Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Episcopado
Mons. Ojea llamó a trabajar “con humildad pero con firmeza” en la defensa de la vida
Viernes 11 May 2018 | 12:20 pm
« Volver
Buenos Aires (AICA): El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, presidió esta mañana una reunión con agrupaciones y movimientos en defensa de la vida. Durante el encuentro, que se desarrolló en la sede de la CEA, el prelado pidió ¨que nos unamos en la oración, que tiene para nosotros, los cristianos, un efecto tan grande”, para pedirle al Señor “que los legisladores puedan dejar de lado todo tipo de estrategia, de táctica, de interés fuera de la propia conciencia, para poder decidir en un tema de tan enorme responsabilidad”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Representantes de agrupaciones y movimientos provida se congregaron esta mañana en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina para participar de una reunión encabezada por el presidente del episcopado, monseñor Oscar Ojea, acompañado por el presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado de los Laicos y Pastoral Familiar, monseñor Pedro María Laxague y su secretario ejecutivo, presbítero Gustavo Antico; el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud, monseñor Alberto Bochatey OSA; el secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Liturgia, licenciado Rodrigo Martínez; y el responsable de la oficina de prensa del episcopado, presbítero Máximo Jurcinovic.

La actividad tuvo como propósito principal convocar a las diferentes comunidades a vivir un tiempo especial de oración por la vida, en particular por la vida del niño por nacer. La iniciativa se extenderá entre la fiesta de la Ascensión del Señor (13 de mayo) y la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo (3 de junio) y se enmarcará en la campaña con la consigna #ValeTodaVida.

Monseñor Ojea inició el encuentro con un agradecimiento “a todos los hermanos que están trabajando en defensa de la vida, y que desde distintos lugares y ámbitos están poniendo su tiempo, su talento, su corazón para defender el don de Dios, el don supremo y el tesoro más grande que el Señor nos ha regalado”.

Este agradecimiento, aclaró, “lo hacemos de corazón y lo renovamos principalmente en un tiempo de prueba y en un tiempo de lucha”, afirmó. “Entramos en una situación donde se hace imperiosamente necesaria la oración”, consideró. Por ese motivo, a través de la Comisión de Liturgia del Episcopado, invitó a transitar “un camino de oración y yo diría también, de ayuno, en algún día o en algún momento, para poder pedirle al Señor que ilumine las conciencias, principalmente de nuestros legisladores”.

“La conciencia necesita ser iluminada por la Gracia de Dios. En esta votación vamos a pedirle al Señor que los legisladores puedan dejar de lado todo tipo de estrategia, de táctica, de interés fuera de la propia conciencia para poder decidir en un tema de tan enorme responsabilidad que hace al futuro de nuestra Patria”, sostuvo.

“Entonces es necesario invitar a la oración, pedir oración, es necesario que nos unamos en la oración que tiene para nosotros, los cristianos, un efecto tan grande”, convocó.

“Nosotros podemos calcular muchas cosas, podemos planificar muchas cosas, pero en último término es el Espíritu de Dios el que va a ir decidiendo y viendo cómo se va a resolver, y en sus manos estamos todos”, recordó.

Finalmente, y en nombre del episcopado, monseñor Ojea manifestó alegría por la tarea realizada hasta ahora. “Hemos tratado de trabajar juntos tanto desde la parte pastoral del episcopado, la Comisión de Comunicación y la comisión que se encarga del seguimiento legislativo”, destacó.

El obispo hizo hincapié en la tarea de comunicación en las redes sociales y en la tarea pastoral de aquellos que ponen “lo mejor de sí mismos para crear conciencia, para ahondar la conciencia sobre el sentido de la vida”.

“Hemos tratado de trabajar juntos, de no dispersarnos, creemos que estamos en un buen camino”, reconoció el obispo, y detalló: “Hemos optado por los caminos de la serenidad y de afirmar nuestro servicio a la verdad con humildad pero con firmeza”.

En ese sentido, el prelado consideró que las marchas que se vienen realizando en todo el país son una herramienta importante, y manifestó su acompañamiento y apoyo desde el lugar de pastores, confiando en la tarea que llevan adelante los laicos para manifestar la defensa de la vida desde un espacio plural como lo es el espacio de la ciudadanía.



El presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado de los Laicos y Pastoral Familiar, monseñor Pedro María Laxague, por su parte, destacó la importancia de la oración: “Qué mejor que poner en las manos de Dios este tema que nos preocupa y nos ocupa en este momento, y que tendría que ocuparnos toda la vida”, manifestó.

“Si hay algo que es de Dios es la vida, y tenemos que dejarnos iluminar por Él”, afirmó, y llamó a que “toda la Iglesia se ponga en oración especialmente”, y consideró que eso va a tener también un “efecto pedagógico”, porque “la liturgia enseña y va formando a la gente, para que nadie piense que la Iglesia no se quiere definir mucho sobre este tema”.

El presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud, monseñor Alberto Bochatey OSA, dijo que “los bautizados sabemos que nuestra vida que tiene dignidad por el solo hecho de ser vida, ha sido enriquecida por el don de Dios de la gracia sacramental y nos ha llevado a esta vida bautismal”. En ese sentido, llamó a “volver a rescatar esa dimensión de santidad que hemos recibido en el bautismo”.

“Cuando yo digo ‘Vale toda Vida’ o ‘Cuidemos las dos vidas’ estoy diciendo vivamos intensamente el don de la gracia bautismal. Si yo defiendo la vida no es por una convicción ideológica, no es por una convicción racional, es porque estoy defendiendo un don de santidad”, señaló.

El licenciado Rodrigo Martínez, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Liturgia, explicó de qué manera se concreta la invitación, detallada en tres propuestas: la oración por la vida escrita por San Juan Pablo II en el documento “El Evangelio de la Vida” en 1995; un guión orientado a la defensa de la vida para guiar las celebraciones que se desarrollan en la semana, y un guión especial para la celebración de Corpus Christi, invitando especialmente a que las procesiones que se realizan en las distintas ciudades puedan detenerse en lugares dedicados al cuidado de la vida (hogares de ancianos, hospitales, hogares de niños).

El presbítero Gustavo Antico, secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Apostolado de los Laicos y Pastoral Familiar, animó a “participar no sólo de este momento especial que estamos viviendo, de este debate, esta reflexión que se hace en nuestro país; sino que podamos mirar más lejos, a más largo plazo”. En ese sentido, afirmó: “Nos queda el gran compromiso de renovar, de seguir pensando juntos una Pastoral de la Vida”.+



« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Ojea visitó “Arte en las Fábricas”  24.05.2018
Mons. Fenoy se despide de la comunidad diocesana de San Miguel  24.05.2018
Los senadores salteños, “a favor del derecho a la vida”  24.05.2018
Médicos chaqueños: “El aborto no cura, no trata, ni previene ninguna enfermedad”  24.05.2018
Grávida: Llamados a “cuidar la vida”  24.05.2018
Duodécimo plenario sobre el aborto: “Por favor, diputados, déjenlos nacer”  23.05.2018
Un juez federal aseguró que si el aborto es ley, no se aplicará por inconstitucional  23.05.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton