Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Nacional  |  Catequesis del Papa
El “manso” no es un débil, sino alguien que defiende su paz y su relación con Dios
Miercoles 19 Feb 2020 | 07:35 am
« Volver
El Papa durante la audiencia general de hoy (VaticanMedia) ver más
Ciudad del Vaticano (AICA): “Un momento de ira puede destruir muchas cosas. Por enojo, muchos hermanos ya no se hablan, se alejan unos de otros. Es lo opuesto a la mansedumbre. Por otro lado, la suavidad conquista muchas cosas”, explicó esta mañana el papa Francisco durante la audiencia general, celebrada en el Aula Pablo VI, en la que el pontífice dedicó a la tercera bienaventuranza: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
“Un momento de ira puede destruir muchas cosas. Por enojo, muchos hermanos ya no se hablan, se alejan unos de otros. Es lo opuesto a la mansedumbre. Por otro lado, la suavidad conquista muchas cosas”, explicó esta mañana el papa Francisco durante la audiencia general, celebrada en el Aula Pablo VI, en la que el pontífice dedicó a la tercera bienaventuranza: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra”.

Para las siete mil personas presentes en la sala de audiencias, Francisco, continuando el nuevo ciclo de catequesis sobre las Bienaventuranzas, dijo que el término “manso” usado por Jesús “significa literalmente dulce, gentil, libre de violencia.

El pontífice reflexionó sobre el concepto de mansedumbre, y lo contrapuso al pecado de la ira, “una actitud violenta de la cual todos conocemos el impulso. ¿Quién no se enojó alguna vez? ¡Todos! Debemos revisar las bienaventuranzas y hacernos una pregunta: ¿Cuántas cosas hemos destruido con la ira? ¿Cuántas hemos perdido?”.

“Un momento de cólera puede destruir muchas cosas. Se pierde el control y no se evalúa lo que verdaderamente es importante, y se puede arruinar la relación con un hermano, muchas veces sin remedio. Por la ira, muchos hermanos no se hablan más, se alejan unos de otros, es lo contrario de la mansedumbre. La mansedumbre reúne, la ira separa. La mansedumbre, en cambio, conquista muchas cosas”.





Explicó que el término “mansedumbre” utilizado en el Evangelio “quiere decir, literalmente, dulce, tierno, gentil, sin violencia. La mansedumbre se manifiesta en los momentos de conflicto, se ve en cómo se actúa ante una situación hostil. Cualquiera puede parecer manso cuando todo está tranquilo, pero ¿cómo actúa bajo presión cuando se siente atacado, ofendido, agredido?”.

El Santo Padre recordó que la mansedumbre es una de las cualidades de Cristo, una actitud que “se ve fuertemente en la Pasión”. En la Cruz, señaló Francisco, Jesús “no respondía y no amenazaba”.

Por otro lado, “en la Escritura, la palabra ‘manso’ indica también aquel que no tiene propiedades terrenas. Por ello, nos sorprende que la tercera bienaventuranza diga precisamente que los mansos ‘heredarán la tierra’”.

Estos dos conceptos, mansedumbre y posesión de la tierra, “parecen incompatibles”, llamó la atención el Papa. “De hecho, la posesión de la tierra es el contexto típico del conflicto: con frecuencia, se combate por un territorio, por obtener la hegemonía sobre una cierta zona. En las guerras, el más fuerte prevalece y conquista otras tierras”.

Asimismo, invitó a fijarse bien en el verbo empleado por Jesús para indicar qué tipo de posesión tendrán los mansos. No dice “conquistarán” la tierra, sino, que la heredarán.

“En las Escrituras, el verbo ‘heredar’ tiene un sentido más profundo. El Pueblo de Dios llama ‘herencia’ a la tierra de Israel, que es la Tierra Prometida”, indicó.

La tierra de Israel “es una promesa y un don al pueblo de Dios, y se convierte en algo mucho más grande y más profundo que un simple territorio. Hay una ‘tierra’ que es el Cielo, es decir, la tierra hacia la que caminamos: los nuevos cielos y la nueva tierra hacia la que vamos”.

Por lo tanto, “el manso es aquel que ‘hereda’ el más sublime de los territorios. No es un cobarde, un débil que encuentra una moral improvisada para no tener problemas. ¡Todo lo contrario! Es una persona que ha recibido una herencia y no la quiere perder”.

“El manso”, concluyó Francisco, “no es un cómodo, sino un discípulo de Cristo que defiende su paz, defiende su relación con Dios, defiende sus dones, los dones de Dios, custodiando la misericordia, la fraternidad, la fe y la esperanza. Porque las personas mansas son personas misericordiosas, fraternas, personas de fe, personas con esperanza”. +




« Volver
Noticias relacionadas:
El Papa reza por los que están sin techo para que la sociedad y la Iglesia los acojan  31.03.2020
Francisco teme un "genocidio virósico" si se prioriza la economía sobre la gente  30.03.2020
Ante la emergencia de la pandemia, un “alto el fuego global”, pidió el Papa  29.03.2020
Tornielli: "El Crucifijo bañado por las lágrimas del cielo y el Papa, solo"  30.03.2020
“Comenzamos a ver gente con hambre por la pandemia”, lamentó el Papa  29.03.2020
El Papa bendijo al mundo y confió al Señor la salud de la humanidad  27.03.2020
Mons. Barbaro invitó a participar de un momento de oración y adoración junto al Papa  27.03.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton