Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Mons. Aguer: El reinado de Jesús
Martes 16 Abr 2019 | 08:58 am
« Volver
La Plata (Buenos Aires) (AICA): Con motivo de la celebración del Domingo de Ramos, el arzobispo emérito de La Plata, Mons. Héctor Aguer, se refirió al “Reinado de Jesús” y a “dar testimonio de que Jesús es el Rey de cielos y tierra y de que Él debe reinar”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Con motivo del inicio de la Semana Santa con el Domingo de Ramos, el arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer, se refirió al “Reinado de Jesús” y a “dar testimonio de que Jesús es el Rey de cielos y tierra y de que Él debe reinar”. Un día ocurrirá y es bueno que se vayan preparando los que ahora creen ser los dominadores del mundo, en el orden global, en el orden nacional, porque algún día eso se acabará y todos reconocerán que Jesús es el Rey y querrán hacerse miembros de ese Reino”.

“Con la celebración del Domingo de Ramos -comenzó diciendo el prelado- se inicia ese conjunto de liturgias que constituye el centro de la fe cristiana ejercida como culto de Dios”. Y sobre este domingo realizó una catequesis histórico religiosa.

“Vamos a decir algo acerca de la historia del Domingo de Ramos. Toda la vida de Jesús, como la cuentan los Evangelios, ha sido una especie de subida hacia Jerusalén. Sobre todo es el Evangelio de San Lucas el que recalca eso. Su vida en el sentido real trascurre en Galilea y el Mar de Tiberíades, que está a unos 200 metros bajo el nivel del mar, y en cambio Jerusalén está como a 760 metros arriba del nivel del mar. Jesús ha ido subiendo. Pero esa subida era también una subida hacia el Padre, una subida hacia la nueva situación pascual. Hay numerosas profecías del Antiguo Testamento que se refieren a la realeza y que el pueblo interpreta referidas a la realeza de Jesús. También los Apóstoles. Cuando Jesús está cerca de Jerusalén manda a buscar un burrito y se sienta sobre él. David cuando quiso consagrar a Salomón como sucesor suyo lo mandó a sentar en su burra real y hacer que el pueblo lo aclamara como rey. Jesús entra a Jerusalén y es aclamado como rey”.



“Vean esa palabra que nosotros repetimos en la misa: “hosanna, hosanna en la alturas”. Hosanna significa, en hebreo, “ven, ayúdanos” pero ahí se convierte en un grito de alegría. Si uno lee los relatos de los evangelios de la entrada en Jerusalén fue eso, fue una extraordinaria algarada. El pueblo de Israel reconoce en Jesús al Mesías prometido, al descendiente de David que debe reinar en Jerusalén”.

“Jesús no aparece como uno de los reyes de ahora, ni de antes, sino como un rey manso, sentado en ese burrito, casi calladamente, sin decir nada, y deja hacer. Pero reconoce que Él es Rey y marcha hacia ese lugar donde va a reinar, va a instaurar su reino de una manera paradojal porque esa gente que lo aclama con esas expresiones de “Hosanna al Hijo de David, Hosanna en las alturas”, muchísimos de ellos estuvieron unos días después, el Viernes Santo, gritando para que sea crucificado. En realidad estaban diciendo que la verdadera subida de Jesús era la subida a la Cruz y más allá de la Cruz la subida a la Resurrección, a la diestra del Padre desde donde va a venir como juez y entonces sí instaurar su reino”.

“Éste carácter del Reino de Jesús, esta mansedumbre del Reino de Jesús, es una lección para nosotros. Si uno mira la sociedad en la que vivimos, no sólo en la Argentina sino en el mundo, ¿podemos decir que Jesús reina en los corazones, que reina en las familias, que en la sociedad se hace caso de Él, que se sigue la Ley de Dios? Yo diría que más bien todo lo contrario”.

Monseñor Aguer prosiguió diciendo que “Nosotros tenemos que dar testimonio de Jesús, de su realeza, tenemos que evangelizar como los últimos Papas lo han dicho claramente pero siempre con esa mansedumbre que es propia de Cristo. El Reino de Cristo no se impone con la violencia y el papa Benedicto XVI lo dijo maravillosamente en su discurso en la Universidad de Ratisbona el 12 de septiembre de 2006, al sostener que no se impone por la violencia el Reino de Cristo sino que se impone por el testimonio de nuestra fe y de nuestro amor. Ahora sí, si nos callamos la boca y nos dejamos tragar por el mundo, si vivimos como todo el mundo, entonces no pasa nada”.



“Esa entrada triunfal de Jesús en Jerusalén se repite en la Iglesia, en los miembros de la Iglesia que van acompañando al Señor haciéndolo conocer: “Sí, Él es el Rey de Cielos y Tierra”. Es como dijo Jesús en el Evangelio de Juan cuando le pregunta Pilato asombrado: “¿Pero cómo, entonces Tú eres Rey? Y Jesús le responde: “Sí, yo soy Rey, para esto nací, para esto vine al mundo, para dar testimonio de la verdad”.

“En este comienzo de la Semana Santa -concluyó monseñor Aguer- démonos cuenta de que es algo que nos interpela personalmente: dar testimonio de la verdad de que Jesús es el Rey de Cielos y Tierra y de que Él debe reinar. Es necesario que Él reine –dice San Pablo- hasta que todas las cosas sean puestas bajo sus pies. Un día ocurrirá y es bueno que se vayan preparando los que ahora creen ser los dominadores del mundo, en el orden global, en el orden nacional, porque algún día eso se acabará y algún día todos reconocerán que Jesús es el Rey y querrán hacerse miembros de ese Reino. Ojalá puedan”.+

« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Aguer: "Platón, Concilio, educación y música sagrada"  23.05.2019
Se desarrolló en La Plata un nuevo encuentro del Clero Joven  23.05.2019
Jornada del Buen Pastor en el seminario platense  17.05.2019
Cientos de jóvenes en las charlas de Mons. Aguer en San Luis  15.05.2019
Mons. Fernández en Luján: "Por amor a María, cuidemos con cariño nuestra Iglesia"  13.05.2019
Camino a una nueva Pastoral Juvenil a la luz de Christus Vivit  10.05.2019
El arzobispo de La Plata con dirigentes políticos para encaminar el desarrollo regional  08.05.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton