Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Pastoral Social
La agricultura familiar para erradicar el hambre y superar la pobreza
Martes 5 Nov 2019 | 09:02 am
« Volver
Buenos Aires (AICA): La Comisión Nacional Justicia y Paz realizó un encuentro de productores rurales en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina, en el marco de la celebración del Decenio de la Agricultura Familiar 2019-2028, promovido por las Naciones Unidas para erradicar el hambre y superar la pobreza.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
La Comisión Nacional Justicia y Paz (CNJP) realizó un encuentro de diálogo entre productores rurales en la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), en el marco de la celebración del Decenio de la Agricultura Familiar 2019-2028, promovido por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) para erradicar el hambre y superar la pobreza.

Participaron diecinueve entidades representativas de los estratos de productores agropecuarios (grandes, medianos y pequeños) y de distintas partes del país.

El ingeniero Emilio Inzaurraga, presidente de la CNJP, agradeció la participación y presentó la iniciativa que se inscribe en el propósito de promover diálogos que ayuden a forjar una sociedad más justa, solidaria y fraterna.

En este contexto, se proyectó un fragmento del discurso del papa Francisco ante la Asamblea de FAO en marzo de este año y luego monseñor Jorge Lugones SJ, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y asesor de la CNJP, se refirió con las condiciones para un desarrollo inclusivo y sustentable de acuerdo con las enseñanzas sociales de la Iglesia.

Al manifestar sus opiniones y propuestas, hubo consenso entre los participantes en celebrar la iniciativa y varias intervenciones señalaron la necesidad de superar preconceptos que en muchas oportunidades dificultaron el diálogo entre los actores reunidos en esta oportunidad.

Asimismo, se recalcó que hay que reconocer y valorar los aportes de todos; respetar las diferentes percepciones, enfoques, conceptos y propuestas que, por otra parte, las distintas organizaciones de productores han dado a publicidad en recientes documentos.

Los participantes coincidieron en que de este primer encuentro no debían esperarse acuerdos ni compromisos, dado que se trata del inicio de un intercambio de visiones que podrá conducir a nuevas instancias de diálogo, sugiriéndose colocar el foco en las coincidencias, que sin duda existen, e ir paulatinamente trabajando sobre las divergencias, con el convencimiento de que la diversidad constituye una riqueza y es el basamento de una verdadera democracia.



Varias opiniones señalaron que la ruralidad argentina incluye una pluralidad de actores con características diversas cuyos aportes son complementarios, no excluyentes, ya que el país necesita que se produzcan alimentos suficientes y sanos que garanticen la seguridad y soberanía alimentaria de todos los habitantes; y al mismo tiempo productos de origen agropecuario de exportación para generar divisas. Se enfatizó que es necesario superar los desequilibrios regionales impulsando un desarrollo inclusivo y con equidad, en el cual la producción rural familiar ocupe el lugar que le corresponde.

Para ello se requieren políticas integradas de orden económico, técnico, educativo, cultural, obras de infraestructura, vivienda y conectividad comunicacional, entre otras. Ello contribuirá al arraigo de las familias y que los jóvenes que hoy emigran en busca de destinos que en general les son negados, tengan su espacio en los lugares que los vieron nacer.

Al concluir este primer encuentro, se recordaron palabras del Papa en su carta al director de la FAO del 29 de mayo en ocasión del Decenio de la ONU para la Agricultura Familiar que en uno de sus párrafos expresa: “Esta oportunidad que se nos brinda para reflexionar y trabajar en favor de la agricultura familiar en vistas de erradicar el hambre es motivo para concienciar aún más a la sociedad acerca de las necesidades que padecen nuestros hermanos y hermanas carentes de lo más básico”.

Los participantes subrayaron tres condiciones que son fundamentales para el diálogo: la disponibilidad para trabajar de manera mancomunada; el deseo de avanzar hacia situaciones y relaciones equitativas; y el sentido de fraternidad, que implica comprender la situación de aquellos con quienes se dialoga. La CNJP invitará a un nuevo encuentro próximamente para proseguir el diálogo.

Informes: www.justiciaypaz.org.+

« Volver
Noticias relacionadas:
La Pastoral Social recibió a la Mesa por el Trabajo y la Vida Digna  05.12.2019
Mons. Lugones: “Hay que hacer un pacto social y político para salir de la crisis”  29.11.2019
La Pastoral Social neuquina advierte sobre la ley de Bosques  27.11.2019
Diálogo y medioambiente, ejes del encuentro de Pastoral Social Centro  25.11.2019
La Pastoral Social del NOA preocupada por la realidad del trabajo  25.11.2019
UCA: Charla abierta sobre “Cambio de Gobierno, escenarios 2020”  25.11.2019
“La verdad y la libertad son las raíces de una verdadera democracia”  14.11.2019
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2019 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton