Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Interés general
Mons. Eduardo Martín: "Este es el tiempo para ofrecer el corazón"
Domingo 26 May 2019 | 14:20 pm
« Volver
Rosario (Santa Fe) (AICA): En un nuevo aniversario del primer gobierno patrio, el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, presidió el tedeum en la catedral metropolitana Nuestra Señora del Rosario. En su homilía, llamó a “reconocer de dónde vienen las cosas” y, recordando la historia de nuestra Patria, “volver a las fuentes, es decir, volver a Dios”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Eliseo Martín, presidió este 25 de mayo en la catedral metropolitana Nuestra Señora del Rosario el tedeum por el 209° aniversario de la Revolución de Mayo. Concelebraron el vicario general, monseñor Emilio Cardarelli, el párroco de la catedral y vicario episcopal de Educación, presbítero Osvaldo Macerola, y el canciller, presbítero Juan Pablo Masramón.

Estuvieron presentes autoridades provinciales y municipales, miembros de otros cultos de la ciudad de Rosario y los abanderados y escoltas de las escuelas.

En su homilía, monseñor Martín hizo referencia al “primer grito de libertad que inició ese proceso irreversible que llevó a que 6 años después, en 1816, se proclamara la Independencia”. Y explicando el significado de te deum ‘A ti, Dios’, señaló: “estamos aquí, para alabar al Señor y darle gracias por el don de nuestra Patria”

En ese sentido, animó, en primer lugar, a “reconocer de dónde vienen las cosas, de dónde viene lo que somos, de dónde viene lo que tenemos. Y en última instancia todo viene de Dios”, afirmó. “Por eso decimos en la liturgia, que ‘es justo y necesario, que también es nuestro deber y salvación dar gracias a Dios’”, detalló, considerando que el 25 de mayo es ocasión propicia para “volver a las fuentes, es decir, para volver a Dios”.

“Cuando olvidamos de Dios, a quien reconocemos como fuente de toda razón y justicia, también se va perdiendo y diluyendo el sentido de la razón y el sentido de la justicia. Siempre es necesario estar volviendo a Dios”, aseguró. “Este primer grito de libertad es lo que realmente hoy queremos volver a conquistar. Porque la libertad, diría el Quijote a Sancho ‘es el don más grande que los Cielos han dado a los hombres’”.

A su vez, el arzobispo advirtió que la libertad reclama una gran responsabilidad: “Somos libres para construir el bien común. Dios nos ha hecho libres para que aquí construyamos juntos, los que nacimos aquí y los que vinieron aquí. Hemos nacido en este tiempo, no en otro tiempo”, destacó, afirmando que estamos juntos en pos de un gran desafío: “Construir una nación justa, una nación grande, una nación fraterna”, empezando “de abajo para arriba”, cuidando la fragilidad.



Para lograrlo, consideró, “el método es la democracia”, que tenemos que cuidar y no maltratar, sino valorarla con nuestro respeto. “El método de la amistad social, el método de la caridad, como dice Jesús en el Evangelio, el amor al que piensa distinto, el respeto por el otro. Buscar el bien del otro. Todo esto para buscar la equidad y justicia que nos falt”a.

Refiriéndose a las deudas de la democracia, el prelado puso como ejemplo la pobreza: “Necesitamos ayudarnos los unos a los otros, necesitamos dialogar, necesitamos buscar consensos mínimos para caminar juntos, buscando siempre el bien de todos, el bien de nuestros hermanos, sobre todo el de los más frágiles, de los que tienen menos posibilidades. Esta es nuestra responsabilidad”, sostuvo.

“Por eso, tiene que primar siempre el que más lo necesita. No para que sean objeto de nuestra condescendencia, ni para el clientelismo, ni para tenerlos sujetados. No. Es para que tengan posibilidades, para ayudarlos a que sean protagonistas de su propio destino.
Este es nuestro gran desafío. Cuidar la fragilidad. Cuidar la fragilidad de nuestros hermanos. Para que quepan todos: los que están viniendo a la vida, y los que se están yendo. Para no excluir a nadie. Este es nuestro gran desafío”, aseguró, llamando a llenar la democracia de justicia y amor fraterno, para no buscar el bien propio sino el de todos. “Este es el tiempo para ofrecer el corazón”, concluyó.+

» Texto completo dela homilía
« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Martínez considera que es un tiempo para dialogar y discernir  11.09.2019
Mons. Martini celebró su Jubileo de Oro sacerdotal  10.09.2019
Acción de Gracias de Mons. Martini por sus Bodas de Oro sacerdotales  06.09.2019
Mons. Martínez explicó el verdadero sentido de ser una Iglesia abierta  03.09.2019
Mons. Raúl Martín llamó a imitar el modelo de misericordia de Santa Rosa de Lima  02.09.2019
El arzobispo de Rosario llamó a la dirigencia a ser “responsables y buscar acuerdos”  02.09.2019
Mons. Martínez: “Amar exige tener en cuenta a los demás”  28.08.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton