Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Interés general
El Pequeño Cottolengo Don Orione festejó 50 años en Itatí
Martes 22 May 2018 | 12:34 pm
« Volver
Itatí (Corrientes) (AICA): El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, presidió los festejos por los 50 años del Pequeño Cottolengo Don Orione. Participaron de la celebración eucarística las autoridades provinciales y locales, residentes, personal y colaboradores del Cottolengo.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Con una misa presidida por el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, el Pequeño Cottolengo Don Orione, de la ciudad correntina de Itatí, celebró su 50º aniversario.

La jornada comenzó con la bendición de una placa recordatoria del medio siglo de la fundación, ubicada en el acceso del Cottolengo. Participaron del acto monseñor Stanovnik; el vicegobernador de Corrientes, Gustavo Canteros; el intendente de Itatí, José Germán Fernández; el viceintendente, Edgar Silva Bizarro, concejales de Itatí, representantes de las fuerzas de seguridad y de diversas instituciones, los sacerdotes de la Basílica, y residentes y personal del Cottolengo.



El arzobispo presidió la misa de acción de gracias con la presencia de la imagen peregrina de la Virgen de Itatí. La Eucaristía fue concelebrada por el rector del santuario, presbítero David Penzotti; el responsable del Pequeño Cottolengo, presbítero Fernando Guevara; el anterior director, presbítero Damián Picone, y los sacerdotes de la comunidad orionita de la basílica, padres Derlis Sosa FDP, Feliciano de los Mozos FDP y Sergio Ochoa FDP.

En la homilía, monseñor Stanovnik saludó a los asistentes y presentó a un residente del Cottolengo, Rogelio: "Hace un año que está, vivía en la calle y de la calle, con todo lo que eso significa, pero llegó una mano, lo levantó y lo trajo acá y hoy tiene una vida digna, de modo que es posible acercarse a los que están más postrados, no es tan difícil".

En referencia a la situación de precariedad de los puesteros de la vía pública, ubicados detrás del paredón del Cottolengo, manifestó: “Tenemos que mirar de frente esa realidad también, esa que se extiende todo alrededor, y no significa precisamente dignidad de esta comunidad, no solo de ésta, porque la responsabilidad de estas situaciones precarias, sumamente precarias y además expuestas a muchísimos riesgos, no es sólo del vicegobernador o el intendente, cada uno tenemos nuestra responsabilidad, al menos a nivel de complicidad”.

“Yo si lo digo acá no me desentiendo, todo somos responsables, cada uno en el nivel de capacidad o en el nivel de responsabilidad que le corresponde, pongo un ejemplo porque se nos cae encima, además nos ponen de espaldas por las dudas para que no los veamos”, enfatizó.

“Son cosas que debemos mirarlas de frente, en la medida que la miramos de frente podremos resolverlas. Podemos salir de la insensibilidad y del acostumbramiento que tenemos de las cosas negativas con las cuales convivimos”.

“Ojalá que estos 50 años también nos ayuden a abrir los ojos, para poner en acción, en definitiva lo único que vale la pena en la vida que es amar, es decir hacernos cargo de todos, del otro y hacernos cargo de los problemas para ayudarnos unos a otros y ayudarnos juntos a resolverlo”, concluyó.

Bajo la protección de la Madre de Itatí
El Pequeño Cottolengo Don Orione comenzó a funcionar el 20 de mayo de 1968. Su piedra fundamental había sido bendecida el 15 de julio de 1950, en una propiedad donada al obispado de Corrientes por las señoritas Feliciana y Juana Paula Vallejos.

El edificio original fue construido con el aporte de bienhechores, así lo recuerda Silvo Lovato: "El dinero totalmente en efectivo donado por una hacendada de Curuzú Cuatiá. La gestión fue realizada por el entonces cura párroco de Itatí, el padre Mario Cabri, y el que suscribe era el chofer que acompañó al sacerdote a buscar el dinero a la ciudad de Curuzú Cuatiá y que se trajo en una pequeña valija”, recordó en una publicación en una red social.

Bajo la protección de la Madre de Dios, el Pequeño Cottolengo de Itatí ha venido señalando desde su fundación importantes progresos en el beneficio de los desamparados que franquean sus puertas, siempre abiertas.+


« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Tissera animó a seguir los pasos del obispo Novak  20.09.2018
Jóvenes de la región NEA preparan la 39° Peregrinación a Nuestra Señora de Itatí  19.09.2018
Celebración por el quinto aniversario de la beatificación del Cura Brochero  14.09.2018
Aniversarios en la Universidad Católica  14.09.2018
Mons. Stanovnik se reunió con el Sindicato de Amas de Casa  14.09.2018
El seminario De la Santa Cruz celebra 40 años  13.09.2018
Está en riesgo la continuidad del Cottolengo Don Orione de Claypole  07.09.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton