Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Catequesis del Papa
Francisco: Pese a ser perseguida, la Iglesia no se cansa de recibir a todos
Miercoles 15 Ene 2020 | 08:53 am
« Volver
Ciudad del Vaticano (AICA): “La Iglesia, no obstante ser perseguida, incomprendida, pecadora y encadenada, no se cansa de recibir con corazón de madre a todo hombre y mujer, para anunciarles el amor del Padre que se hizo visible en Jesús”, destacó el papa Francisco en la catequesis durante la audiencia general. También animó a ser “evangelizadores valientes” para construir un mundo más justo.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El papa Francisco concluyó con su serie de catequesis sobre el libro de los Hechos de los Apóstoles y al centrar su reflexión en la etapa misionera de San Pablo, afirmó: “Los caminos de los hombres, si se viven en la fe, pueden convertirse en un espacio de tránsito para la salvación de Dios”.

“El viaje de Pablo (a Roma), que fue uno con el Evangelio, es la prueba de que los caminos de los hombres, si se viven en la fe, pueden convertirse en un espacio de tránsito para la salvación de Dios, a través de la Palabra de fe que es fermento activo en la historia, capaz de transformar situaciones y abrir nuevos caminos”, explicó.

En la audiencia general, el pontífice aseguró que la narración de los Hechos de los Apóstoles no concluye con el martirio del apóstol Pablo “sino con la abundante siembra de la Palabra” que “contiene y resume todo el dinamismo de la Palabra de Dios, una Palabra imparable que quiere correr para comunicar la salvación a todos”.



Francisco recordó que al llegar San Pablo a Roma encuentra “en primer lugar a sus hermanos en Cristo, quienes lo reciben y le infunden valentía y cuya cálida hospitalidad muestra cuánto se esperaba y deseaba su llegada”.

Asimismo, relató que a pesar de que Pablo vivía “en arresto domiciliario”, el apóstol se encontraba con judíos para “hablarles sobre el reino de Dios” y a quienes, agregó, “trata de convencerlos sobre Jesús, comenzando por las Escrituras y mostrando la continuidad entre la novedad de Cristo y la esperanza de Israel”.

“Pablo se reconoce profundamente judío y ve en el Evangelio que predica, es decir, en la proclamación de Cristo muerto y resucitado, el cumplimiento de las promesas hechas al pueblo elegido”, señaló.

Además de reunirse informalmente con judíos, indicó que San Pablo se reunió con otras personas a quienes “anuncia el reino de Dios e intenta abrir a sus interlocutores a la fe en Jesús”, pero al ver que “no todos están convencidos, denuncia el endurecimiento del corazón del pueblo de Dios, la causa de su condena y recuerda con pasión la salvación de las naciones que se muestran sensibles a Dios y capaces de escuchar la Palabra del Evangelio”.

El Papa subrayó que la narración concluye no con la muerte del apóstol Pablo sino con “el dinamismo de una Palabra que no está encadenada” porque San Pablo “no tiene la libertad de moverse, pero es libre para hablar, la palabra no está encadenada, sino que está lista para dejarse sembrar por las manos llenas del apóstol”.

“Pablo lo hace con toda franqueza y sin impedimentos, en una casa donde acoge a quienes desean recibir el anuncio del reino de Dios y conocer a Cristo. Esta casa abierta a todos los corazones en búsqueda es una imagen de la Iglesia que, aunque perseguida, incomprendida, pecadora y encadenada, nunca se cansa de dar la bienvenida con un corazón maternal a cada hombre y mujer para anunciarles el amor del Padre que se hizo visible en Jesús”, sostuvo.

Francisco rezó para que el Espíritu Santo “reanime en cada uno de nosotros la llamada a ser evangelizadores valientes y alegres” y para que también “nos haga capaces de impregnar, como a Pablo, nuestros hogares con el Evangelio y convertirlos en cenáculos de fraternidad, donde podamos acoger al Cristo vivo, que viene a encontrarnos en todo hombre y en toda época”.

Al final de la catequesis, el Papa saludó a los peregrinos de lengua española, a los que animó a pedir al Espíritu Santo que estimule en la llamada a ser “evangelizadores valientes y decididos para que, como san Pablo, vivamos la alegría del Evangelio y convirtamos nuestros hogares en cenáculos de fraternidad abiertos a todos los hermanos”.

En tanto, a los jóvenes, los ancianos, los enfermos y los recién casados, alentó a abrir los corazones a las necesidades de la Iglesia y a que, siguiendo el ejemplo de Jesús, permanezcan cerca de los hermanos, construyendo un mundo más justo.+



« Volver
Noticias relacionadas:
Dolor del Papa por la masacre en Alemania  21.02.2020
"La pena canónica es también un instrumento pastoral", dijo el Papa  21.02.2020
“Siéntanse como hermanos entre hermanos”, dijo Francisco a sacerdotes ortodoxos  21.02.2020
La educación no genera división sino una humanidad más fraterna, dijo el Papa  20.02.2020
Francisco visitará Bari para participar del encuentro “Mediterráneo, frontera de paz”  20.02.2020
El “manso” no es un débil, sino alguien que defiende su paz y su relación con Dios  19.02.2020
El cáliz utilizado en la “Misa por la unidad” retornará al santuario de Luján  18.02.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton