Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Fallecimientos
Murió Jean Vanier, fundador de las comunidades Del Arca
Martes 7 May 2019 | 11:34 am
« Volver
Murió Jean Vanier, el hombre de la sonrisa y la ternura ver más
Paris (Francia) (AICA): A los 90 años falleció en la madrugada del lunes 7 de mayo, en París, Jean Vanier, filósofo y teólogo canadiense, fundador de las comunidades del Arca, dedicadas al servicio de las personas con discapacidad mental. El papa Francisco, de viaje hoy en Macedonia, fue informado de la noticia del fallecimiento de Vanier y reza por él y por toda la comunidad del Arca, según informó la Santa Sede. El pontífice, tras su encuentro con Vanier, en marzo de 2014, lo había llamado “un hombre de sonrisa y encuentro”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
A los 90 años falleció en la madrugada del lunes 7 de mayo, en París, Jean Vanier, filósofo y teólogo canadiense, fundador de las comunidades del Arca, dedicadas al servicio de las personas con discapacidad mental.

El papa Francisco, de viaje hoy en Macedonia, fue informado de la noticia del fallecimiento de Vanier y reza por él y por toda la comunidad del Arca, según informó la Santa Sede. El pontífice, tras su encuentro con Vanier, en marzo de 2014, lo había llamado “un hombre de sonrisa y encuentro”.

Activo y entusiasta hasta el final, en estas últimas semanas su salud se deterioró notablemente, por lo cual estaba hospitalizado en el centro de tratamientos paliativos Maison Médicale Jeanne Garnier, en París.

“Jean nos ha dejado al final de una larga vida de excepcional fecundidad. Su comunidad de Trosly, el conjunto de El Arca, de Fe y Luz, muchos otros movimientos y miles de personas se han nutrido de su palabra y de su mensaje”, anunciaban Stephan Posner y Stacy Cates-Carney, los dos responsables de El Arca Internacional, tras la noticia de su fallecimiento.

De origen canadiense, Jean Vanier nació un 10 de septiembre de 1928 en Ginebra. Era el cuarto de cinco hermanos, varios de ellos con gran sensibilidad artística y espiritual. Uno sería monje trapense, otro pintor, otra trabajaría en cuidados paliativos. Su padre había sido héroe en la Primera Guerra Mundial, y después diplomático y embajador de Canadá en la Liga de las Naciones en Ginebra. En 1959, cuando Jean tenía 30 años, vio que su padre era nombrado Gobernador General de Canadá.

A los 13 años, en medio de la Segunda Guerra Mundial, Jean ingresó en la Marina y pasó 9 años en la flota militar británica. En la Armada, Vanier aprendió a ser duro y eficaz. No era sitio para débiles. Pero sí vio muchos débiles: deportados de la guerra, prófugos, heridos, incluso supervivientes de los campos de exterminio. Dejó el mundo militar después de realizar unos ejercicios ignacianos de 30 días.Tenía 22 años y sentía “una invitación de amor de Jesús para que deje todo para seguirlo”. Y se puso a estudiar filosofía, pensando que más adelante llegaría a ser sacerdote.

A partir de 1964, comenzó a convivir con un pequeño grupo de personas con discapacidad mental y fue así como nació la gran aventura de El Arca, que se basa en comunidades donde cohabitan personas con discapacidad mental y sin ella.


Filósofo y pensador
Vanier era un filósofo, un pensador. Recibió su doctorado en Filosofía en 1962 por su tesis “La felicidad: principio y fin de la moral aristotélica”. Y empezó ese año a dar clases de filosofía en la Universidad de Toronto.

En el mundo académico, se reafirmó en su experiencia de firmeza, inteligencia, brillantez, exigencia, competencia.. Pero todo eso era de poca importancia al tratar con los discapacitados psíquicos. Con ellos, la mente y las palabras importaban menos que el cuerpo, la presencia, la emoción, el abrazo. Lo importante de verdad era la relación, el trato entre personas.

Autor de varios libros, en sus textos valora una y otra vez las cosas sencillas: el abrazo, la sonrisa, el juego, el acompañamiento, la oración con gestos, incluso las horas de sueño. Dormir más y mejor es importante, escribía, para las personas y para las comunidades: menos irritabilidad, más tranquilidad, menos ansia de “hacer” y de “eficacia”. Todo junto ayuda a la fe y la amistad, cosas que van unidas.





Las comunidades del Arca
Comenzó en 1964, cuando dos discapacitados se instalaron con Jean Vanier en una casa, medio en ruinas, del pequeño pueblo de Trosly-Breuil, Francia.

El mensaje del Arca busca lo común a todos los hombres: amar y ser amados y desarrollar en la medida de lo posible los propios dones.

“La gente viene a la comunidad porque quiere ayudar a los pobres. Se quedan en la comunidad porque se dan cuenta de que ellos son los pobres”, afirmaba Jean Vanier.

Una y otra vez presentaba las comunidades como escuelas de amor: recordaba que los apóstoles que estaban con Jesús a veces tenían sus peleas, pero perseveraban juntos con Él porque estaban llamados a eso, a crecer juntos.

Sus enseñanzas y ejemplos, inspiraron a otras muchas comunidades cristianas, de distintas denominaciones. El Arca de Jean Vanier tiene hoy presencia en 38 países, con más de 150 comunidades

En 1971, junto con la francesa Marie-Hélène Matthieu, responsable de la Oficina Cristiana para las Personas con Deficiencia, impulsó una peregrinación de Pascua para discapacitados psíquicos con sus familias y amigos: se convirtió en el origen de las comunidades Fe y Luz, con muchos parientes, familias y amigos de personas con discapacidades, cuenta hoy con más de 1.800 comunidades en el mundo.

En 1997 Jean Vanier recibió el Premio Pablo VI, entregado por san Juan Pablo II. El papa polaco dijo de su labor que era “una semilla providencial para una verdadera civilización del amor, un signo de una familia realmente humana, una sociedad completamente civilizada y una iglesia auténticamente cristiana”. En 2015 se le otorgó el premio Templeton. En 2016 Francia lo nombró “Comandante de la Legión de Honor”. +



« Volver
Noticias relacionadas:
Una comunidad religiosa fuera de lo común: contemplativas y con Síndrome de Down  02.08.2019
El Vaticano levantó la inmunidad del nuncio Ventura investigado por abusos  09.07.2019
Mons. Braida participó en Francia de la fiesta por el beato Longueville  10.06.2019
El Papa animó a las comunidades del Arca continuar en las huellas de Jean Vanier  17.05.2019
La palabra “católica” no es una mala palabra ni un tabú, advirtió el arzobispo de París  03.05.2019
Avanza el proceso de beatificación del Padre Jacques Hamel  15.03.2019
El Card. Barbarin presentará su renuncia al Papa tras ser condenado por encubrimiento de abuso  07.03.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton