Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Sínodo de Obispos
Sínodo: Propuestas pastorales concretas con una visión positiva del futuro, pidió el Papa
Miercoles 3 Oct 2018 | 13:17 pm
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): “El objetivo no es publicar un documento que generalmente es leído por unos pocos y criticado por muchos, sino dar propuestas pastorales concretas capaces de estimular la confianza, cerrar heridas y sobre todo inspirar a los jóvenes y también a los adultos, hacia una visión positiva del futuro”, dijo el papa Francisco en su discurso con el que dejó inaugurado los trabajos de la XV Asamblea del Sínodo de los obispos dedicada a los jóvenes que se extenderán hasta el 28 de octubre.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
“El objetivo no es publicar un documento que generalmente es leído por unos pocos y criticado por muchos, sino dar propuestas pastorales concretas capaces de estimular la confianza, cerrar heridas y sobretodo inspirar a los jóvenes y también a los adultos, hacia una visión positiva del futuro”, dijo el papa Francisco en su discurso con el que dejó inaugurado los trabajos de la XV Asamblea del Sínodo de los obispos dedicada a los jóvenes que se extenderán hasta el domingo 28 de octubre.

En primer lugar, el pontífice explicó en su saludo a la primera congregación general, en el nuevo Salón del Sínodo, “que servirá para hablar con franqueza y escuchar con humildad”, dijo y agregó: también es bueno criticar, lo importante es que la crítica sea “honesta y transparente” porque si “es constructiva, ayuda, mientras que la discusión inútil, los rumores, las ilusiones, no lo hacen”, señaló.

Más adelante el Santo Padre pidió salir de los estereotipos y prejuicios, señalando: “como el de los jóvenes hacia los adultos (demasiado aburrido y anticuado) y los adultos hacia los jóvenes (demasiado inexpertos y superficiales)”. También pidió evitar el riesgo del clericalismo, “la perversión y la raíz de los muchos males de la Iglesia”, y erradicar “el virus de la autosuficiencia y las conclusiones precipitadas de muchos jóvenes”.

El Papa indicó que sobre todo, sirve al “discernimiento, aclarando que no se trata “de un eslogan publicitario o una técnica de organización o una moda de este pontificado”, sino “una actitud interior que está arraigada en un acto de fe”. Y por lo tanto “requiere tiempo y espacio”.

Por esta razón el Papa el dispuso que durante el trabajo, en la Asamblea Plenaria y en los grupos, cada 5 discursos haya un momento de silencio, unos tres minutos, para permitir que todos presten atención a las resonancias que las cosas escuchadas en su corazón, “profundizar y captar lo más llamativo”, indicó Francisco.

El Sínodo –dijo más adelante el Papa- “debe ser un ejercicio de diálogo. Y el primer fruto de este diálogo es que todos se abran a cosas nuevas, para cambiar sus opiniones gracias a lo que han escuchado de otros”, señaló.

Al respecto el pontífice pidió a los padres sinodales que “aunque casi todos hayan preparado su intervención antes de venir, los invito a que se sientan libres de considerar lo que han preparado como borrador provisional abierto a cualquier adición o cambio que el camino sinodal pueda sugerir a cada uno”.

“Sintámonos libres de dar la bienvenida y entender a los demás y, por lo tanto, de cambiar nuestras convicciones y posiciones: es un signo de gran madurez humana y espiritual”, pidió el pontífice.

La Iglesia está en deuda de escucha con los jóvenes
Finalmente y en particular, el Papa centró su atención en los verdaderos protagonistas de la asamblea de obispos, los jóvenes: la Iglesia está “en deuda de escucharlos”, dijo Francisco, “como se destacó en el camino preparatorio de la asamblea y en los resultados del trabajo del Pre Sínodo celebrado en marzo en Roma.

A menudo, señaló el pontífice, los jóvenes “sienten que la Iglesia no los entiende en su originalidad y, por lo tanto, no son aceptada por lo que realmente es, y en ocasiones incluso rechazada”.

Este Sínodo luego tiene “la oportunidad, la tarea y el deber de ser un signo de la Iglesia que realmente escucha. “Una iglesia que no escucha se muestra cerrada a la novedad, cerrada a las sorpresas de Dios y no puede ser creíble, especialmente para los jóvenes, quienes inevitablemente se alejarán en lugar de acercarse”, aseveró.

Dirigiéndose a los jóvenes que participan de la Asamblea, el Santo Padre les pidió que “no deben abstenerse y ofrecer su contribución específica".

El papa Francisco no olvidó de mencionar a los ancianos que, “a pesar de su fragilidad física, siempre siguen siendo el recuerdo de nuestra humanidad, las raíces de nuestra sociedad, el pulso de nuestra civilización. Despreciarlos, descartarlos, cerrarlos en reservas aisladas o despreciarlos es un indicio de ceder a la mentalidad del mundo que está devorando nuestras casas desde dentro, advirtió.

“Desatender el tesoro de experiencias que cada generación hereda y transmite a la otra es un acto de autodestrucción”, señaló Francisco.

Como ya en la misa de esta mañana en la Plaza de San Pedro, el Papa invitó a los participantes del Sínodo a “no dejarse tentar por las profecías de desgracia”, no gastar energía para explicar los fracasos y reprochar la amargura, sino “para mantener la mirada en lo bueno que a menudo no hace ruido, no es el tema de los blogs ni aparece en las portadas”.

No nos asustemos, exhortó el Papa, “ante las heridas de la carne de Cristo, siempre infligidas por el pecado y no pocas veces por los hijos de la Iglesia”.

Por último el Santo Padre dirigiéndose a los jóvenes, presentes en el aula del Vaticano, pero también a los conectados a través de la red desde todos los lados del planeta y todos aquellos que, de alguna manera, han hecho oír su voz, les dijo: “Les agradezco que hayan querido apostar a que vale la pena sentirse parte de la Iglesia o dialogar con ella; vale la pena tener a la Iglesia como madre, como maestra, como hogar, como familia, capaz, a pesar de las debilidades y dificultades humanas, de brillar y transmitir el mensaje intemporal de Cristo; vale la pena aferrarse al barco de la Iglesia que, a pesar de las tormentas despiadadas del mundo, sigue ofreciendo refugio y hospitalidad a todos; vale la pena escucharse el uno al otro; Vale la pena nadar contra la corriente y estar atado a los altos valores: la familia, la fidelidad, el amor, la fe, el sacrificio, el servicio, la vida eterna”.

“Nuestra responsabilidad aquí en el Sínodo, concluyó el papa Francisco, es no negarlos, de hecho, para demostrar que tienen razón para apostar: realmente vale la pena, ¡realmente no es una pérdida de tiempo!”.+



« Volver
Noticias relacionadas:
Se publicó la versión en español del Documento Final del Sínodo de los Jóvenes  14.12.2018
El Papa: Los medios de comunicación son “un regalo” y “una gran responsabilidad”  14.12.2018
El Hogar de Cristo "Padre Raúl Contreras" tiene casa propia  13.12.2018
El C9 concluyó la última reunión del año con la despedida de 3 cardenales  12.12.2018
Francisco: El árbol y el Pesebre "ayudan a contemplar el misterio de Dios hecho hombre"  07.12.2018
Motu proprio del Papa reforma la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano  06.12.2018
El Papa a los mercedarios: Hay el doble de cautivos hoy que cuando se fundó la Orden  06.12.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton