Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Magisterio de los obispos
Mons. Mestre: “Una fe más profunda, madura y convencida”
Jueves 26 Mar 2020 | 09:09 am
« Volver
Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA): En su reflexión para el cuarto domingo de Cuaresma, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, compartió con sus habituales tres puntitos el relato evangélico de Jesús con el ciego de nacimiento y animó a la comunidad a curar las propias cegueras espirituales para obtener “una fe más profunda, madura y convencida”.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
En su reflexión para el cuarto domingo de Cuaresma, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, compartió con sus habituales tres puntitos el relato evangélico de Jesús con el ciego de nacimiento: “Se nos describe el gran signo de Jesús que se extiende y se amplifica en un diálogo sumamente movido e interesante”. Las tres palabras que toma para guiar la homilía son: “cegueras”, “sanar” y “fe”.

¿Cuáles son mis cegueras hoy?
Más allá de las cegueras físicas, el prelado marplatense se detuvo en las “cegueras espirituales”, “las que más dañan el corazón de las personas”, y que en mayor o menor medida, “las poseemos todos”, indicó. Para detectar estas cegueras, es importante detectar el pecado y aclaró que “la oscuridad también la arrastramos desde nuestro nacimiento por pertenecer a esta humanidad herida”, que a veces se acrecienta “por nuestras malas opciones y por transitar por caminos equivocados”.

¿Me dejo sanar por el Señor?
“El Señor asume la debilidad humana y rescata al hombre caído y pecador. Con gestos un poco exuberantes, saliva y barro, realiza el signo de sanación del ciego”, dijo monseñor Mestre al describir el segundo punto. Si bien el sanado es el ciego de nacimiento que recupera la vista, “los fariseos y judíos que participan de los comentarios que se suscitan a la luz de la curación, terminan siendo los verdaderos ciegos”, expresó el obispo de Mar del Plata. Ellos, “son los que se resisten a que la luz del mundo, la luz verdadera, la luz de la vida los pueda iluminar”. Y no se dejan sanar por “estar aferrados a su ceguera”.



Jesús conduce a la fe
Finalmente, la fe es lo que conduce al ciego, “una fe más profunda, madura y convencida”. “La curación física, la sanación corporal de la ceguera es signo de una sanación más profunda y total”, manifestó el prelado. Aquí inicia el verdadero camino de fe, y “el Señor nos pregunta también a cada uno de nosotros: ‘¿Crees en el Hijo del Hombre?’”, sostuvo monseñor Mestre, que concluyó animando a responder “Creo, Señor”.+


« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Han Lim Moon: Las dos direcciones de Jesús para obrar en la Pascua  05.04.2020
Semana Santa: "Es posible celebrar juntos desde casa", afirmó Mons. Mestre  03.04.2020
Mensaje de los obispos de San Isidro para celebrar Semana Santa en casa  03.04.2020
Mons. Buenanueva: "Dios está en medio de esta prueba"  02.04.2020
Mons. Mestre: Seamos verdaderos catequistas de la Resurrección y la Vida  01.04.2020
Mons. Colombo: Lázaro nos anticipa la victoria de Cristo  31.03.2020
Mons. D'Annibale animó a "quitar las piedras"  31.03.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton