Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Catequesis del Papa
Francisco: Es hipocresía hablar de paz construyendo y vendiendo bombas de guerra
Miercoles 27 Nov 2019 | 07:49 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco reiteró esta mañana su condena a las armas nucleares al revisar los distintos momentos de su reciente viaje a Tailandia y Japón durante la audiencia general celebrada en la plaza de San Pedro. El pontífice dedicó, además, un momento para rezar por Albania golpeada por el terremoto.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
La “condena firme de las armas nucleares y la hipocresía de hablar de paz, mediante la construcción y venta de bombas de guerra” reiterada en Hiroshima y Nagasaki fue recordada hoy por el papa Francisco en sus palabras durante la audiencia general que dedicó a una revisión de su reciente viaje a Tailandia y Japón.

“En Tailandia, dijo a las 20 mil personas presentes en la Plaza de San Pedro, rendí homenaje a la rica tradición espiritual y cultural del pueblo tailandés. Alenté el compromiso a la armonía entre los diferentes componentes de la Nación, así como a asegurar que el desarrollo económico pueda beneficiar a todos y que las heridas de la explotación, especialmente de mujeres y niños, sean curadas”.

“La religión budista es una parte integral de la historia y la vida de este pueblo, así que fui a visitar al Patriarca Supremo de los budistas, continuando en el camino del respeto mutuo iniciado por mis predecesores, para que la compasión y la fraternidad puedan crecer en el mundo”. En este sentido, la reunión ecuménica e interreligiosa tuvo lugar en la universidad más grande del país”.

“El testimonio de la Iglesia en Tailandia también pasa por obras de servicio a los enfermos y los más postergados de la sociedad. Entre estos se encuentra el Hospital Saint Louis, que visité alentando al personal de salud y visitando a algunos pacientes”.

En primer lugar, Francisco recordó “el desafío de ser pastores de una Iglesia muy pequeña, portadora de agua viva, el Evangelio de Jesús.

“Proteger cada vida”, continuó, fue el lema de mi visita al Japón, un país que lleva las cicatrices de los bombardeos atómicos y es el portavoz del derecho fundamental a la vida y la paz para todo el mundo. En Nagasaki e Hiroshima permanecí en oración, me encontré con algunos sobrevivientes y familiares de las víctimas, y reiteré la firme condena de las armas nucleares y la hipocresía de hablar de paz construyendo y vendiendo bombas de guerra”.

Francisco agregó que “después de esa tragedia, Japón mostró una habilidad extraordinaria para luchar por la vida; y lo hizo recientemente, después del triple desastre de 2011: terremoto, tsunami y accidente en una planta de energía nuclear “.

“Para proteger la vida, -dijo nuevamente-, debemos amarla, y hoy la grave amenaza en los países más desarrollados es la pérdida del sentido de la vida”. Las primeras víctimas del vacío sin sentido son los jóvenes, por lo que se les dedicó una reunión en Tokio. Escuché sus preguntas y sus sueños; los animé a oponerse a todas las formas de intimidación, y a superar el miedo y el cierre abriéndose al amor de Dios, en oración y en servicio a los demás. Conocí a otros jóvenes en la Universidad de Sofía, junto con la comunidad académica. Esta universidad, como todas las escuelas católicas, es muy popular en Japón”.

Finalmente, en las diversas reuniones con las autoridades japonesas, “les he deseado una cultura de encuentro y diálogo, caracterizada por la sabiduría y la amplitud del horizonte. Permaneciendo fiel a sus valores religiosos y morales, y abierto al mensaje del Evangelio, Japón podría ser un país líder para un mundo más justo y pacífico y para la armonía entre el hombre y el medioambiente”.

Al final de la audiencia general, el Papa expresó su “cercanía” al pueblo albanés que está sufriendo en estos días. Albania, recordó, “fue el primer país de Europa que quería visitar. Estoy cerca de las víctimas, rezo por los muertos, los heridos, las familias. Rezo por esta gente a quien amo tanto”.

Finalmente, Francisco anunció que iría a Greccio, el lugar donde San Francisco hizo el primer pesebre en 1223 y que escribiría una carta dedicada al pesebre. +



« Volver
Noticias relacionadas:
El Papa al Foro de Davos: Situar a la persona humana en el centro de la política  21.01.2020
El Papa al centro Simon Wiesenthal: sembrar la paz donde hay odio  20.01.2020
Francisco: Jesús alejó nuestros pecados para que seamos libres  19.01.2020
El Papa a los pescadores: “Su fe anima valores preciosos”  18.01.2020
Presentaron en el Vaticano el Domingo de la Palabra de Dios  18.01.2020
El Papa a luteranos: Los cristianos, mensajeros de la humanidad  17.01.2020
El Papa recibirá al presidente Alberto Fernández el 31 de enero  15.01.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton