Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Semana Santa
En Pascua, los obispos argentinos animan a renovar la esperanza
Lunes 22 Abr 2019 | 07:52 am
« Volver
Buenos Aires (AICA): En el marco de una nueva Semana Santa, los obispos argentinos se acercaron a los fieles con mensajes y reflexiones alusivas a la Pascua. Desde distintos puntos del país, celebraron la resurrección y animaron a las comunidades a vivir este tiempo cerca de Jesús.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Los obispos argentinos expresaron sus pensamientos y deseos en el marco de una nueva Semana Santa. Con mensajes dirigidos a las comunidades, invitaron a los fieles a vivir este tiempo unidos a Jesús, y a renovar la fe y la vocación cristiana.

Obispos de la Región Buenos Aires
“Queremos caminar hacia la Pascua sabiendo que no es solamente un recuerdo, que la Pasión de Cristo también se prolonga hoy, en tantos hermanos que sufren, que padecen. Se prolonga también en aquellos hermanos que fueron capaces de dar la vida por Jesús y ser testigos compartiendo su Pasión, como los mártires riojanos”.

“Jesús tiene que pasar y bendecir nuestra vida y, en el orden de la fe, tenemos que adherirnos a Él para dar testimonio de la vida cristiana a este mundo que tanto lo necesita. Ojalá que, en tu familia, en tu parroquia, en tu comunidad, pueda ser una Semana Santa llena de vida y de ganas de que Jesús sea realmente nuestra paz”.



Obispos de la Región Centro
“Estamos entrando en la Semana Santa, la Pascua de Jesús, el triunfo de la vida. Nuestras comunidades cristianas de nuestras seis diócesis están preparando lo mejor para vivir celebraciones que renueven nuestra fe: Cristo nos espera. Como hermanos, queremos celebrar con ustedes”, afirmaron.

Destacando el testimonio de los mártires riojanos, detallaron: “En un momento oscuro de la vida de nuestra Patria, ellos eligieron la fraternidad, cuando otros elegían ponerse como enemigos. “Recibamos su mensaje de reconciliación y de amor a la vida, esa vida en plenitud que nos regala Jesucristo”, animaron, deseando felices Pascuas para todos.



Obispos Patagónicos
“Celebrar las Pascuas es renovar nuestra vocación de cuidar toda persona, desde su comienzo hasta el momento final. En cada persona deberíamos descubrir la presencia de Jesús, y cómo Él nos lo indicó, en los más sufridos, olvidados y descartados, en aquellos que lo necesitan”, subrayan.

“Qué regalo grande es creer en Cristo Resucitado. Esa fe pascual hace que se desmorone todo pesimismo, desesperanza, resignación que llevan a dejar que la historia fluya por los caminos de la pasividad, del individualismo, del materialismo, de la desconfianza, del olvido y abandono de lo que nos hace verdaderamente felices”, aseguran.



Bahía Blanca
"Cristo Resucitado nos regale la alegría prometida en la Última Cena; esa alegría que nadie podrá quitarnos, porque Él vino para que tengamos Vida, Vida en abundancia. Bien decimos cuando celebramos el Misterio de la Pascua: 'Por la cruz, a la luz'.¡Feliz Pascua de Resurrección!", deseó monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa.

Buenos Aires
El arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, recordó que “la Resurrección de Jesús es la noticia más esperanzadora de la humanidad. Él, en la cruz, venció todas las sombras de muerte y por eso todo es posible para Dios”, destacó. “Los cristianos celebramos una Pascua de la vida y del amor, y siempre habrá un motivo para vivir y amar. Que la Semana Santa nos renueve la fe en Dios, que siempre nos escucha y nos ama”, pidió.



Durante la celebración de la Vigilia Pascual en la catedral metropolitana de Buenos Aires, el obispo auxiliar, monseñor Enrique Eguía Seguí, expresó: “Las vendas y el sudario que cubrieron sus heridas fueron signos y expresión del amor, porque así amó Jesús, sanando heridas, salvándonos con su amor. Esta experiencia de María Magdalena y de los discípulos sale hoy a nuestro encuentro, y si nosotros somos testigos fieles de la resurrección de Cristo, tenemos que vivir este acontecimiento como una experiencia que debe movilizar nuestra vida”.

“Conociendo esta gran noticia, tenemos que salir corriendo, si queremos vivir como resucitados, tenemos que hacer lo mismo que esta mujer y los discípulos: salir corriendo a dar testimonio de este maravilloso acontecimiento, de saber que Dios nos ama tanto, que envía a un sanador herido para sanar nuestras heridas y salvarnos. Tenemos que salir corriendo a dar testimonio, con las vendas de nuestro amor, a sanar y curar las heridas de nuestros hermanos”

Corrientes
"La Pascua cristiana es la fiesta de la vida, de la vida nueva que no acabará nunca. Por eso, renovemos gozosos nuestra fe en Jesucristo muerto y resucitado", animó el arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap. "En Él fuimos bautizados y enviados a la misión. Que nuestros sentimientos, palabras y acciones den testimonio alegre y valiente de nuestro bautismo. Y que la bienaventurada Virgen María nos acompañe y proteja siempre", rogó. »Texto completo del mensaje



La Plata
“Cuando miremos a Jesús crucificado, tiene que llegar un momento en que la propia mirada se una a su mirada. Así veremos que él levanta la cabeza y contempla a todos los abandonados, excluidos, explotados, desesperados, y nos pide que seamos sus instrumentos para acercarles alivio y liberación”, señaló el arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández.

“En ese momento podremos tomarnos en serio su Palabra que nos dice: ‘Cuando des un banquete invitá a los pobres, a los lisiados, a los paralíticos, a los ciegos’. Si podemos hacerlo, será la señal de que la indiferencia cómoda y egoísta de nuestra época no ha logrado penetrarnos las entrañas”, afirmó.

Durante la solemne Vigilia Pascual, el prelado aseguró: “Con Cristo vivo siempre podemos renacer y a pesar de que en algunos días creamos que nos morimos de angustia, de dolor y temor, con Él renacemos siempre, es eterno viviente y abrazados a Él vivimos”.

“Con Jesús podemos atravesarlo todo, cualquier forma de violencia, de temor, de muerte y Él está allí”, manifestó Mons. Fernández, quien también instó a los fieles a pensar que “con Jesús vivo nuestro corazón está asentado en una base firme, segura. Es una seguridad que se mantiene a pesar de todo”, sostuvo.



Mendoza
“Las vendas por el piso, las piedras corridas del sepulcro abierto, la vida llena de luz derramada sobre el mundo: Cristo vive. La buena noticia de la Resurrección palpitando en la voz y los corazones de los discípulos, ahora es nuestra para llevarla a todos. Les deseo una muy feliz Pascua. Dios los bendiga con la alegría grande de la resurrección de su hijo. Que nos siga alentando a ser Iglesia sinodal, Iglesia en camino, Iglesia fraterna y misionera. En Jesús, el Testigo fiel, nuestro Hermano y Salvador, los abrazo mientras imploro sobre todos, la tierna intercesión de nuestra Santísima Madre del Rosario, nuestra Señora de la Pascua”, deseó el arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo. » Texto completo de la homilía



Resistencia
El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Alfredo Dus, recordó a los fieles: “Él está en ti. Él está contigo y nunca se va. Por más que te alejes, allí está el Resucitado, llamándote y esperándote para volver a empezar. Cuando te sientas avejentado por la tristeza, los rencores, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará allí para devolverte la fuerza y la esperanza”.

“Con Él vivimos, y su Espíritu nos impulsa a la entrega despojada, al servicio humilde y verdadero; en especial con la mirada en quienes sufren necesidades y dificultades que hieren la vida y buscan una mano tendida que mitigue su dolor, una respuesta entre sus hermanos, compartiendo nuestros bienes espirituales y materiales”, alentó. » Texto completo de la homilía



Rosario
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, recordó que hoy volvemos a refrescar, volvemos a hacer presente la gran noticia de la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, “vencedor de las tinieblas del pecado y de la muerte, y por lo tanto la esperanza para todos los hombres, la esperanza para nuestro corazón herido”. En ese sentido, deseó a los fieles “que puedan vivir una verdadera fiest llena de gozo y de paz, porque celebramos el triunfo de Nuestro Señor Jesucristo, que es definitivo”.



Salta
En la homilía de la solemne Vigilia Pascual, el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, afirmó: "La Resurrección no constituye una fuente de triunfalismo, constituye una provocación, generación tras generación, para renovar esa lucha constante entre el hombre viejo y el hombre nuevo; lucha que pasa por el corazón de cada hombre y que pasa por la humanidad. Cantamos entonces: ¡El Señor ha resucitado, cantemos el Aleluya, proclamemos la alegría! ¡Invitémonos a la esperanza aún en medio de las dificultades!". » Texto completo de la homilía

Tucumán
El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, afirmó: “Jesucristo, el Señor, el hijo de Dios, que estuvo crucificado, ha resucitado nuestra esperanza en la vida para siempre”.

“Jesús es nuestra esperanza, Jesús es la vida para siempre que ofrece a toda la humanidad. Renovemos en esta Pascua nuestra consagración bautismal para identificarnos cada día más con Cristo, para que tengamos sus mismos gestos, su misma actitud, su misma manera de pensar, con una firme convicción”, expresó, destacando la importancia de “abrirnos a nuestros hermanos para descubrir sus necesidades, para escucharlos, comprenderlos, poder contenerlos, ayudarlos y servirlos”.



Avellaneda-Lanús
Con el título “¡Confiemos! Cristo ha resucitado”, el obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Oscar Frassia, envió un mensaje a los fieles en el que recuerda el anuncio de la Pascua: “Cristo fue crucificado, murió y resucitó, y no morirá de nuevo. Ha abierto la puerta hacia una nueva vida. Esta realidad es la definitiva. Ha definido la orientación y el sentido de la historia de la humanidad. Una historia que tenemos que ver desde la fe”, aseguró.

“Con la resurrección de Cristo, más allá de las apariencias de la viejas escenas, del rencor, del egoísmo, del olvido del otro, comenzó a afirmarse la realidad nueva y eterna, y el Reino de Dios con su eficacia está en medio nuestro, cierto, no con su plena visibilidad, pero en todo su vigor, cuando con fe y libertad confesamos que Cristo Resucitó, y nos donó su vida”, añadió, recordando el llamado a participar de su vida y salvación.

“El Paso de Cristo por nuestra vida debe superar nuestros enconos, desconfianzas, amarguras y resentimientos. Es urgente aprender a perdonar, pero de verdad y no solo de palabra. Es preciso buscar la voluntad de Dios y llevarla hasta el final. Solo la verdad nos obtiene la verdadera libertad”, afirmó, deseando felices Pascuas de Resurrección “y que nuestra querida Nación Argentina, con la gracia de Dios, sea una gran Nación, que sepa tener en cuenta a todos, en especial a los más pobres y que el amor y el respeto sea siempre nuestro sustento”. » Texto completo del mensaje

Catamarca
“‘¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado’. En el año de la Espiritualidad de los Discípulos Misioneros, camino al Jubileo por los 400 años de la presencia de la Santísima Virgen del Valle entre nosotros, les deseo una bendecida Pascua de Resurrección. Que el Señor Resucitado renueve nuestra fe para transmitirla con alegría y paz en el corazón”, deseó monseñor Luis Urbanc.

Castrense
"Esperanza, alegría, anuncio, esto es lo que renovamos en esta Pascua", afirmó el obispo castrense de la Argentina, monseñor Santiago Olivera. "Celebramos en una nueva Pascua en la alegría de saber que Jesús ha vencido a la muerte, que ha vencido el pecado, que le da sentido a nuestra fe. Más allá de las circunstancias en que vivamos, Jesús vive con nosotros, Él nos da sentido a nuestra existencia, alegrémonos a todos", sostuvo.



Chascomús
“El mal, el dolor, las injusticias, la muerte, especialmente cuando toca a los inocentes, en una palabra, el desprecio por la vida y los derechos de la persona humana, ponen a dura prueba nuestra fe y es entonces y allí cuando necesitamos purificar toda concepción falsa de Dios y descubrir su verdadero rostro: el de un Dios que en Cristo Crucificado y Resucitado ha cargado y sanado las llagas de una humanidad herida”, reconoció el obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa, en su mensaje pascual.

“La Pascua renueva la esperanza y nos compromete a todos, especialmente a las personas públicas a dar signos contundentes de honestidad, servicio al bien común y solidaridad”, advirtió, y recordando la observación de San Agustín, afirmó: “La esperanza tiene dos hermosos hijos: La ira y el valor. La ira para indignarse por la realidad y el valor para enfrentar esa realidad e intentar cambiarla”.

“Necesitamos el don de una fe probada por la pasión y muerte de Jesús, confirmada por el encuentro con el Resucitado y que renace en el contacto con las llagas de Cristo que el Resucitado sigue mostrándonos en los pobres, los débiles, los que sufren, ante los cuales debemos inclinarnos para ver, seguir, encontrar, servir y amar a Jesús”, concluyó. » Texto completo del mensaje

Concordia
“¡Jesús ha resucitado! Es el triunfo de la Vida sobre la muerte, de la Gracia sobre el pecado, de la Luz sobre las tinieblas. La celebración de la Pascua da un sentido nuevo a nuestro presente: somos peregrinos, y el don de una meta de gloria y de eterna bienaventuranza nos es ofrecido y adelantado en la Resurrección de Jesús. Les deseo una bendecida y santa Pascua en el Señor Glorioso, que nos dice: ‘Yo hago nuevas todas las cosas’. ¡Que la Luz de Cristo brille en cada corazón, en cada familia, en cada comunidad, en la sociedad toda!”, deseó el obispo de Concordia, monseñor Luis Armando Collazuol.

Cruz del Eje
El obispo de Cruz del Eje, monseñor Ricardo Araya, aseguró que “la Pascua ilumina la historia de los pueblos y la propia historia”, y pidió a Dios “que llene con su luz la vida de nuestras parroquias y capillas, que llene con la fuerza de su resurrección a toda nuestra diócesis”, rezando especialmente por “los enfermos, la gente de la zona rural y los jóvenes”. Los cristianos, recordó, “somos testigos de que Cristo sigue vivo porque somos el pueblo de Dios, que nació en el bautismo. Renovemos nuestro compromiso, digámosle ‘queremos ser tu pueblo fiel’”, animó.



Gregorio de Laferrere
Las palabras de Cristo resucitado son “Alégrense, no teman”. Esta semana santa, el Lunes Santo, los cristianos de todo el mundo nos conmovimos viendo incendiarse la catedral de Notre Dame, de París. Nos conmocionó a todos. Cuánto más grande habrá sido la conmoción de los discípulos, de los apóstoles a ver que Jesús moría en la cruz. Y hoy nos dice “Alégrense, no teman”, porque Él nos trae la esperanza, porque Él ha vencido a la muerte, resucitando, para que caminemos por nuevos caminos, por caminos de vida nueva. Para que seamos testigos de la alegría, testigos de la esperanza.

Como cada semana santa, celebramos la alegría de que Cristo vive, que está en medio nuestro, y que nos llama a construir un mundo nuevo y mejor. Feliz Pascua.

Goya
En su mensaje con motivo de la Pascua, el obispo de Goya, monseñor Adolgo Ramón Canecín, recordó: “San Pablo nos dice: ‘Dios quiere actuar en nosotros con el mismo poder que empleó para resucitar a Jesucristo de entre los muertos’. ¡Permitámosle! ¡Pasaremos de la muerte a la vida! ¡Resucitarán nuestros corazones y se transformará la realidad! ¡Acontecerán los cielos nuevos y la tierra nueva!”, animó.

En ese sentido, propuso: “Propiciemos decidida y creativamente, por todos los medios y en todo tiempo, la experiencia del encuentro personal y comunitario, del corazón y las estructuras- eclesiales y sociales- con el Resucitado. Aprovechemos intensamente el Tiempo Pascual que la liturgia nos ofrece para disfrutar de la presencia del Resucitado, llevando su Luz a todos los rincones de la diócesis a través del ejercicio del Santo Vía Lucis”. » Texto completo del mensaje

Lomas de Zamora
“Los peregrinos de Emaús son caminantes, son viajeros con Jesús, de este camino de esperanza. Ellos van tristes y van a veces también con la cabeza gacha y resignados”, señaló el obispo de Lomas de Zamora, monseñor Jorge Lugones SJ. “Hoy también nuestro pueblo de Dios está muchas veces resignado, entristecido por la pobreza, la violencia, la inseguridad, la falta de trabajo, también la violencia familiar. Sin embargo, Jesús nos quiere seguir haciendo caminar por un camino que tenga esperanza, porque la Pascua es un camino de esperanza. Por eso la espera tiene una nota que es confiada, una espera confiada en Jesús”, afirmó. “Pidamos la gracia de que todos puedan celebrar una Pascua en esperanza”, deseó.



Mar del Plata
El obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, recordó que “la Pascua es un Paso, el paso de la muerte a la vida”. En ese sentido, invitó a los fieles a dejar que Cristo “pueda pasar por tu corazón y por tu vida, por tu historia, tu familia y todas tus circunstancias. Eso es celebrar la Pascua abrir el corazón al Señor para que el Señor con todo lo bueno que viene a traerte, pueda pasar por tu vida”, afirmó.

En la Vigilia Pascual, el prelado añadió: “Él viene a Iluminar la oscuridad y la tiniebla que hoy podemos percibir a nivel personal, comunitario, social con tantos problemas e injusticias. Dejá iluminar por Cristo, eso que en tu vida tenés que discernir en este momento. Él es la luz y te dará la claridad necesaria para que puedas discernir el camino que tenés que transitar”, animó a los fieles.



Morón
En el marco del primer sínodo diocesano y en vísperas de la beatificación de los mártires riojanos, el obispo de Morón, monseñor Jorge Vázquez, deseó a los fieles una muy feliz Pascua de Resurrección, anunciando con fuerza: “Ha resucitado Cristo nuestra esperanza”.

“Él está vivo y transita con nosotros los caminos de la historia, los caminos de la vida de todos los hombres y mujeres de este pueblo que sufre, que goza, que lucha, que busca un futuro mejor, un pueblo que valora el Bautismo y ama a la Virgen. Un pueblo que quiere caminar en la esperanza”, señaló.

“Brilla la luz y se enciende la esperanza porque Él vive. Entonces tiene sentido salir al camino para compartir la luz, tiene sentido la misión, el testimonio; tiene sentido convertirnos en portadores de la alegría del Evangelio, en instrumentos de la fuerza de la Resurrección”, aseguró. “Caminemos Juntos compartiendo con todos la alegría y la esperanza de Cristo Resucitado”, animó. » Texto completo del mensaje

Orán
“La Pascua es el nuevo grito en la historia: ‘La vida es más fuerte que la muerte’, es la presencia del Resucitado que nos da un nuevo sentido. Es una nueva luz para la multitud de descartados de toda posibilidad de vida digna y para los agobiados por las realidades de muerte que cotidianamente acechan sus vidas”, aseguró el obispo de Orán, monseñor Luis Antonio Scozzina OFM.

“El grito: ‘Jesús vive’ se convierte en un momento de luz y de confianza. La rigidez de la tumba se ha transformado en un jardín en flor. Los obstáculos que nos detienen en la vida, se disipan”, afirmó. “Hoy cuando muchos sólo ahondan en las heridas del pasado, el camino de la resurrección nos enseña que la vida es más fuerte que toda llaga o impedimento”.

Ante la situaciones agobiantes de tristeza y dolor por la falta de un trabajo digno, un techo y el pan de cada día; “el anuncio del Resucitado nos hace solidarios con todos en la búsqueda un futuro más digno, más humano”, sostuvo.

Posadas
En la homilía de la misa de Pascua, el obispo de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, animó a los fieles a la esperanza: “Tenemos que ser cristianos que creamos en un Dios vivo, tenemos que tener esperanza y fe, para poder anunciar que Dios vive, que Jesucristo, el Señor vive y esa es nuestra misión. Ser testigos de la Esperanza, porque en la Pascua vivimos la esperanza de que aquél que murió resucitó”.

Quilmes
Los obispos de Quilmes, monseñor Carlos José Tissera y monseñor Marcelo Margni, señalaron que “durante estos días, el pueblo de Dios fija sus ojos en Jesús que camina resueltamente a la Cruz, por amor a cada uno y al Padre Dios”.

“¡El vive y te quiere vivo!”, exclamaron, citando al papa Francisco. “Los momentos tristes que estamos viviendo los argentinos, donde lo que crece cada día es la pobreza y el dolor al ver que se cierran las fuentes de trabajo, queremos reanimarnos desde lo más rico que tenemos y que nadie nos podrá robar: la fe y la esperanza cristiana”, alentaron.

Rafaela
“Hoy en la Pascua vuelve el Padre Dios a decirnos, y no solo con palabras, sino también con hechos, como es la Resurrección de Jesucristo: “Les daré un corazón nuevo, y pondré en ustedes un espíritu nuevo: les arrancaré de su cuerpo el corazón de piedra y les daré un corazón de carne”, expresó en la homilía de la Vigilia Pascual monseñor Luis Fernández.

“La gracia de la Pascua llegue a nuestro a corazón y todos nosotros y el mundo entero pueda admirarse y asombrase, ante esta Vida Nueva de la Pascua del Señor y la humanidad recuperar la alegría y la esperanza, tan necesarias para vivir como hermanos y en paz”, deseó. » Texto completo de la homilía



Reconquista
El obispo de Reconquista, monseñor Ángel José Macín, deseó afectuosamente a los fieles “que el paso de la muerte a la vida, de la tristeza a la esperanza, de la decepción a la alegría sean una experiencia personal y comunitaria, que tiene su fuente en nuestra fe en el Cristo Resucitado”.

“A pocos días de iniciar mi visita a las tumbas de los Apóstoles, y al Santo Padre Francisco, para renovar nuestra comunión con toda la Iglesia y nuestra sintonía espiritual con su persona, saludo a todos con gran afecto, los llevo en mi corazón y les dejo mi bendición”, expresó.

Río Gallegos
El obispo de Río Gallegos, monseñor Jorge García Cuerva, deseó que la resurrección de Jesús “nos ponga en movimiento, nos impulse, nos aliente, nos haga correr al encuentro de tantos hermanos necesitados de la alegría de la Pascua; que nos transforme en testigos fervorosos, audaces, que sin miedo, corren las piedras de la muerte; entregados a la misión, convencidos que todo puede cambiar, que Jesús está vivo y camina con nosotros; y que Él es la fuente profunda de nuestra esperanza”.

“Que el olor de la muerte y el fracaso no se nos clave como un arpón en nuestra vida. Nos dice el Papa Francisco no huyamos de la resurrección de Jesús, nunca nos declaremos muertos, pase lo que pase; ¡que nada pueda más que su vida que nos lanza hacia adelante!”, añadió. » Texto completo del mensaje

San Francisco
El obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, exclamó: "¡Jesús resucitado está en medio de nosotros!¡Tenemos que decirlo a todos!¡No lo podemos callar o esconder!¡Hay que ponerse en camino!¡Esta experiencia se tiene que hacer palabra, gesto, testimonio y compromiso de vida!".

"Queridos amigos y hermanos: Les deseo, de corazón, que experimentemos el gozo de la Pascua; pero, sobre todo, que nos dejemos ganar por el impulso de querer contar lo que Dios nos ha hecho vivir: contar a Jesús, su Evangelio, su Esperanza", animó. » Texto completo del mensaje



San Isidro
El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, expresó: “Nos duele tanta oscuridad en el plano social, tanto sombra y sin embargo Cristo resucito y esto quiere decir ‘Te cambio el corazón y apuesto por vos, sigo creyendo en vos’”.

“Nos vamos sosteniendo mutuamente en la esperanza. Tenemos que mirar con admiración la de los más pobres que se levantan todos los días para ganar el pan con el sudor de su frente y también con el sudor del corazón, si pensamos en las condiciones de trabajo tan injustas que vivimos, tan lejanas en algunos casos a la dignidad de las personas”, advirtió.

“A nosotros nos sostiene en la esperanza la resurrección de Jesús porque los cristianos no somos vendedores de fantasía; somos testigos de esperanza y con esta nueva luz, con esta nueva fuerza, le pedimos al Señor con humildad poder transformar este mundo que nos toca vivir y hacerlo más justo, más fraterno, más humano y cristiano”, rezó.



San Justo
En una carta dirigida a los fieles, el obispo de San Justo, monseñor Eduardo García, señaló: “El que se queda en la muerte o salta por encima de la cruz, no podrá reconocer al Resucitado. Creer en la resurrección de Jesucristo es mucho más que confesar que Dios lo sacó del sepulcro: es reconocer que el proyecto de Dios se puede realizar, y se realiza, en cada hombre, ahora solo entre luces y sombras y como inicio; y en el futuro como plenitud total”, aseguró.

“Ser cristiano es creer que Jesús fue resucitado por el poder del Padre y anticipo de lo que será en cada uno de los que siguen sus huellas. Creer en la resurrección es tener la esperanza de que toda lucha se transforma en victoria, toda tristeza en alegría, toda muerte en resurrección, Nuestra fe en el resucitado es luz, alegría, vida en plenitud y para siempre”, añadió.

“Creer en la resurrección de Jesús es confiar en el triunfo de la justicia, de la libertad, del amor; porque estamos seguros de que la última palabra pertenece a Dios, incluso ante algo tan poderoso como la muerte. Jesús su última palabra en la cruz se la entrega a Dios; y por Él, con Él y en Él triunfa la vida”. » Texto completo del mensaje

San Martín
Los obispos de San Martín, monseñor Miguel Ángel D’Annibale y monseñor Han Lim Moon, animaron en esta Pascua a salir en misión, para anunciar “con convicción y entusiasmo esta vida nueva, para que renueve la esperanza en tantos hermanos y hermanas que están pasando momentos tan difíciles en estas circunstancias que vive nuestro país”.

“Escuchemos sus penas, sus angustias, estemos al lado de ellos, seamos como el mismo Jesús resucitado, que caminó en silencio al lado de los discípulos de Emaús y encendió sus corazones cambiando su profunda tristeza en la alegría que no acaba”, llamaron, deseando un “feliz Paso a la Resurrección”.



San Nicolás
El obispo de San Nicolás, monseñor Hugo Santiago, explicó: “Que Jesús está resucitado significa que vive en una dimensión distinta a la nuestra, que podemos comunicarnos con Él, y que hay signos de su presencia misericordiosa y providente. Significa también que los que vivieron santamente y murieron, viven y nos pueden dar signos de ello, de lo que deducimos que nosotros, viviendo el estilo de Jesús en esta vida, viviremos como Él, más allá de esta vida. Todo esto celebramos los cristianos al festejar la Pascua”.

En ese sentido, destacó que “el cristianismo bien vivido es esperanzador y alegre; porque el camino tendrá muchos obstáculos, pero el final es feliz. Esto celebramos en Pascua”, afirmó. » Texto completo de la reflexión

Por su parte, el obispo emérito de San Nicolás, monseñor Héctor Cardelli, advirtió que “el mundo de hoy sufre y busca librarse del desconocimiento y del error, con las insuficientes luces del razonamiento natural”.

“El acontecimiento pascual interviene nuestras vidas para darnos a conocer que el amor y la verdad son las mejores opciones para la unidad de vida de cada uno, y para ofrecer el mejor servicio al hermano que lucha por opciones que no alcanzan este eje”, señaló, asegurando que “con los valores del evangelio emanados de las enseñanzas y testimonios del maestro y seguido por sus discípulos, podremos ‘pascualizar’ nuestras vidas y nuestras estructuras”.

San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña
El obispo de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, monseñor Hugo Barbaro, recordó que “la Resurrección de Cristo es fuente de esperanza para el mundo. Quien sigue a Cristo lo lleva a la familia y a las estructuras de la sociedad, y por tanto ayuda a que se impregnen de bien y de verdad, de justicia y de la paz, de servicio y de comprensión, y de tantas otras disposiciones humanas buenas. Con la ayuda de Dios podemos aportar desde nuestro lugar a transformar el mundo en algo mejor”, aseguró. » Texto completo del mensaje

Santiago del Estero
Los obispos de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM y monseñor Enrique Martínez Ossola, se dirigieron a los fieles con motivo de la Pascua, expresando que “esta hermosa explosión de Vida Nueva ilumina a un mundo que se debate entre tantos males y muertes. Esta Buena Noticia quiere llegar a todos, de modo especial a los más afligidos por situaciones de desesperanza, de tristeza, miseria y sufrimiento”.

“Pascua es Esperanza de un mundo distinto y posible, un mundo más humano, solidario, fraterno, igualitario, reconciliado. Sabemos que la marcha es dura: pero como en Emaús, Jesús Resucitado nos acompaña silenciosamente en el camino de la Vida. Reconocerlo en la Palabra, en el encuentro de comunidad-familia, sentir en el corazón que vale la pena seguir a Jesús, nos llena de fuerzas para no bajar los brazos”, aseguraron. » Texto completo del mensaje

Zárate-Campana
“Cristo vive y quiere que estemos vivos, nos quiere vivos, no dormidos, no desanimados, no tristes. No asustados, no temerosos, no pesimistas”, advirtió monseñor Pedro María Laxague, recordando que “Cristo nos dio una nueva vida. Al resucitar nos comunica esa vida”.

“Él mismo se puso al frente de su pueblo y los va guiando a cada momento. Nosotros tenemos que ser como el pueblo judío, que confiaba. Cristo está vivo y quiere que cada uno de nosotros estemos vivos para poder así caminar por este mundo con la alegría de saber que el Señor vino para salvar a todos”, recordó.+




« Volver
Noticias relacionadas:
Obispos jujeños exhortan a la oración por la concordia en Chile y Bolivia  16.11.2019
Mons. Han Lim Moon: Una vida nueva en Cristo  16.11.2019
“Manos a la obra” para que los pobres tengan vida digna, piden los obispos  13.11.2019
Mons. Han Lim Moon recordó lo que hace feliz a todo cristiano  09.11.2019
Mons. Frassia: Saber responder como Zaqueo  06.11.2019
La imagen de la Virgen de Malvinas en la asamblea plenaria de la CEA  04.11.2019
Los obispos recordaron a los difuntos de las comunidades  04.11.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton