Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Santos y beatos
Mons. Mestre: Que la sangre de los mártires sea semilla de “búsqueda sincera del bien común”
Lunes 20 May 2019 | 10:51 am
« Volver
Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA): El obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, presidió el domingo 19 de mayo en la catedral de los Santos Pedro y Cecilia, una misa en acción de gracias por la reciente beatificación de los mártires riojanos: el obispo Enrique Angelelli, los sacerdotes Gabriel Longeville y Carlos Murias, y el laico Wenceslao Perdenera.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Con una misa presidida por el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, en la catedral de los Santos Pedro y Cecilia, la comunidad de Mar del Plata dio gracias a Dios por la reciente beatificación de los mártires riojanos.

Participó de la Eucaristía una gran cantidad de personas que representaron a las instituciones de derechos humanos: Abuelas de Plaza de Mayo filial Mar del Plata, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Asociación de Madres de Plaza de Mayo, H.I.J.O.S. Resiste, el Colectivo el Faro de la Memoria, CAMUS, Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas del Terrorismo de Estado, Asamblea Permanente de los Derechos Humanos - APDH y la Liga Argentina por los Derechos Humanos. También hubo representantes políticos y sociales: concejales, diputados, entre otros.

“En muchos valores compartimos el mismo ideal y podemos luchar juntos por una patria más justa y fraterna, más solidaria y comprometida con los más descartados y marginados de la historia, avanzar en una democracia sólida con la participación e integración de todos los argentinos”, les dijo el obispo a los organismos presentes.

Durante la homilía, el obispo se refirió a la clave del auténtico amor: dar la vida, y al martirio como expresión suprema del amor: “Hoy como diócesis de Mar del Plata damos gracias a Dios por la beatificación de monseñor Enrique Angelelli y sus tres compañeros mártires: Carlos, Gabriel y Wenceslao. Vivieron y murieron por amor. Estos cuatro testigos fueron insultados y perseguidos a causa de Jesús y de la justicia evangélica y se mantuvieron firmes en su amor a Cristo a costa de sufrimientos y del sacrificio extremo de su propia vida”, destacó monseñor Mestre.



“El amor de Angelelli y sus tres compañeros mártires se expresa de forma muy concreta: en Cristo y según la Doctrina social de la Iglesia, procurar la promoción de los empobrecidos, la defensa de la dignidad humana y el desarrollo de la justicia buscando que el Evangelio se convierta en fermento de una nueva humanidad fundada en la solidaridad y la igualdad” aseguró el obispo de Mar del Plata, y pidió a todos los fieles “ser testigos de solidaridad a pesar de las incomprensiones, las pruebas y los cansancios del camino de la vida”.

Finalmente el obispo manifestó: “Nunca más secuestrados ni desaparecidos: celebrar esta misa es hacer memoria de todos y cada uno de ellos. No siempre algunos hijos de la Iglesia supieron estar a la altura de las circunstancias y acompañar el dolor y el sufrimiento de las víctimas del terrorismo de Estado. Por eso agradezco a Dios que en este momento de memoria aquí en la iglesia catedral de Mar del Plata, haya varios hermanos de diversos organismos de derechos humanos con sede en nuestra ciudad. Por los avatares históricos y las opciones ideológicas no en todo estamos de acuerdo. Sin embargo, no podemos dejar de afirmar que en muchos otros valores compartimos el mismo ideal y podemos luchar juntos por una patria más justa y fraterna, más solidaria y comprometida con los más descartados y marginados de la historia, avanzar en una democracia sólida con la participación e integración de todos los argentinos”.

“Muchas gracias por estar hoy aquí, muchas gracias por ser memoria viviente de lo que nunca más tiene que acontecer en nuestra Patria. Que la sangre martirial derramada por monseñor Angelelli y sus tres compañeros sea verdadera semilla de acercamiento, colaboración y búsqueda sincera del bien común”, concluyó.+

» Texto completo de la homilía

« Volver
Noticias relacionadas:
X Encuentro para “sembrar de madrugadas la Argentina”  22.08.2019
Mons. Mestre agradece a los catequistas su servicio eclesial insustituible  21.08.2019
Mons. Mestre: “¡Jesús no trae la falsa paz!”  20.08.2019
Mons. Mestre pidió soluciones ante la profanación de tumbas en Miramar y Otamendi  17.08.2019
El obispado castrense celebró a su patrona Nuestra Señora Stella Maris  16.08.2019
La diócesis de Goya celebró el tercer aniversario de la Fazenda de mujeres  16.08.2019
Mons. Fassi en la misa del niño: "Jesús nos sueña felices"  15.08.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton