Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Fallecimientos
A un mes de la partida de Mons. Gil: “Nuestro amor por vos se agranda al recordarte”
Sabado 22 Feb 2020 | 10:06 am
« Volver
Moreno (Buenos Aires) (AICA): Con una misa en la catedral Nuestra Señora del Rosario, la diócesis de Merlo-Moreno recordó a monseñor Fernando Miguel Gil, al cumplirse un mes de su fallecimiento. La misa estuvo presidida por el obispo diocesano, monseñor Fernando Carlos Maletti.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
A un mes de su partida a la Casa del Padre, la comunidad de Merlo-Moreno recordó a monseñor Fernando Miguel Gil con una misa en la catedral Nuestra Señora del Rosario.

La Eucaristía estuvo presidida por el obispo de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Carlos Maletti y concelebrada por el obispo auxiliar, monseñor Oscar Miñarro, el vicario general de la diócesis de Salto, Uruguay, de donde era obispo monseñor Gil, el vicario general de Merlo-Moreno, presbítero Fabián Sáenz, y sacerdotes y diáconos de la diócesis.

Participaron de la celebración seminaristas de ambas diócesis, familiares del fallecido obispo y una gran cantidad de fieles de las comunidades donde monseñor Fernando dejó su impronta de paz durante su tarea pastoral.

La homilía estuvo a cargo del presbítero Sáenz, quien citando la segunda lectura, expresó: “Lo que anunciamos es una sabiduría de Dios, misteriosa y secreta, que él preparó para nuestra gloria antes que existiera el mundo”.

“Esa es la sabiduría que supo tener Fernando en su vida y a la que amó más que a todas las riquezas. Una sabiduría que le permitía estar presente en donde estaba, con cuerpo y alma. Siempre que uno estaba con él, uno se daba cuenta de que él estaba atento a lo que pasaba en ese lugar”, recordó.

“Una vez que sabía cuál era la voluntad de Dios, la cumplía. Pero nunca lastimaba a nadie con sus seguridades, no las echaba en cara”, señaló. “Fue un hombre que se dejó llevar por el Espíritu”, añadió.



“La verdadera alegría del cristiano está precisamente en descubrir la vida como oportunidad para encontrarlo a Él y anunciarlo a Él. La vida se llena de un resplandor distinto cuando Él es el centro. El Dios de las Bienaventuranzas que nos permite decir: felices aun cuando nos sintamos necesitados, afligidos, con hambre y sed de justicia, cuando nos sintamos perseguidos e insultados por practicar la justicia es el que nos sale al encuentro en cada situación y nos permite vivir como comunidad de hombres y mujeres pecadores-reconciliados. … Este era el convencimiento de monseñor Fernando”, afirmó el presbítero Sáez.

Recordando los siete años compartidos con monseñor Gil, el sacerdote reconoció: “Fue un gozo estar con él. Pude saborear su sabiduría y su alegría, sus comidas y compartir un whisky y un habano muchísimas veces. Pude compartir sus preocupaciones por el país y el mundo, su amor por la Iglesia, a la que amaba como al mismo Jesús; su prudencia y caridad en sus juicios acerca de las personas, en fin, un montón de virtudes que no son para la foto, sino, que se viven desde el corazón”.

“Era uno de esos santos de la puerta de al lado, de quienes nos habla el Papa Francisco”, aseguró.

“Él supo fijar sus ojos en Jesús y cantar su amor en medio de tantas noches, que hoy se hicieron día para siempre”, destacó. “Fue un hijo cariñoso y lleno de confianza en María. Creo que una de las cosas en que se parecía mucho a ella, era que guardaba todo lo que le pasaba en su corazón y lo sabía llevar a la oración y a la vida. Con mucha sencillez, pero con una seguridad tremenda, se confiaba a ella, como él era: silencioso y reservado”, describió.

“Querido Fernando: vos seguís siendo nuestro amigo. Intercede ante el Padre, para que nos done con generosidad su Espíritu, para que podamos tener la sabiduría, el amor, la templanza, la fortaleza y la piedad que vos tuviste; y ese seguimiento de Jesús, a donde él nos quiera guiar. Nuestro amor por vos se agranda al recordarte, y si te lloramos es porque te extrañamos, pero sabemos que has pasado tu Pascua y que ahora gozas “lo que nadie vio ni oyó y ni siquiera pudo pensar, aquello que Dios preparó para los que lo aman”.+



« Volver
Noticias relacionadas:
Aumentan las transmisiones en vivo de misas y celebraciones  27.03.2020
Canal Orbe 21 transmitirá la misa del quinto domingo de Cuaresma  27.03.2020
Mons. Lugones animó a rezar por los que ayudan a los más pobres  25.03.2020
Misa en casa: Un nuevo modo de compartir a Dios en familia  22.03.2020
La misa del cuarto domingo de Cuaresma por TV  20.03.2020
Mons. Fernández pidió a San José "que nos enseñe a cuidarnos unos a otros"  20.03.2020
Comenzaron las transmisiones de la misa online en Mar del Plata  19.03.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton