Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Cuaresma
El Papa: Cuaresma, un tiempo para experimentar la ternura sanadora y reconciliadora de Dios
Miercoles 14 Feb 2018 | 13:53 pm
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): En la misa del Miércoles de Ceniza, el papa Francisco aseguró que “la Cuaresma es tiempo rico para desenmascarar tentaciones y dejar que nuestro corazón vuelva a latir al palpitar del corazón de Jesús”, y de esta manera dio inicio al tiempo litúrgico de preparación para la Pascua. La celebración tuvo lugar en la basílica de Santa Sabina, en el barrio romano del Aventino, luego del acto penitencial y la procesión de fieles.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Tras el acto penitencial y la procesión de fieles desde la iglesia San Anselmo, el papa Francisco presidió la misa del Miércoles de Ceniza en la basílica Santa Sabina. En su homilía, el Santo Padre se refirió al tiempo de Cuaresma como “un tiempo rico para desenmascarar tentaciones y dejar que nuestro corazón vuelva a latir al palpitar del corazón de Jesús”.

El Papa instó “a detenernos para afinar los acordes disonantes de nuestra vida cristiana y volver con confianza a los brazos expectantes del Padre misericordioso”.

El Papa focalizó su reflexión en las múltiples tentaciones a las que estamos expuestos, constatando cómo “frente a las vicisitudes cotidianas, se alzan voces que, aprovechándose del dolor y la incertidumbre, lo único que saben es sembrar desconfianza”. “Desconfianza, apatía y resignación: son los tres demonios “que cauterizan y paralizan el alma del pueblo creyente” afirmó Francisco, señalando tres palabras guía para “recalentar el corazón creyente”: Detente, mira y vuelve.

Así, a través de la primera palabra, Francisco exhortó a detenerse “ante el mandamiento de vivir acelerado que dispersa, divide y termina destruyendo el tiempo de la familia, el tiempo de la amistad, el tiempo de Dios; ante la necesidad de aparecer y ser visto por todos, de estar continuamente en “cartelera”»; ante la mirada altanera, el comentario fugaz y depresivo que nace del olvido de la ternura, y la reverencia para encontrar a los otros.

“Detente un poco –continuó el Papa- ante la compulsión de querer controlar todo, saberlo todo, devastar todo”. Detente un poco –pidió aun Francisco- ante el ruido ensordecedor que atrofia y aturde nuestros oídos y nos hace olvidar del poder fecundo y creador del silencio; ante la actitud de fomentar sentimientos estériles, infecundos, que brotan del encierro y la autocompasión; ante la vacuidad de lo instantáneo, momentáneo y fugaz que nos priva de las raíces.

¡Detente y contempla! pidió el Papa. Mira los signos que impiden apagar la caridad, mira el rostro de nuestras familias que siguen apostando día a día, con mucho esfuerzo para sacar la vida adelante y, entre tantas premuras y penurias, no dejan todos los intentos de hacer de sus hogares una escuela de amor; el rostro interpelante de nuestros niños y jóvenes cargados de futuro y esperanza, cargados de mañana y posibilidad, que exigen dedicación y protección. Sin olvidar el rostro surcado por el paso del tiempo de nuestros ancianos; rostros de la sabiduría operante de Dios; el rostro de nuestros enfermos y de tantos que se hacen cargo de ellos; el rostro arrepentido de tantos que intentan revertir sus errores y equivocaciones y “luchan por transformar las situaciones y salir adelante”.

Mira y contempla el rostro del Amor crucificado, exhortó aún el Papa, que hoy desde la cruz sigue siendo portador de esperanza, porque -explicó- “mirar su rostro es la invitación esperanzadora de este tiempo de Cuaresma para vencer los demonios de la desconfianza, la apatía y la resignación”, porque el ¡Reino de Dios es posible!

“Vuelve a la casa de tu Padre” dijo finalmente el Papa. Sin miedo, a los brazos de un Padre “rico en misericordia”, recordando que éste es el “tiempo para dejarse tocar el corazón” y “experimentar la ternura sanadora y reconciliadora de Dios”. “Deja que el Señor sane las heridas del pecado y cumpla la profecía hecha a nuestros padres: “Les daré un corazón nuevo y pondré en ustedes un espíritu nuevo”. +


AICA la hacen y la sostienen sus propios lectores mediante aportes voluntarios. Para enviar su donativo mediante tarjeta de crédito o de débito, transferencia bancaria, Pago Fácil, Rapipago y otras opciones, ingrese en: http://donar.aica.org/






« Volver
Noticias relacionadas:
Ángelus: La Cuaresma es tiempo de penitencia, pero no es triste  18.02.2018
El Papa y la curia romana inician los ejercicios espirituales de Cuaresma  18.02.2018
“Sean sacerdotes de la gente y para la gente”, pidió Francisco a los seminaristas  17.02.2018
Cuaresma: Dejar atrás toda soberbia para servir a Dios entre los más pobres  16.02.2018
Mons. Martínez: “Es un tiempo para volver a Dios y volver a mirarnos”  16.02.2018
Mons. Martínez Perea: “Sí, me levantaré porque he descubierto que Dios me ama”  16.02.2018
No temer a la realidad y discernir bien los signos del tiempo, pidió el Papa a los párrocos  16.02.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton