Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Madre Catalina: unión con Cristo y servicio a los más pobres
Martes 28 Nov 2017 | 10:54 am
« Volver
San Francisco (Córdoba) (AICA): El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, se pronunció sobre la beatificación de la Madre Catalina de María Rodríguez, celebrada este 25 de noviembre en la ciudad de Córdoba. El modelo de santidad de Catalina, reconoce el obispo, “une en la misma experiencia la fuerte unión con Cristo y el servicio a los más pobres”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, dedicó su reflexión semanal a la beatificación de la cordobesa Madre Catalina de María Rodríguez, celebrada este 25 de noviembre en la ciudad de Córdoba.

En su columna, el prelado repasa la biografía de la Madre Catalina, nacida en Córdoba y bautizada por sus padres como Josefa Saturnina, quien desde muy joven (al igual que el Santo Cura Brochero), tuvo la fuerte experiencia de los ejercicios espirituales de San Ignacio, dictados por los padres jesuitas. “También como Brochero, este encuentro con Cristo despertaría en ella inquietudes y energías espirituales que marcarían para siempre su vida y las de muchos otros”, señala.

“Saturnina sintió a muy temprana edad, la llamada a consagrarse a Cristo por entero. Las dos congregaciones femeninas por entonces existentes en Córdoba (dominicas y carmelitas) no terminaban de expresar lo que ella sentía”, relata el obispo, y considera que el largo camino de vida que hizo para clarificar esa llamada “valdría la pena”.

“Casada con un militar viudo con dos hijos del matrimonio anterior, vivió su vida conyugal y familiar con entera dedicación. Dio a luz a una niña que, sin embargo, murió al nacer”, continúa el obispo, y destaca el “renacer” de la llamada del Señor, que Saturnina experimentó al morir su marido: “Fue mientras iba de camino hacia un momento de oración eucarística en la iglesia de las Catalinas de la ciudad de Córdoba”.

“Experimentó que Jesús la llamaba a reunir a otras mujeres como ella que, imitando el modo de vida apostólico de los jesuitas, se dedicaran a la predicación del Evangelio, la catequesis y, de manera especial, a brindar educación a las mujeres más pobres de la ciudad. Fue así como nació la primera congregación femenina de vida apostólica de Argentina: las Esclavas del Sagrado Corazón”, detalla monseñor Buenanueva.

Luego de ese largo camino personal, que fue necesario para comprender la situación de marginalidad en que se encontraban las mujeres Cordobesas, “su rica sensibilidad espiritual y humana había alcanzado un notable grado de madurez”, reconoce el obispo, y considera que “fogueada por su propia experiencia, podía ofrecer todo su potencial para la misión que Dios le tenía reservada”. Finalmente, “como ocurre cuando se acierta en el camino de la vida, misión e identidad personal llegarían a ser una sola cosa”, añade.

“Cuando todavía estaban poniendo en marcha esta nueva y original familia religiosa, la Madre Catalina recibió el pedido de un cura de Traslasierra a emprender la aventura de fundar en la Villa del Tránsito una casa religiosa. Su tarea tendría que ser la educación de las niñas más pobres de la zona y colaborar con la Casa de Ejercicios del lugar. ¿El nombre del cura? José Gabriel del Rosario Brochero”, continúa el relato, y destaca que todavía hoy, las hermanas Esclavas tienen a su cargo la Casa de Ejercicios, donde ofrecen “el servicio de encuentro con Cristo” a numerosos ejercitantes.

“El modelo de santidad que la Iglesia reconoce en Catalina, como lo hiciera ya con Brochero y con la otra beata cordobesa de la época, Madre Tránsito Cabanillas, une en la misma experiencia la fuerte unión con Cristo y el servicio a los más pobres. En el caso de Madre Catalina, la dignificación de la mujer a través de la educación”, enfatiza el prelado.

“En un momento de grandes tensiones políticas, sociales y culturales, cuando se estaban poniendo los fundamentos de la Argentina moderna, Córdoba vivía una verdadera ebullición de santidad. Ya Jesús había dicho que el reino de Dios es como un poco de levadura que se pone en la masa o una pequeña semilla que, sembrada en la tierra, da los mejores frutos. Tenemos que meditarlo. Dios sigue obrando hoy como lo hizo entonces”, concluye.+



« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Buenanueva: “Dios quiere colmar el mundo de santos y santas”  22.05.2018
Pentecostés: “Dios nos recrea un corazón nuevo”  18.05.2018
Un obispo cuestionó el manual de la AFA que incluyó consejos para “seducir” mujeres  16.05.2018
Mons. Buenanueva: “La salvación comienza a vivirse ahora”  15.05.2018
Mons. Buenanueva: El debate del aborto, una ocasión para testimoniar la vida  11.05.2018
“Te llevo tatuado en la palma de mi mano”, recordó Mons. Han Lim Moon  11.05.2018
Mons. Frassia: Vivir en serio la vocación del amor  10.05.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton