Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
En el tedeum, Mons. Sánchez llamó a comprometerse con la vida, la justicia y la paz
Martes 9 Jul 2019 | 12:02 pm
« Volver
San Miguel de Tucumán (AICA): El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, presidió el tedeum por el 9 de Julio en la catedral Nuestra Señora de la Encarnación, donde llamó a tener “la decisión y el coraje de ser una Patria de hermanos que viven y se comprometen por la vida, la justicia y la paz” y advirtió que también es violencia que “una franja cada vez más amplia, generaciones enteras, parezcan condenadas a vivir con menos de lo mínimo, sin trabajo, sin acceso real a la educación, a la salud, a la vivienda digna, sin acceso a la justicia”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El arzobispo de Tucumán, monseñor Carlos Sánchez, presidió el tedeum por el 9 de Julio en la catedral Nuestra Señora de la Encarnación, en la que invitó a poner la mirada en la Casa Histórica donde se juró la Independencia como símbolo que “nos llama y nos interpela a construirnos como casa común, como casa de familia y hogar; capaces de integrarnos como un único pueblo”.

El prelado invocó la misericordia de Dios para que “sigamos construyendo la patria de hermanos que soñamos” y exclamó: “¡Cuánto nos falta todavía!, la patria unida, la patria fraterna en justicia, equidad y paz”.

Pidió no confundir el mandato de la paz del Evangelio con “un simple acuerdo de partes, como silenciamiento de los gritos sofocados de tantos sufrientes y víctimas de injusticias y exclusiones, como si fuera ‘una paz de cementerios’”.

“Hay muchas formas de atentar contra la paz, quizás nuevas o antiguas formas de violencias que aunque no aparezcan en los medios, están minando la paz, están socavando la amistad social”, advirtió ante autoridades nacionales y provinciales.

El presidente Mauricio Macri no participó de la acción de gracias por la Patria en Tucumán, aunque sí lo hizo la vicepresidenta Gabriela Michetti y funcionarios del gabinete nacional.

“El solo hecho de que una franja cada vez más amplia, generaciones enteras, parezcan condenadas a vivir con menos de lo mínimo, sin trabajo, sin acceso real a la educación, a la salud, a la vivienda digna, sin acceso a la justicia; eso, es también violencia. Aunque no se manifieste, es el grito silencioso que no se puede expresar porque parece no haber esperanza de que las cosas cambien”, puntualizó.



Y agregó: “Es la inequidad, a la que lamentablemente parece que nos hemos acostumbrado y que se viene instalando hace ya décadas en nuestra provincia y en todos los rincones de nuestra patria a la que hoy reconocemos como independiente y soberana”.

“Parece ser que el hecho de haber nacido en una zona más próspera que otra otorgue más derechos que a los que les ha tocado ver la luz en zonas más inhóspitas, sin poder disponer de los bienes de la sociedad. Hoy más que nunca, dadas las prácticas deleznables de la mala política y de la corrupción, vemos la pobreza no como una desgracia o una maldición sino que más bien parece como una decisión de unos cuantos que instrumentalizan cruelmente esa misma condición dolorosa de nuestra gente para mantener o acrecentar el poder y la dependencia… ¡En un país independiente! Así, la paz parece más frágil, más lejana”, sostuvo.

Monseñor Sánchez aseguró que “una forma excelente de alcanzar esa paz es garantizar el sano funcionamiento de las instituciones de la democracia” y profundizó: “El verdadero equilibrio e independencia de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, no podemos darlo por supuesto. No se da de una forma automática. Hace falta honrar esas instituciones con una conducta nueva”.

Asimismo, consideró que “otro camino que hay que recorrer es el diálogo maduro y sincero entre los distintos sectores políticos, que se privilegie en respeto a las personas, que pueda darse con valentía el espacio para la escucha mutua, que antes de descalificar personas, se puedan proponer y discutir ideas”.

“Es hora de saber cómo diseñar, en una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones. El autor principal, el sujeto histórico de este proceso, es la gente y su cultura, no es una clase, una fracción, un grupo, una élite. No necesitamos un proyecto de unos pocos para unos pocos, o una minoría ilustrada o testimonial que se apropie de un sentimiento colectivo. Se trata de un acuerdo para vivir juntos, de un pacto social y cultural”, precisó citando al papa Francisco.

El arzobispo tucumano recordó que “el anuncio de paz no es el de una paz negociada, sino la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades”, e indicó: “Supera cualquier conflicto en una nueva y prometedora síntesis. La diversidad es bella cuando acepta entrar constantemente en un proceso de reconciliación, hasta sellar una especie de pacto cultural que haga emerger una «diversidad reconciliada”.

Exhortó también a no olvidarse de las generaciones nuevas, al afirmar: “Si somos responsables, nos daremos cuenta de que somos nosotros, los adultos los que debemos abrir caminos, formar una nueva dirigencia, un nuevo liderazgo, inspirado en estos principios republicanos que nos hablan de derechos y deberes fundamentales para construir día a día el bien común. La educación en los valores fundamentales de la persona humana para vivir con dignidad y en sociedad”.

“Quizás sea el momento de reflotar un camino que iniciamos hace unos años atrás desde la Iglesia, abierto a generaciones jóvenes de partidos políticos, sindicatos, periodistas, empresarios, docentes. Fue lo que llamamos Escuela de Formación de Líderes, con una buena repercusión en nuestro medio y hoy más que nunca es más que útil, más bien urgente”, propuso.

“No olvidemos que la responsabilidad es de los adultos, desde la dirigencia sea política, social, sindical o empresarial, y hasta de nosotros como pastores, el compromiso indelegable es la ejemplaridad. Sin ese aporte de ejemplo real y concreto de espíritu republicano, respetuoso de las personas, respetuosos de la vida, de toda vida, sobre todo la de los más vulnerables, no podremos alentar a los jóvenes, que vienen avanzando como futuros factores del Bien común en la vida cotidiana”, añadió.

El prelado señaló que “una sociedad que ama y defiende la vida de todos, especialmente la de los más pequeños y frágiles, desde la concepción y en todas las etapas y circunstancias del ser humano, es la sociedad que puede conocer la paz y dar la paz a las generaciones futuras”.

“Nuestros congresales pensaron en nosotros por eso fueron valientes y esforzados para que hoy seamos libres. Recibamos dignamente ese legado”, sugirió.

Monseñor Sánchez recordó que “los hombres de fe de nuestra Patria queremos aportar al bien común de nuestra querida Argentina los valores trascendentes y evangélicos de nuestra profesión, agradezco la presencia de los hermanos de distintas religiones y denominaciones cristianas en este tedeum y esta presencia es compromiso de ser nación en diálogo y comunión fraterna, todos hijos de Dios y, para los no creyentes, todos sin excepción, hijos de esta bendita tierra argentina y por tanto hermanos”.

“Invocamos a la Virgen de la Merced, nuestra madre, celestial protectora de nuestra patria y que mucho tuvo que ver en la independencia, para que nos alcance del Señor la luz, la decisión y el coraje de ser una patria de hermanos que viven y se comprometen por la vida, la justicia y la paz”, concluyó.+

« Volver
Noticias relacionadas:
Tucumán celebró a su Virgen patrona: “El diálogo es fecundidad”  24.09.2019
Encuentro regional de los seminaristas del NOA  24.09.2019
Más de 1.500 tucumanos participaron de la Asamblea Arquidiocesana de Pastoral  19.09.2019
Con un tedeum, la diócesis de Río Gallegos conmemoró la independencia chilena  19.09.2019
Tucumán prepara la fiesta de Nuestra Señora de la Merced  18.09.2019
Mons. Sánchez Sorondo en Paraná por una Jornada de Protección del Medioambiente  13.09.2019
Homenaje a Estrada en Tucumán al cumplirse 125 años de su fallecimiento  11.09.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton