Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Mons. Frassia: Mirar a Cristo crucificado es creer en él
Jueves 15 Mar 2018 | 08:59 am
« Volver
Avellaneda (Buenos Aires) (AICA): “Mirar la cruz, mirar al Crucificado, es creer en Él y saber que el mérito es suyo y no nuestro; que la salvación viene por la gracia de Dios, es un regalo de Dios inmerecidamente y somos nosotros deudores insolventes del amor de Dios. Por lo tanto la gracia nos viene solamente de parte de Jesucristo”, expresó Mons. Rubén Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús, en una reflexión sobre el Evangelio del IV domingo de Cuaresma.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
En su comentario del IV domingo de Cuaresma, el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, manifestó que “el misterio de Dios, el misterio de Cristo, la cruz -que para algunos es un lugar de derrota, o una tragedia sin sentido ni explicación, o un fracaso rotundo- es donde en verdad el Señor nos compra, nos redime, nos salva. En Israel, antiguamente, la sangre del cordero era parte de un rito de purificación, con la sangre se rociaba al pueblo que quedaba purificado. Con la Sangre del Cordero Inmaculado, de Cristo, con la Sangre Divina del Hijo de Dios, Él nos vuelve a comprar. Por eso la palabra es redimir, que en latín significa volver a comprar”.

“Por eso -añadió-, mirar la cruz, mirar al Crucificado, es creer en Él y saber que el mérito es suyo y no nuestro; que la salvación viene por la gracia de Dios, que es un inmerecido regalo de Dios y somos nosotros deudores insolventes del amor de Dios. Por lo tanto la gracia nos viene solamente de parte de Jesucristo.

“Esa gracia -prosiguió el obispo- que viene a nosotros, también nos exige una participación, una respuesta, aceptación de la luz o rechazo de la luz; aceptación de vivir en la verdad o vivir en la mentira; aceptación de vivir en el amor o vivir en el odio; aceptación de que realmente el Señor quiere inundarnos con el esplendor de su gracia, con la intensidad de su luz. Podemos decirlo de esta forma: la salvación objetiva es la de Cristo y la salvación subjetiva es nuestra respuesta y nuestra participación”.

“Muchas veces los hombres tardamos mucho en darnos cuenta, a veces pueden ser hasta años”, dijo el prelado, y deseó “que en esta Cuaresma, mirando al Crucificado, podamos entender todas las cosas y tener fuerzas para seguirlo e imitarlo.+





« Volver
Noticias relacionadas:
Testimonio vocacional del obispo auxiliar de San Martín  20.04.2018
Mons. Buenanueva se refirió a los errores de Francisco  19.04.2018
“Cristo convence”  17.04.2018
Acerca de la salud de Mons. Rubén Frassia  15.04.2018
La “locura de amor” de Dios por vos, una reflexión de Mons. Han Lim Moon  13.04.2018
Mons. Martorell: La fe, tema de vital importancia en la vida de la Iglesia  12.04.2018
Mons. Frassia: Vivamos como resucitados, no como derrotados  12.04.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton