Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Catequesis del Papa
Francisco: Los jóvenes cristianos son levadura de paz en el mundo
Miercoles 30 Ene 2019 | 08:20 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): “Ver todas las banderas desfilar juntas, danzar en las manos de los jóvenes alegres por encontrarse es un signo profético, un signo que va en contra de la triste tendencia actual de los nacionalismos conflictivos, que levantan muros y se cierran a la universalidad, al encuentro entre los pueblos. Es una señal de que los jóvenes cristianos son levadura de paz en el mundo”, dijo hoy el papa Francisco durante la audiencia general celebrada en el Aula Pablo VI donde recordó con las distintas etapas de su reciente viaje a Panamá con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
“Ver todas las banderas desfilar juntas, danzar en las manos de los jóvenes alegres por encontrarse es un signo profético, un signo que va en contra de la triste tendencia actual de los nacionalismos conflictivos, que levantan muros y se cierran a la universalidad, al encuentro entre los pueblos”, dijo hoy el papa Francisco durante la audiencia general celebrada en el Aula Pablo VI donde recordó con las distintas etapas de su reciente viaje a Panamá con motivo de la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

“Es una señal de que los jóvenes cristianos son levadura de paz en el mundo”, dijo, recordando que la razón del viaje fue la Jornada Mundial de la Juventud, pero “las reuniones con los jóvenes se han entrelazado con la realidad del país: las autoridades, los obispos, los jóvenes reclusos, los consagrados y una casa-familia. Todo ha estado como "contagiado" y "amalgamado" por la alegre presencia de los jóvenes: una fiesta para ellos y una fiesta para Panamá, y también para toda América Central, marcada por tantos dramas y necesitada de esperanza y de paz, y también de justicia.

La JMJ, también subrayó el Papa, fue precedida por la reunión de jóvenes de los pueblos nativos y afroamericanos: “Un hermoso gesto, hicieron cinco días de reuniones con jóvenes indígenas y jóvenes afrodescendientes”, agregó. “¡Abrieron la puerta a la JMJ!”, exclamó el pontífice, definiéndola como “una iniciativa importante que ha mostrado aún mejor la cara multifacética de la Iglesia en América Latina: América Latina está mezclada”. Luego, con la llegada de grupos de todo el mundo, “se formó la gran sinfonía de caras e idiomas, típica de este acontecimiento”, comentó el Papa.

Durante su catequesis, el pontífice recordó en primer lugar el gesto de los padres panameños de alzar a sus hijos y criarlos con orgullo, como diciendo: “¡Aquí está mi orgullo, aquí está mi futuro!”. “Cuánta dignidad en este gesto -señaló- y que elocuente para el invierno demográfico que estamos viviendo en Europa”, “la seguridad para el futuro son niños”.



El pontífice enumeró con emoción las etapas de la JMJ. En primer lugar, el Víacrucis, “escuela de la vida cristiana”: “allí aprendes el amor paciente, silencioso y concreto”. Francisco comentó tener siempre con él un “Víacrucis de bolsillo”, regalo de una persona muy apostólica en Buenos Aires, y expresó su deseo de hacerlo como obsequio a los presentes lo más pronto posible.

En Panamá, los jóvenes trajeron con Jesús y María la carga de la condición de tantos hermanos y hermanas sufrientes en América Central y en todo el mundo. Entre estos hay muchas jóvenes víctimas de diferentes formas de esclavitud y pobreza. Y en este sentido, la liturgia penitencial que celebré en un hogar de rehabilitación para menores y la visita al hogar familiar “Buen Samaritano”, que alberga a personas que viven con SIDA, fueron momentos muy significativos.

En el transcurso de la Vigilia y la Misa, continuó Francisco, les indiqué a los jóvenes como ejemplo a María como la que, en su pequeñez, más que ninguna otra, ha "influido" en la historia del mundo: la llamamos la "influencer de Dios". En su "fiat" se reflejaron los testimonios hermosos y fuertes de algunos jóvenes.

El domingo por la mañana, en la gran celebración eucarística final, Cristo resucitado, con el poder del Espíritu Santo, habló de nuevo a los jóvenes del mundo y los llamó a vivir el Evangelio hoy, porque los jóvenes no son “mañana”. No, son el “hoy” para el “mañana”. No son “mientras tanto”, son hoy, ahora, de la Iglesia y del mundo. Y he apelado a la responsabilidad de los adultos, para que las nuevas generaciones no carezcan de educación, trabajo, comunidad y familia. Y esto es clave actualmente en el mundo, porque estas cosas faltan.

Encuentro con los obispos
El papa Francisco recordó también la reunión con los obispos de América Central, “un momento de especial consuelo” durante el encuentro se enfocó el testimonio del santo obispo Oscar Romero; y la consagración del altar de la catedral restaurada de Santa María La Antigua, “un signo de belleza redescubierta, para la gloria de Dios y para la fe y la fiesta de su pueblo”.

Que la familia de la Iglesia, en Panamá y en todo el mundo, obtenga del Espíritu Santo una fructificación nueva, para que la peregrinación de los jóvenes discípulos misioneros de Jesucristo continúe y se extienda sobre la tierra, concluyó el pontífice.



« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Buenanueva: Una historia de amistad  23.07.2019
El Papa escribe a Assad pidiéndole protección para los civiles  22.07.2019
En el Ángelus, Francisco llamó a conjugar "contemplación y acción"  21.07.2019
El Papa se reunirá con 5.000 jóvenes scout de Europa  20.07.2019
Segundo encuentro del curso “Catequesis del Buen Pastor” en Trenque Lauquen  19.07.2019
El Papa le expresó su cercanía a la madre de Vicent Lambert  19.07.2019
Ante los abusos, el Papa pide un "apostolado de la prevención"  18.07.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton