Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Catequesis del Papa
Papa: Es el Espíritu Santo quien guía el camino de los evangelizadores
Miercoles 30 Oct 2019 | 08:04 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): ¨El Espíritu Santo que guía el camino de los evangelizadores es el protagonista de la misión de la Iglesia”, subrayó el papa Francisco durante la audiencia general de hoy, miércoles 30 de octubre, continuando con su catequesis sobre el Libro de los Hechos de los Apóstoles, centrando su meditación en la cita: “Ven a Macedonia y ayúdanos”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
"El Espíritu Santo que guía el camino de los evangelizadores es el protagonista de la misión de la Iglesia”, subrayó el papa Francisco durante la audiencia general de hoy, miércoles 30 de octubre, continuando con su catequesis sobre el Libro de los Hechos de los Apóstoles, centrando su meditación en la cita: “Ven a Macedonia y ayúdanos”.

“Al leer los Hechos de los Apóstoles, dijo el pontífice a las 20 mil personas presentes en la Plaza de San Pedro, vemos cómo el Espíritu Santo es el protagonista de la misión de la Iglesia, es él quien guía el camino de los evangelizadores mostrándoles el camino a seguir. Esto lo vemos claramente cuando el apóstol Pablo, después de llegar a Troas, recibe una visión. Un macedonio le ruega: “Ven a Macedonia y ayúdanos”.

En su viaje a Macedonia, continuó el Papa, Pablo se detuvo tres días en Filipo, donde tres acontecimientos caracterizaron su estadía. “El poder del Evangelio lo dirige, en primer lugar, a las mujeres de Filipos, en particular a Lidia, una comerciante de púrpura, de la ciudad de Tiatira, una creyente en Dios ‘a quien el Señor tocó su corazón’, dijo el Papa tomando las palabras de Pablo.

“Hospitalidad y bienvenida a Cristo y a los demás: Lidia, de hecho, da la bienvenida a Cristo al recibir el bautismo junto con su familia y da la bienvenida a los que son de Cristo, al hospedar a Pablo y Silas en su hogar. Aquí tenemos el testimonio de la llegada del cristianismo a Europa, el comienzo de un proceso de inculturación que continúa hoy, entrando desde Macedonia “.

“La hospitalidad ofrecida por Lidia a los apóstoles se refiere a la gracia de aceptación y servicio que caracteriza a las dos mujeres vinculadas a la misión de Jesús, como la suegra de Simón, Marta y María, tanto los que colaboran con Pablo en la difusión del Evangelio, como Priscila, Phoebe y la madre de Rufo. Gracias a esta bienvenida femenina, de hecho, florecerán las domus ecclesiae, las iglesias domésticas que darán hospitalidad a los primeros cristianos”.

Después del calor experimentado en la casa de Lidia, Pablo y Sila se ven obligados a lidiar con la dureza de la prisión.

“Durante el encarcelamiento, sin embargo, ocurre un hecho sorprendente. En lugar de quejarse, Pablo y Silas, cantan una alabanza a Dios y esta alabanza libera un poder que los libera: durante la oración, un terremoto sacude los cimientos de la prisión, se abren las puertas y se caen las cadenas de todos. Al igual que la oración de Pentecostés, incluso la que se hace en prisión causa efectos prodigiosos. Los apóstoles alaban a Dios y su “rocío” es la dinamismo del Espíritu que abre las cerraduras y abre las puertas”.

“El carcelero, creyendo que los prisioneros habían huido, estaba a punto de suicidarse, porque los carceleros pagaban con sus vidas si los prisioneros huían, pero Pablo le gritó: '¡Estamos todos aquí!'. Luego pregunta: “¿Qué debo hacer para ser salvado?”. La respuesta es: “Cree en el Señor Jesús y tú y tu familia serán salvos”.

En este punto, -dijo el Papa- el cambio ocurre en medio de la noche, el carcelero escucha la palabra del Señor junto con su familia, recibe a los apóstoles, lava sus heridas porque fueron golpeados y junto con sus padres, recibe el bautismo. Luego, “lleno de alegría con todo su pueblo por haber creído en Dios”, prepara la mesa e invita a Pablo y Silas a quedarse con ellos. El momento de consuelo. En medio de la noche de este carcelero anónimo, la luz de Cristo brilla y vence a la oscuridad. Las cadenas del corazón caen y una alegría nunca antes sentida en él y en su familia. Así, el Espíritu Santo hace la misión, desde Pentecostés hasta hoy”, concluyó Francisco.+



« Volver
Noticias relacionadas:
El Seminario es una “casa de oración, de estudio y de comunión”, recordó el Papa  09.12.2019
El Papa: Educar a los jóvenes en el respeto a la persona y al medioambiente  09.12.2019
Homenaje a la Virgen: “Ella refleja en la oscuridad más profunda un rayo de luz”  09.12.2019
El Papa en el Ángelus: En María se refleja la belleza de Dios  08.12.2019
El Papa a ONG católicas: “Incluir a los más vulnerables en la casa común”  07.12.2019
El Papa a revista jesuita: escuchar, dialogar y nunca cubrir la realidad  06.12.2019
Francisco pidió a los notarios no ir por la “autopista del beneficio”  06.12.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton