Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Iglesias Orientales
Medio Oriente no puede seguir siendo un campo de batalla, pidió Francisco
Viernes 1 Feb 2019 | 10:34 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): “Medio Oriente debe convertirse en una tierra de paz, no puede seguir siendo un campo de batalla. La guerra, hija del poder y la miseria, ceda el puesto a la paz, hija del derecho y de la justicia, y que también nuestros hermanos cristianos sean reconocidos como ciudadanos con plenos e iguales derechos”, expresó el papa Francisco en la mañana de hoy, viernes 1 de febrero al recibir a los miembros de la Comisión Conjunta Internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y las Iglesias Ortodoxas Orientales.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El papa Francisco recibió hoy, viernes 1 de febrero a los miembros de la Comisión Conjunta Internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y las Iglesias Ortodoxas Orientales.

Durante la audiencia el pontífice alentó al diálogo teológico recordando que “Dios nos llama a una comunión cada vez más plena”.

El Encuentro con el Santo Padre con los miembros de la Comisión Mixta Internacional para el Diálogo Teológico entre la Iglesia Católica y las Iglesias Ortodoxas Orientales, se celebra todos los años y que cada dos años se reúne en Roma, y este año centraron su reflexión sobre el sacramento del matrimonio.

Francisco destacó en su discurso, que “muchos de ustedes pertenecen a Iglesias de Medio Oriente sometidas de forma terrible a la prueba de la guerra, de la violencia y la persecución”.

“Deseo asegurar –dijo el Papa- a todos los fieles en Medio Oriente mi cercanía, mi pensamiento constante y mi oración para que esas tierras, únicas en el plan salvífico de Dios, después de la larga noche de los conflictos puedan vislumbrar un amanecer de paz”.





“Medio Oriente debe convertirse en una tierra de paz, no puede seguir siendo un campo de batalla. La guerra, hija del poder y la miseria, ceda el puesto a la paz, hija del derecho y de la justicia, y que también nuestros hermanos cristianos sean reconocidos como ciudadanos con plenos e iguales derechos”, expresó Francisco.

“Las vidas de muchos santos de nuestras Iglesias son semillas de paz arrojadas en esas tierras y florecidas en el cielo. Desde allí nos apoyan en nuestro camino hacia la plena comunión, un camino que Dios desea, un camino que nos pide que procedamos no de acuerdo con las conveniencias del momento, sino dóciles a la voluntad del Señor: que ‘todos sean uno’”, reclamó.

“La semilla de esta comunión, también gracias a su precioso trabajo, ha brotado y continúa siendo irrigada por la sangre de los testigos de la unidad, por la sangre derramada por los mártires de nuestro tiempo: miembros de diferentes Iglesias que, unidas por el sufrimiento común por el nombre de Jesús, ahora comparten la misma gloria”.

Por otro lado, el Papa agradeció los esfuerzos de los miembros de la Comisión por su esfuerzo para que católicos y ortodoxos puedan “caminar por los senderos de la unidad y hacerlo con un ánimo fraterno”.

Francisco aseguró que este diálogo “ilustra bien de qué modo entre Oriente y Occidente las diferentes fórmulas teológicas a menudo no sólo no se oponen, sino que se complementa, tal y como declaró el Concilio Vaticano II”.

“Rezo y los animo a que su actual reflexión sobre los sacramentos pueda ayudarnos a proseguir en el recorrido hacia la comunión plena, hacia la celebración común de la santa Eucaristía”. En concreto, destacó el que en este XVI sesión de la Comisión se haya reflexionado “sobre el sacramento del matrimonio”.

Francisco aseguró que “me gusta pensar en lo que afirma el Génesis: ‘Dios creó al hombre a su imagen: hombre y mujer los creó’. El hombre es plenamente una imagen de Dios no cuando se encuentra solo, sino cundo vive en la comunión estable del amor, porque Dios es comunión de amor”.

“Estoy convencido de que su trabajo, desarrollado en un clima de gran concordia, irá en beneficio de la familia de los hijos de Dios, la esposa de Cristo, que deseamos presentar al Señor sin mancha ni arruga, sin heridas y sin divisiones, sino en la belleza de la comunión plena”. +





« Volver
Noticias relacionadas:
Inauguran el pesebre y encienden el árbol de Navidad en la Plaza de San Pedro  05.12.2019
El Video del Papa: “Cada niño que sufre es un grito que se eleva a Dios”  05.12.2019
El pesebre nos recuerda lo que realmente es la Navidad, dijo Francisco  05.12.2019
El Papa: La Mariología alimenta el diálogo entre culturas, la fraternidad y la paz  05.12.2019
Jubileo sacerdotal del Papa: La iglesias romanas rezarán una oración especial  05.12.2019
El día de la Inmaculada Concepción el Papa homenajeará a la Virgen en Roma  05.12.2019
El C6 ultima aspectos de la nueva constitución apostólica sobre la Curia Romana  04.12.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton