Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Vida Religiosa
Una nueva Virgen Consagrada para la Arquidiócesis de La Plata
Viernes 6 Sep 2019 | 09:41 am
« Volver
La Plata (AICA): El Orden de las Vírgenes Consagradas de la arquidiócesis de La Plata convocó a la comunidad a participar de la solemne consagración de Graciela Margarita Cravero, de manos del arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández. Será el 8 de septiembre, Natividad de la Santísima Virgen María y Jornada Nacional de la Vida Consagrada, en la catedral Nuestra Señora de los Dolores.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El Orden de las Vírgenes Consagradas de la arquidiócesis de La Plata convocó a la comunidad a participar de la solemne consagración de Graciela Margarita Cravero, de manos del arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández.

Será el 8 de septiembre, Natividad de la Santísima Virgen María y Jornada Nacional de la Vida Consagrada, a las 12 en la catedral Nuestra Señora de los Dolores(calle 14 entre 51 y 53) de la ciudad de La Plata.

Graciela Margarita Cravero nació el 12 de abril de 1963 en la ciudad de La Plata; fue docente y profesora de guitarra. Pertenece a la comunidad parroquial de San José, donde participa de la misión parroquial, de la liturgia musical, y como Ministro extraordinario de la Eucaristía.

En diálogo con AICA, relató el origen de su vocación: “El Señor me fue llamando con su Palabra, con su gracia y por medio del párroco de mi parroquia cuando me habló de esta vocación que desconocía, que consiste en seguir a Cristo más de cerca, uniéndose espiritualmente a Él”.

“Las vírgenes consagradas encontramos a Cristo como Redentor que ‘amó hasta el extremo’ por medio del don total de sí mismo y habiendo experimentado y gustado ese dulce amor sin medida, respondemos a ese don con el ‘don sincero’ de toda nuestra vida, entregándonos a Cristo por amor de un modo total e indiviso”, afirmó.

“Nos damos al Esposo Divino y mediante la acción del Espíritu Santo, nos convertimos en un sólo espíritu con Cristo Esposo, dispuestas a cumplir su voluntad con su gracia y guía, dedicadas a su servicio y al de su Cuerpo: la Iglesia”, continuó.

“Nuestra vocación de Virgen Consagrada consiste en vivir la responsalidad con Cristo, en la entrega radical de corazón, cuerpo, alma y vida a Cristo. La misteriosa unión conyugal entre Cristo y la Iglesia se realiza en la virginidad consagrada, somos imagen de la Iglesia Esposa y así esposas de Cristo. Somos amigas de Cristo al vivir en la verdad, siendo conscientes de nuestra pequeñez, dejando que el Señor penetre en nuestros corazones, actúe a través de nuestro ser, siendo así el centro de nuestras vidas, llenando nuestra existencia de un gozo inefable”, explicó.

“Nuestra vida es una vida de estrecha comunión con Jesucristo, vida de oración y de alabanza a Dios, y de servicio a los hermanos. Nuestra amistad con Jesús crece a través de la oración, que se alimenta de la Palabra de Dios, de la Eucaristía, de la asidua recepción de la Reconciliación sacramental, de la unión de nuestra voz a la de Cristo Sacerdote y a la santa Iglesia con el rezo de la Liturgia de las Horas, y esa amistad se proyecta viviendo la amistad con los hermanos, amándolos, sirviéndolos”, detalló. “Es una vida al cuidado pleno de las cosas de Dios, saliendo al encuentro de nuestros hermanos para anunciarles la Buena Noticia”.

"La virgen consagrada es signo trascendente del amor de la Iglesia a Cristo, imagen de la Esposa Celestial y de la vida futura", recordó Graciela, y señaló que “María, virgen, esposa y madre es nuestro modelo, es nuestra hermana y maestra, por eso ponemos nuestro desposorio con Jesucristo, su Hijo, para que lo proteja”.

“Permanecemos en el mundo sin ser del mundo, en nuestros hogares, con nuestros trabajos cotidianos, ejerciendo nuestra profesión y según el carisma de cada una tenemos nuestros apostolados. Las vírgenes consagradas se rigen por las directrices del obispo según el Directorio General”, añadió.

“Meditando todas estas realidades me preparo con gran alegría para recibir de Dios el don de la consagración, como se prepara una novia enamorada para recibir a su esposo el próximo 8 de septiembre”, concluyó.+
« Volver
Noticias relacionadas:
Un sacerdote platense pide licencia por razones de salud  17.10.2019
Mons. Fernández saludó a Cáritas La Plata por su 64° aniversario  17.10.2019
Las vírgenes consagradas del país se reunieron en Mar del Plata  16.10.2019
El arzobispo de La Plata volvió a referirse al Encuentro Nacional de Mujeres  15.10.2019
Mons. Fernández recibió a los miembros del Observatorio Socioeconómico de la Ucalp  11.10.2019
Mons. Aguer: Criterios del cristiano para votar  10.10.2019
Encuentro Nacional del Orden de las Vírgenes  09.10.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton