Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Mons. Ñáñez pidió que se cuide, respete, proteja y defienda toda vida
Martes 26 Jun 2018 | 08:52 am
« Volver
Córdoba (AICA): “Nosotros podemos pedir que en nuestra patria se cuide, se respete, se proteja, se defienda toda vida. También la que es frágil y la que es limitada. Y toda la vida desde la concepción hasta su fin natural. Y no sólo eso, también podemos pedir que sepamos festejar la vida, porque un niño que viene al mundo, no es un problema, es un don de Dios”, aseguró el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, afirmó que las parábolas del Evangelio se pueden aplicar al “proceso de la generación de una vida humana, porque el comienzo es como el granito de mostaza”.

“Pero el granito de mostaza tiene todo lo necesario para generar el arbusto en el cual se cobijan los pájaros del cielo, como dice Jesús en el Evangelio. Entonces el comienzo de la vida humana que es apenas una célula, tiene también un desarrollo inexorable, si no es interrumpido. Si no es agredido”, indicó.

Al presidir la misa dominical, el prelado recordó: “Esto nos lo dice la genética, la biología, la medicina, incluso la psicología, porque se habla de un diálogo inefable entre la madre y el niño que se va gestando en su seno. Antes que vea la luz ya hay una comunicación intensa, afectiva, rica, ojalá que sea siempre así, entre la madre y el niño por nacer”.

“Reconocer esto no es simplemente adherir a un dogma. Esto lo dice la ciencia. A esa ciencia la fe la ilumina y la ratifica. Pero es la ciencia la que va diciendo que desde el origen hay una vida humana que tiene que ser respetada, protegida, cuidada, defendida”, sostuvo.

Monseñor Ñáñez expresó que “nosotros podemos pedir que en nuestra patria se cuide, se respete, se proteja, se defienda toda vida. También la que es frágil y la que es limitada. Y toda la vida desde la concepción hasta su fin natural”.

“Y no sólo eso, también podemos pedir que sepamos festejar la vida, porque un niño que viene al mundo no es un problema, es un don de Dios. Y los dones, los regalos, los celebramos con alegría y los festejamos. Qué lindo también entonces festejar la vida que viene”, concluyó.+








« Volver
Noticias relacionadas:
“Desafíos de la bioética hoy" en la Universidad Austral  07.11.2018
El Cottolengo Don Orione agradece la fidelidad de sus donantes  31.10.2018
Con mis hijos no te metas, ante el Congreso Nacional  30.10.2018
#ConMisHijosNoTeMetas: Multitudinarias marchas contra la “ideología de género”  29.10.2018
Un médico rionegrino irá a juicio oral por salvar las dos vidas  27.10.2018
Mons. Ñáñez ordenó un nuevo diácono  23.10.2018
Grávida celebra la maternidad en el mes de la madre  16.10.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton