Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Educación
El maestro del año en la Argentina: “Enseñar con pasión y con amor”
Jueves 11 Jul 2019 | 10:52 am
« Volver
Buenos Aires (AICA): El “maestro del año” brindó una conferencia el miércoles 10 de julio en las instalaciones del colegio Nuestra Señora de Las Nieves, en presencia de docentes, directivos y personal educativo en general. El hermano franciscano Peter Tabichi fue distinguido con el Premio Global de Maestros 2019, considerado mundialmente como el ¨Nobel¨ de la Educación. “Soy un docente común y corriente que trata de hacer las cosas de todos los días de manera distinta. Hay que enseñar con pasión y con amor”, expresó.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Organizado por la Vicaría Pastoral de Educación del arzobispado de Buenos Aires y la Fundación Varkey, el hermano franciscano Peter Tabichi, que fue distinguido con el Premio Global de Maestros 2019, considerado mundialmente como el "Nobel" de la Educación, brindó una conferencia el miércoles 10 de julio en las instalaciones del colegio Nuestra Señora de Las Nieves, en presencia de docentes, directivos y personal educativo en general.

Lo acompañaron en el diálogo Agustín Porres (director regional de la Fundación Varkey que otorga la premiación), Luciana Alonso (directora de proyectos Eutopía y Profuturo, alianza entre la Vee-Fundación Telefónica de Argentina-Movistar-La Caixa), Silvana Tejón (moderadora del diálogo, directora pedagógica de la Asociación de Escuelas Bilingües-Essarp), y el presbítero Juan Isasmendi, párroco del colegio Madre del Pueblo de la Villa 1-11-14.

La bienvenida estuvo a cargo del presbítero Pablo Corbillón, delegado episcopal para la Vicaría Pastoral de Educación del arzobispado de Buenos Aires, quien invitó a rezar la oración de San Francisco, “Haz de mí un instrumento de tu paz”.



El keniata expresó: “Es un honor estar en la Argentina. Agradezco poder compartir mi historia con ustedes y también mi deseo de aprender de ustedes”. “Cuando uno da, uno recibe más. Nuestras vidas deberían girar en torno a dar, dar, dar y seguir dando. Dar todo con pasión y compromiso. Riéndonos de nosotros mismos, haciendo que otros sean felices, ayudando a los demás.”

Haciendo referencia a su historia personal, indicó: “Soy un docente de Matemáticas y Física, en el colegio secundario Keriko de Kenia, África. Vengo de una familia humilde. Mi padre también es docente. Hemos atravesado muchos desafíos. El primero fue caminar 8 kilómetros para asistir a clases, sin zapatos, y a pesar de esto, pude tener una buena educación, ir a la universidad. Trabajé en una escuela privada que tenía todos los recursos que me permitían realizar mi tarea: computadoras, libros… pero me llamó la atención que la realidad que circundaba no tenía los mismos recursos”.

“Keriko, mi escuela, se encuentra en una zona semiárida, los alumnos provienen de familias pobres, con muchas y variadas necesidades. Puedo tener entre 60 y 80 alumnos en cada aula. Muchos alumnos e insuficiente cantidad de docentes. Por eso, en Keriko, los docentes desarrollamos muchas y variadas tareas. Hay que ser creativos para responder a todos estos desafíos y ayudar a nuestros alumnos que llegan enojados y emocionalmente molestos. Lo primero: darles de comer, combatimos el hambre, les damos una comida que tiene los porotos como ingrediente principal. No hay mesas, se sientan en el piso… Sus contextos: la familia vive en un solo cuarto donde ocurre todo, duermen, hacen sus trabajos, cocinan… A pesar de este entorno, en el colegio se encuentran felices. Tenemos un programa para asistirlos desde lo emocional porque en ocasiones llegan estresados. 7 docentes para 700 alumnos. El estrés también es un tema entre los docentes. Además, planificamos, corregimos… Estoy seguro de que se sienten representados en sus tareas cotidianas con el deseo de transformar la sociedad”.



Luego mencionó el premio recibido: “No es para mí: es para todos los docentes y su vocación. Tenemos que reconocerlos y a todo lo que brindan; darle prioridad a la educación enfatizando la importancia de las estrategias de enseñanza”. “Como religioso, no voy a usar el dinero de premio para mí, sino que quiero empoderar a la sociedad, en primer lugar al colegio donde trabajo”. “Soy un docente común y corriente que trata de hacer las cosas de todos los días, todos los días de manera distinta, con otra pasión. Por eso hay que enseñar con pasión y con amor”.

“Los jóvenes tienen sueños y somos los docentes los que acompañamos sus búsquedas. Caminamos junto a ellos. Algunos alumnos querrán ser periodistas, otros ingenieros; aquí es donde los docentes podemos ayudar”. “Como docentes debemos colaborar con otras personas, desarrollar las habilidades psico-socio-afectivas de los alumnos, ser humildes, resilientes, generosos, trabajar con pasión y compromiso, hacer más y hablar menos, tomar la iniciativa sin esperar a ser directores”. “La mejor educación que uno puede dar a un niño está basada en su confianza. Y lograremos sociedades resilientes, productivas y creativas.”



El director regional de la Fundación Varkey, que otorga la premiación, se refirió a los alcances del premio: “La Fundación creó el premio hace 5 años; Peter es el quinto ganador de un millón de dólares que lo que busca es celebrar a todos los maestros. Queremos poner a los maestros al nivel de los premios Nobel para los científicos o de los Oscar para los actores y que quienes estamos afuera del aula valoremos la tarea de los maestros. Les dejo una pregunta a los chicos y a los grandes: ¿quiénes fueron en nuestra historia grandes maestros? Y propongan a esos maestros en nuestra página web para la premiación del año próximo”.

En primera fila, estuvo presente el cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, y monseñor Gustavo Carrara, obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal para las villas de emergencia. También participaron directivos de la Vicaría Pastoral de Educación: Alejandro Ceresa, Juan José González, Federico Merlini, junto con directivos de diversas instituciones educativas de la ciudad de Buenos Aires y alumnos de 5º año del colegio Las Nieves.+


« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Azpiroz alienta a asumir con valentía una alianza educativa amplia  17.09.2019
XVII Foro de Educación: “Llamados a enseñar y acompañar la Vida”  16.09.2019
Homenaje a Estrada en Tucumán al cumplirse 125 años de su fallecimiento  11.09.2019
Obispos de Eritrea contra la nacionalización de escuelas y hospitales católicos  11.09.2019
Amplían el plazo para inscribirse en el certamen “Educar para la paz”  05.09.2019
Encuentro de docentes universitarios: “Laudato si’ y la cultura contemporánea”  04.09.2019
Encuentros vicariales de juventud en Buenos Aires  04.09.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton