Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Abusos
Benedicto XVI: La Iglesia y el escándalo del abuso sexual
Jueves 11 Abr 2019 | 12:02 pm
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa emérito Benedicto XVI rompe el silencio. Y lo hace sobre un tema que siempre estuvo muy cerca de su corazón: la lucha contra la pedofilia del clero. Inspirado en la reunión de febrero pasado sobre la protección de los menores en la Iglesia promovida por el papa Francisco. El papa emérito “quiere hacer su contribución a esta misión” y lo hace en un largo artículo “La Iglesia y el escándalo del abuso sexual”, de dieciocho páginas y media publicado en el semanario alemán Klerusblatt.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El papa emérito Benedicto XVI rompe el silencio. Y lo hace sobre un tema que siempre estuvo muy cerca de su corazón: la lucha contra la pedofilia del clero. Inspirado en la reunión de febrero pasado sobre la protección de los menores en la Iglesia promovida por el papa Francisco.

El papa emérito “quiere hacer su contribución a esta misión” y lo hace en un largo artículo de dieciocho páginas y media publicado en el semanario alemán Klerusblatt. Una decisión que el propio Ratzinger, pocos días antes de cumplir 92 años, revela que tomó después de haber informado al papa Francisco, a quien agradece “por todo lo que hace”, y al Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin.

El texto se divide en tres partes. En la primera parte, Ratzinger habla sobre el contexto social, la revolución sexual comenzó en los años sesenta. Es en este período, escribe, que la pedofilia fue considerada “como permitida” y también “conveniente”. En este período se produce “el colapso de las vocaciones sacerdotales” y “el enorme número de renuncias al estado clerical”, junto con el “colapso de la teología moral católica” que, según Benedicto XVI, comienza a ceder a las tentaciones relativistas.

Tentación relativista
Según cierta teología –observa el papa emérito- “ni siquiera podría haber algo absolutamente bueno, y mucho menos algo siempre malo, sino solo evaluaciones relativas. Ya no existía lo bueno, sino solo lo que es relativamente mejor en ese momento y dependiendo de las circunstancias “.

Ratzinger cita la Declaración de Colonia de 1989, firmada por 15 teólogos católicos, que se transforma “en una protesta contra el magisterio de la Iglesia” y contra Juan Pablo II. En este período nació la encíclica Veritatis splendor, publicada en 1993, que contiene “la afirmación de que hay acciones que nunca pueden ser buenas”. “En amplias áreas de la teología moral”, agrega, “la tesis desarrolla que la Iglesia no tiene o puede tener su propia moralidad”, una concepción, observa, que “pone en tela de juicio la autoridad de la Iglesia en el campo moral” y en resumen, “la obliga a silenciar justo donde está en juego la línea entre la verdad y la mentira”.





Consecuencias en los seminarios.
En la segunda parte del texto, el papa emérito habla sobre las consecuencias de este proceso en la formación y la vida de los sacerdotes. “En varios seminarios, escribe, se formaron clubes de homosexuales que actuaron más o menos abiertamente”. “La Santa Sede conocía estos problemas, sin ser informada en detalle”. “El sentimiento de reconciliación se entendió de hecho como una actitud crítica o negativa hacia la tradición vigente hasta ese momento, que ahora tenía que ser reemplazada por una nueva relación, radicalmente abierta, con el mundo” hasta “desarrollar una nueva especie. «catolicidad moderna».

La respuesta de la Iglesia al abuso.
Benedicto XVI señala que el tema de la pedofilia, en la medida en que lo recuerda, “se volvió acalorado solo en la segunda mitad de la década de los ochenta” y al principio se aborda de manera suave y lenta, garantizando en particular los derechos del acusado, haciendo que las condenas sean casi imposibles. Por esta razón, está de acuerdo con Juan Pablo II en la oportunidad de atribuir la competencia del maltrato infantil a la Congregación para la Doctrina de la Fe, a fin de que “legítimamente pueda imponer la pena máxima”, a través de “un juicio penal real”: el despido de estado clerical Sin embargo, hubo retrasos que “debían evitarse”. Para esto -observó- “el papa Francisco ha emprendido reformas adicionales”.

El antídoto al mal está en abandonarse al amor de Dios
En la tercera parte del texto, Benedicto XVI pregunta cuáles son las respuestas correctas de la Iglesia. “El antídoto contra el mal que nos amenaza y el mundo entero, afirma, solo puede consistir en el hecho de que nos abandonemos” al amor de Dios: “Este es el verdadero antídoto contra el mal”. “Un mundo sin Dios no puede ser más que un mundo sin sentido”, en el que ya no existen “los criterios del bien y el mal”, sino solo la ley de los más fuertes: “El poder se convierte en el único principio”. La verdad no importa, de hecho no existe realmente”.

Fuerte acusación contra la sociedad occidental “en la que Dios está ausente en la esfera pública y por lo que no tiene nada más que decir. Y por esta razón es una sociedad en la que el criterio y la medida del ser humano se pierden cada vez más “y lo que es malo y puede destruir al hombre” puede volverse “obvio”, como en el caso de la pedofilia: “Teorizado, aún no tan largo Hace, como es totalmente correcto, se ha extendido más y más “. La respuesta a todo esto, escribe, es volver “de nuevo a aprender a reconocer a Dios como el fundamento de nuestra vida”.

Fe en la Eucaristía
En esta perspectiva de regreso a Dios, el papa emérito también habla de la necesidad de renovar la fe en la Eucaristía, a menudo degradada a un “gesto ceremonial” que destruye “la grandeza del misterio” de la muerte y resurrección de Cristo. En cambio, es necesario “entender nuevamente la grandeza de su pasión, de su sacrificio. Y debemos hacer todo lo posible para proteger el don de la Sagrada Eucaristía del abuso “.
No hay esperanza de una Iglesia hecha por nosotros.

“Si reflexionamos sobre qué hacer, explica, está claro que no necesitamos que inventemos otra Iglesia”. “Hoy, la Iglesia es vista en gran parte solo como un tipo de aparato político”. “La crisis causada por muchos casos de abuso por parte de los sacerdotes nos lleva a considerar a la Iglesia incluso como algo miserable que definitivamente debemos tomar en nuestras manos y entrenar de una manera nueva. Pero una Iglesia hecha por nosotros no puede representar ninguna esperanza “.

Las mentiras del diablo
Benedicto XVI indica la acción del diablo, el acusador que “quiere probar que no hay hombres justos”, denigrando incluso a Dios: “No, incluso hoy en día la Iglesia no consiste solo en peces malvados y cizaña. La Iglesia de Dios también es hoy, e incluso hoy es el instrumento con el que Dios nos salva. Es muy importante contrastar toda la verdad con las mentiras y medias verdades del diablo: sí, hay pecado y maldad en la Iglesia. Pero incluso hoy en día existe también la santa Iglesia que es indestructible”. “La Iglesia de hoy es como nunca antes una Iglesia de mártires y, por lo tanto, testigo del Dios vivo”.

El papa Francisco muestra que la luz de Dios no se ha desvanecido
Al final del texto, el papa emérito observa que “ver y encontrar a la Iglesia viva es una tarea maravillosa que nos fortalece y que siempre nos hace alegrarnos en la fe”. Y concluye expresando su gratitud al Papa Francisco por lo que está haciendo para mostrar a todos que la luz de Dios aún hoy no se ha desvanecido: “¡Gracias, Santo Padre!”.+

» Texto completo del artículo de Benedicto XVI





« Volver
Noticias relacionadas:
“Los 92 años de Benedicto y ese 'camino penitencial' que une a dos pontificados”  15.04.2019
Francisco visitó a Benedicto XVI por la Pascua y por su cumpleaños  15.04.2019
La Iglesia japonesa tiene un compromiso ‘serio y transparente’ contra los abusos  16.04.2019
Cuestionan interpretación tendenciosa de un recurso en un caso de abusos en Mendoza  10.04.2019
Ratifican que el párroco de Necochea no tiene denuncias de abusos en su contra  08.04.2019
Excluyen del estado clerical a un sacerdote marplatense denunciado por abusos  08.04.2019
Monasterio del Cristo Orante: Precisiones del arzobispado de Mendoza sobre la causa  05.04.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton