Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Mons. Buenanueva llamó a “reconocernos hermanos”
Martes 28 Ene 2020 | 08:55 am
« Volver
San Francisco (Córdoba) (AICA): En una nueva entrega de su columna semanal en el periódico de San Justo, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, con el título “Los hermanos Caín y Abel”, reflexionó sobre la violencia “que asoma una y otra vez dejándonos sin aliento” y propuso “reconocernos hermanos, vivir la cultura del Buen Samaritano”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Con el título “Los hermanos Caín y Abel”, el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva, compartió sus reflexiones en el periódico “La Voz de San Justo”.

Citando el Antiguo Testamento, el obispo relató: “Caín dijo a su hermano Abel: «Vamos afuera». Y cuando estuvieron en el campo, se abalanzó sobre su hermano y lo mató. Entonces el Señor preguntó a Caín: «¿Dónde está tu hermano Abel?». «No lo sé», respondió Caín. «¿Acaso yo soy el guardián de mi hermano?»…”

“El crimen es abominable: el hermano mayor mata al menor. El castigo es también severo: ya no habrá paz ni tranquilidad en la vida de Caín, sino un caminar errático y siempre bajo amenaza”, destacó.

“Algo inesperado, sin embargo, sorprende al lector: ‘Caín respondió al Señor: «Mi castigo es demasiado grande para poder sobrellevarlo. Hoy me arrojas lejos del suelo fértil; yo tendré que ocultarme de tu presencia y andar por la tierra errante y vagabundo, y el primero que me salga al paso me matará». «Si es así, le dijo el Señor, el que mate a Caín deberá pagarlo siete veces». Y el Señor puso una marca a Caín, para que, al encontrarse con él, nadie se atreviera a matarlo’”.



“¿Dios termina protegiendo al asesino? ¿De qué lado está finalmente? ¿Cuál es su juego?”, planteó monseñor Buenanueva y reconoció: “El relato nos desafía. No se presta a lecturas simplistas ni unidireccionales. En realidad, tendremos que ponernos a la escucha de toda la revelación bíblica para comprender el porqué último de esta actitud del Creador”.

“Las fuentes de la violencia -esa que asoma una y otra vez dejándonos sin aliento- solo se pueden secar si, al miedo, al resentimiento y a la agresividad que mata se los conjura con la fraternidad. Sí: cada uno de nosotros debemos hacernos cargo del otro, porque somos hermanos”, afirmó.

“Eso es el Evangelio de Cristo. Esa es su propuesta: reconocernos hermanos, vivir la cultura del Buen Samaritano”, concluyó.



« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Han Lim Moon: Las dos direcciones de Jesús para obrar en la Pascua  05.04.2020
Mons. Buenanueva: "Dios está en medio de esta prueba"  02.04.2020
Mons. Mestre: Seamos verdaderos catequistas de la Resurrección y la Vida  01.04.2020
Mons. Colombo: Lázaro nos anticipa la victoria de Cristo  31.03.2020
Mons. D'Annibale animó a "quitar las piedras"  31.03.2020
Card. Poli: “Queremos celebrar la vida, en este momento de tristeza”  30.03.2020
Mons. Fernández: “Que no te quiten la alegría de vivir”  29.03.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton