Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Francisco
Francisco animó a los trabajadores de la salud a ser "constructores de humanidad"
Viernes 17 May 2019 | 10:56 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco recibió en la Sala Clementina del Vaticano a los miembros de la Asociación Católica de Trabajadores de la Salud (ACOS), a quienes animó a “defender y promover la vida, empezando por los más desamparados o necesitados de ayuda porque están enfermos, o ancianos, o marginados”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El papa Francisco recibió en la Sala Clementina del Vaticano a los miembros de la Asociación Católica de Trabajadores de la Salud (ACOS). Les expresó su alegría por el encuentro, así como su “preocupación por defender y promover la vida, empezando por los más desamparados o necesitados de ayuda porque están enfermos, o ancianos, o marginados”.

El Papa les animó a “agradecer al Señor por lo que han recibido de la asociación y por lo que les ha permitido trabajar, en este tiempo, por la mejora del sistema de salud y de las condiciones de trabajo de los trabajadores de la salud”.

El Santo Padre puso en evidencia los cambios que sufrió el sistema de salud en los últimos tiempos, así como la forma en que se atiende la medicina y la relación con los enfermos. Insistió en el análisis ético de la tecnología en el área de la salud, y dijo que “cualquier práctica o intervención médica sobre el ser humano debe ser evaluada cuidadosamente si realmente respeta la vida y la dignidad humana”.

En ese sentido, el Papa definió los alcances de la práctica de la objeción de conciencia: “En casos extremos en los que la integridad de la vida humana está en peligro, se basa en la necesidad personal de no actuar de forma diferente a la propia convicción ética, pero también representa un signo para el entorno sanitario en el que uno se encuentra, así como para los propios pacientes y sus familias”.

Ésta debe hacerse “con respeto, para que no se convierta en motivo de desprecio o de orgullo lo que debe hacerse con humildad, a fin de no generar en quienes la observan un desprecio igual, que nos impida comprender las verdaderas razones que los impulsan”, señaló, exhortando a “ser compañeros de viaje de los que nos rodean, sobre todo de los últimos, de los más olvidados, de los excluidos: es la mejor manera de comprender en profundidad y con verdad las diferentes situaciones y el bien moral que ello implica”.



Para el papa Francisco, los trabajadores se la salud deben ser constructores de humanidad siguiendo el ejemplo de Jesús: “Con sus gestos y palabras, nos hizo escuchar el toque y la voz de Dios y nos enseñó que cada individuo, en primer lugar quien es el último, no es un número, sino una persona, única e irrepetible”, recordó.

Además, advirtió que los sistemas sanitarios actuales corren el riesgo de fijarse más en los costos que en la atención humana, por eso el esfuerzo por tratar a los enfermos como personas, y no como números, es lo que debe hacerse en nuestro tiempo, teniendo en cuenta la forma que ha tomado progresivamente el sistema de atención sanitaria”.

Profundizando sobre este tema, señaló: que el haber puesto en primer plano la necesidad de reducir costos y racionalizar los servicios, ha cambiado fundamentalmente el enfoque de la enfermedad y del propio paciente, con una preferencia por la eficiencia que a menudo ha puesto en segundo lugar la atención a la persona, que tiene la necesidad de ser entendida, escuchada y acompañada, tanto como necesita un diagnóstico adecuado y una atención efectiva”.

Finalmente, Francisco subrayó que “la curación, entre otras cosas, pasa no sólo por el cuerpo sino también por el espíritu, por la capacidad de recuperar la confianza y reaccionar, de modo que el paciente no puede ser tratado como una máquina, ni el sistema sanitario, público o privado, puede ser concebido como una línea de montaje”, y llamó a los asistentes a formarse, aclarando que esa formación “debe prestar especial atención a la espiritualidad, para que esta dimensión fundamental de la persona, a menudo descuidada en nuestro tiempo, pero tan importante, sea redescubierta y apreciada, sobre todo por los que viven con la enfermedad o están cerca de los que sufren”.+



« Volver
Noticias relacionadas:
El Papa visitará Albano el próximo sábado  17.09.2019
El Papa recibió a la presidencia del CELAM  16.09.2019
Ángelus: Sin la ayuda de Dios no sabemos vencer el mal  15.09.2019
Papa reza por una paz duradera entre Ucrania y Rusia  15.09.2019
Bartolomé: "El don de las reliquias de Pedro es un paso crucial hacia la unidad"  16.09.2019
El Papa pidió a Policía Penitenciaria ser puente entre la cárcel y la sociedad civil  14.09.2019
Francisco a obispos orientales europeos: “Sean artesanos del diálogo”  16.09.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton