Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Mons. Aguer: Claroscuros del debate de los senadores
Martes 21 Ago 2018 | 09:05 am
« Volver
La Plata (Buenos Aires) (AICA): El arzobispo emérito de La Plata, Mons. Héctor Aguer, en su reflexión en el programa Claves para un Mundo Mejor, emitido por Canal 9 el sábado 18 de agosto, se refirió a lo que llamó los “claroscuros del debate de los senadores” por la ley del aborto. “Me tomé el trabajo, o la pena -dijo-, de escuchar no todas pero sí muchas de las intervenciones de los senadores. Oímos un poco de todo: cosas magníficas, admirables diría yo, y otras que daban vergüenza, pena, lamentables. Lo mismo había dicho días antes y sin ruborizarse, el ministro de Salud de la Nación”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, en su reflexión en el programa “Claves para un Mundo Mejor”, que se emitió por Canal 9 el sábado 18 de agosto, se refirió a lo que llamó los “claroscuros del debate de los senadores” por la ley de aborto. “Me tomé el trabajo, o la pena digamos mejor -dijo al comenzar-, de escuchar no todas pero sí muchas de las intervenciones de los senadores. Ahí oímos un poco de todo: cosas magníficas, admirables diría yo, y otras que daban vergüenza, pena, lamentables. Lo mismo había dicho unos días antes, y sin ruborizarse, el ministro de Salud de la Nación”.

Y prosiguió: "Voy a poner algunos ejemplos, sin personalizar demasiado, aunque es difícil no hacerlo. Una senadora por Mendoza habló largamente. Para ella la cuestión del aborto se reducía a esto: ampliación de los derechos de la mujer y un problema de salud pública. En su larga exposición jamás mencionó al niño por nacer. Habló de ampliar los derechos de la mujer, porque todavía vive sometida en esta sociedad patriarcal, etc., y una cuestión de salud pública, porque se muere medio mundo femenino a causa del aborto”.

“Otro caso es el de un senador por Córdoba, que hizo una especie de crítica de los 10 Mandamientos, uno por uno, y acusó a la Iglesia de convertir los pecados en delitos. Siempre detrás está la cuestión de que la Iglesia es la que se impone en este mundo que debía ser laico y que atropella para mantener sus fueros, su poder sobre la sociedad. Varios estuvieron en esa línea”.

“Luego el presidente del Bloque Justicialista del Senado se definió como 'un católico laico'. Allí hay una pequeña confusión, porque laico viene de 'laos' que en griego significa 'pueblo' o sea que un 'católico laico' es 'el pueblo de Dios'. Él habrá querido decir 'católico laicista', que no es lo mismo que laico. A veces se confunden esos adjetivos. La tradición masónica ha inyectado, ya en el siglo XIX la ideología masónica en la política argentina. Este senador también le echó en cara a la Iglesia ser la responsable de que aquí impide todos los desarrollos, todos los avances, todos los progresos. Hay algo allí muy característico del lenguaje masónico. Pero además ese senador incurrió en un pequeño desliz bíblico pues dijo que David escribió en tablas de piedra los Mandamientos de la Ley de Dios y debemos decir que se equivocó por unos cuantos siglos. Es disculpable porque seguramente no leyó la Biblia”.

“Hubo también -dijo el prelado- otros discursos muy buenos, verdaderamente muy buenos y sobre todo destaco este punto: han insistido en que ese proyecto es inconstitucional. El senador por San Luis, Rodríguez Saá, por ejemplo, hizo un discurso muy concreto, enunciando los puntos de la Constitución Nacional, de los Tratados Internacionales unidos a ella, de las aclaraciones que la Argentina hizo por ley respecto de esos mismos tratados, y de la Constitución de San Luis, su provincia”.

La Argentina profunda
“Varios otros senadores aludieron también a sus constituciones provinciales: aquí hay algo muy interesante y es que apareció la Argentina profunda. Es decir apareció el país federal que está como obnubilado o tapado por el unitarismo porteño. Esto es lo valioso: mirar el país federal y las constituciones provinciales que han sido sancionadas en el marco que ofrece la misma Constitución Nacional que está de acuerdo con ello. Todo esto que se ha dicho contra la Iglesia y la presencia de la Iglesia tendrían que resolverlo convocando una Asamblea Constituyente y borrando el artículo 2° de la Constitución, sacando el 'nombre de Dios' del Preámbulo, etc.”

En este tramo de sus reflexiones monseñor Aguer se permitió una pequeña digresión para manifestar lo alarmante que es "comprobar el desconocimiento que muchos legisladores nacionales y provinciales tienen de las cartas fundamentales, la nacional y la de los estados provinciales" y señaló: "Tengo una experiencia directa respecto de la provincia de Buenos Aires. Podría dar varios ejemplos, pero me limito a uno. Hace unos años se votó una ley de Educación Sexual Integral; ni los legisladores ni el Poder Ejecutivo que la promulgó (en ambos casos “en paquete”, “de apuro”) advirtieron que es inconstitucional. Se trata de la 14.744, que contradice al artículo 199 de la Constitución Provincial de 1994, donde se lee que 'los escolares bonaerenses deben recibir una educación integral, de sentido trascendente, según los principios de la moral cristiana, respetando la libertad de conciencia'. No hace falta ser jurista para entender que se refiere a las escuelas estatales. Nunca se ha cumplido este precepto constitucional, y además ahora pretenden imponer en los colegios católicos un programa de 'perversión sexual integral'. ¿Nos toman por giles o creen que comemos vidrio?”

También se atacó a las iglesias evangélicas
Antes de finalizar su columna editorial, monseñor Aguer observó que es "interesante ver que el senador del Bloque Justicialista al que me referí antes, no sólo atacó a la Iglesia Católica sino también a las Iglesias Evangélicas", y admitió "que en este caso nuestros hermanos cristianos evangélicos dieron un ejemplo de coherencia y de valentía extraordinario que, desgraciadamente, no se dio en algunos ambientes católicos”.

El prelado platense concluyó con algunos interrogantes: ¿Fue este un debate democrático tal como lo planeó el Presidente de la Nación? Esta pregunta abre el asunto que nos resta tratar: ¿Vivimos en una verdadera democracia? ¿Cuáles son los principios que rigen la vigencia de una democracia auténtica? Temas sobre los cuales prometió abordar el sábado próximo”.+


« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Víctor Fernández y autoridades de la UNLP alientan el desarrollo productivo regional  17.09.2019
Mons. Víctor Fernández a los jóvenes: “Reconocer la mirada de Dios”  16.09.2019
Mons. Bochatey: “El mundo nos está pidiendo vida consagrada, testimonios urgentes”  09.09.2019
Una nueva Virgen Consagrada en la arquidiócesis de La Plata  09.09.2019
Mons. Víctor Fernández pidió una "renovación misionera" a las religiosas de la arquidiócesis  06.09.2019
Una nueva Virgen Consagrada para la Arquidiócesis de La Plata  06.09.2019
Mons. Víctor Fernández en la capital provincial del Inmigrante  05.09.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton