Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Santos y beatos
Beata María Ludovica a 58 años de su partida al cielo
Viernes 21 Feb 2020 | 12:14 pm
« Volver
La Plata (Buenos Aires) (AICA): Con el lema “Dejate abrazar por Ludovica y sé parte de esta historia”, el próximo martes 25 de febrero el obispo auxiliar de La Plata, monseñor Nicolás Baisi, presidirá una celebración eucarística en el 58 aniversario de la partida de la beata a los cielos.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Con el lema “Dejate abrazar por Ludovica y sé parte de esta historia”, el próximo martes 25 de febrero el obispo auxiliar de La Plata, monseñor Nicolás Baisi, presidirá una celebración eucarística y bendición de los niños en el 58 aniversario de la partida de la beata a los cielos.

La misa será celebrada a las 9 en el Hospital de Niños Sor María Ludovica, de La Plata, institución que lleva el nombre de quien fue su directora.

Otra Eucaristía será celebrada a las 19:30 en la catedral platense, donde a su término se inaugurará la muestra de arte “Gestos desde la espiritualidad”, que refleja parte de la vida y obra de la Beata Ludovica a través de diversas fotografías de los vitrales, en un trabajo mancomunado que realizaron los autores María Cecilia Gamondi y Félix Bunge.



Beata María Ludovica de Angelis
Nació el 24 de octubre de 1880 en Italia (en San Gregorio, pueblito de los Abruzzos, no lejano de la ciudad de L'Aquila), Sor María Ludovica De Angelis, la mayor de ocho hermanos.

El 7 de diciembre del mismo año de su nacimiento falleció en Savona (Italia) santa María Josefa Rossello, fundadora en 1837 del Instituto de las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia, congregación en la que Ludovica ingresó el 14 de noviembre de 1904. Tres años después, el 14 de noviembre de 1907, zarpó hacia Buenos Aires, donde arribó el 4 de diciembre. Desde este momento se da en ella un florecer ininterrumpido de humildes gestos silenciosos en una entrega discreta y emprendedora.

Sor Ludovica no posee una gran cultura, al contrario. Sin embargo, es increíble cuánto logra realizar ante los ojos asombrados de quiénes la circundan. Y, si su castellano es simpáticamente italianizado, con algún toque pintoresco de "abruzzese", no le cuesta entender ni hacerse entender.

El Hospital de Niños de La Plata, al que fue enviada, y que inmediatamente adopta como familia suya, la ve, primero, solícita cocinera, luego, convertida en responsable de la Comunidad, infatigable ángel custodio de la obra que, en torno a ella, se transforma gradualmente en familia unida por un único fin: el bien de los niños.

Serena, activa, decidida, audaz en las iniciativas, fuerte en las pruebas y enfermedades, con la inseparable corona del Rosario entre las manos, la mirada y el corazón en Dios y la infaltable sonrisa en los ojos, Sor Ludovica llega a ser, sin saberlo ella misma, a través de su ilimitada bondad, incansable instrumento de misericordia, para que a todos llegue claro el mensaje del amor de Dios hacia cada uno de sus hijos.

Único programa expresamente formulado, es la frase recurrente: «Hacer el bien a todos, no importa a quién». Y se realizan así, con subvenciones que solo el cielo sabe cómo Sor María Ludovica consigue obtener salas de cirugía, salas para los pequeños yacentes, nuevas maquinarias, un edificio en Mar del Plata destinado a la convalecencia de los niños, una capilla hoy parroquia, y una floreciente chacra para que sus protegidos tuviesen siempre alimento genuino.

Durante 54 años Sor María Ludovica fue amiga y confidente, consejera y madre, guía y consuelo de cientos y cientos de personas de toda condición social.

El 25 de febrero de 1962 concluyó su camino terrenal, pero quienes permanecen, todo el personal médico en particular, no la olvidan, y el Hospital de Niños asume el nombre de Hospital Sor María Ludovica.

Sus restos mortales descansan en la cripta de la catedral de La Plata.+

« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Víctor Fernández: "La bendición de ramos, alabanza y súplica de liberación”  06.04.2020
Mons. Fernández: Volver a lo esencial del Evangelio  26.03.2020
Mons. Aguer: Buenas noticias en tiempos difíciles  26.03.2020
Coronavirus: Decreto del arzobispo de La Plata sobre las misas y la Semana Santa  19.03.2020
Mons. Aguer: La Cuaresma y la voluntad de Dios  19.03.2020
Mons. Víctor Fernández: "¿Qué aporto en mi paso por esta Tierra?"  18.03.2020
Video reflexiones del arzobispo de La Plata en tiempos de coronavirus  17.03.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton