferencia, nos hace ver el camino de la Iglesia a través del tiempo, que siempre entra más profundamente en la comprensión del misterio de Cristo su esposo y Señor, y por lo tanto su luz es entendida con cada vez con mayor conciencia”.

El cardenal Sandri expresó que “en la Iglesia de Jesucristo -que no es ni latina, ni griega, ni eslava, sino católica- no hay discriminación entre sus hijos y todos, -latinos, griegos, eslavos y de otras nacionalidades-, tienen la misma importancia en la mirada de esta Sede apostólica”.

Por último el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales recordó que “a menudo se nos recuerda que los hijos e hijas del Oriente cristiano, aunque no pueden sentarse en la misma mesa eucarística, en los últimos años han estado bebiendo juntos el cáliz de la pasión martirio: estar aquí hoy, en torno a este altar, estamos comprometidos a orar y continuar en el compromiso ecuménico de llegar al día en que el deseo del Señor Ut unum sint (que todos sean uno) pueda ser cumplido”, concluyó el purpurado argentino.

La Congregación de las Iglesias Orientales, tiene jurisdicción territorial sobre Egipto, Eritrea y Etiopía en el norte, Bulgaria, Chipre, Grecia, Irán, Irak, Líbano, Israel y Territorios de Autonomía Palestina, Siria, Jordania, Turquía, Georgia y Armenia. +



« Volver
Noticias relacionadas:
Noticias comunicadas con serenidad, precisión e integridad, pidió Francisco a los periodistas  16.12.2017
El Papa recibió a Evo Morales en el Vaticano  15.12.2017
Viaje del Papa al Perú: Una gracia para un pueblo que se profesa católico  15.12.2017
Celebraciones navideñas que presidirá el papa Francisco  15.12.2017
Los obispos argentinos felicitaron al Papa  14.12.2017
El “padrenuestro” del papa Francisco, ahora en español  14.12.2017
Mons. Buenanueva: La calidad humana que haya alcanzado nuestra vida decidirá todo  13.12.2017
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton