Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Semana Santa
Mons. Stanovnik: Ninguna fuerza en el universo puede destruir el amor
Lunes 6 Abr 2020 | 11:46 am
« Volver
Corrientes (AICA): El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, presidió el 5 de abril en la catedral Nuestra Señora del Rosario, la misa del Domingo de Ramos, que dio comienzo a la Semana Santa. Debido a las restricciones impuestas por la pandemia del Covid-19, la celebración se realizó sin público y fue transmitida por las redes sociales.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
El arzobispo de Corrientes, monseñor Andrés Stanovnik OFMCap, presidió el 5 de abril en la catedral Nuestra Señora del Rosario, la misa de Domingo de Ramos, que dio comienzo a la Semana Santa.

Al bendecir los ramos, el arzobispo recordó la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, y “su voluntad libre de ir a la pasión y por la cruz hacia la gloria de la resurrección” con una “inconmovible confianza en Dios” que lo sostiene y fortalece. “El desenlace: la victoria sobre el pecado, la muerte y el mal. Él es vida y esperanza nuestra”.

“Nosotros también estamos resueltos a comprometer toda nuestra vida en seguirle solo a Él. Desde lo más profundo de nuestro corazón queremos expresar públicamente nuestra total adhesión a Jesús, nuestra adoración humilde y fe firme, nuestra esperanza serena y nuestro amor incondicional solo a Él”, expresó monseñor Stanovnik. “Tal como lo hizo la multitud que acompañó a Jesús, también nosotros damos rienda suelta a nuestra emoción, gritando llenos de gozo: ‘¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!’”.

Luego de la lectura de la Pasión del Señor, el arzobispo de Corrientes reflexionó sobre el contexto actual: “Durante los días de confinamiento en el que nos puso la pandemia, hemos escuchado, leído y seguramente compartido sentimientos, preocupaciones y reflexiones en torno a la vida, a la responsabilidad, a las cosas que son esenciales, y también acerca de la muerte. A mí me impresionó escuchar en estos días el testimonio de una persona infectada que pudo superar el mal. Recuerdo que, entre otras cosas, decía que los profesionales de la salud opinaban que el mejor modo de superar los efectos mortales del virus era ‘matarlo’ en el propio cuerpo, es decir en uno mismo. Así se salva el que ha sido infectado y se salvan los demás porque ya no hay posibilidades de contagio, porque el mal fue derrotado”, relató.

“La analogía del caso que acabo de comentarles nos puede ayudar a comprender la profundidad y el alcance infinito que tuvo la acción que realizó Jesús ante el mal, provocado por el Maligno, que ha contagiado a toda la humanidad y lo continúa haciendo. Así como aquella persona infectada superó el mal matándolo en su propio cuerpo, así Jesús no tuvo miedo de ‘hacerse pecado’, es decir, de infectarse con la desgracia que provocamos los humanos y padecer sus fatales consecuencias. De ese modo, cargando sobre sí la ‘pandemia’ del pecado, destruyó en sí mismo la causa que la produjo y, además, le puso el límite definitivo al hacedor del mal. ¿De dónde le vino a Jesús el poder de vencer el pecado, la muerte y el mal? La respuesta es una sola: de su amorosa obediencia a Dios su Padre. El Amor auténtico siempre vence, pero lo hace también siempre por el camino de la cruz. No hay ninguna fuerza en el universo que pueda destruir el amor”, afirmó.



“Esta Semana Santa, en la que tenemos una oportunidad inédita de poder transitarla en cuarentena, démonos tiempo para mirar nuestra vida a la luz de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, y revisar nuestros vínculos desde ese amor que es fiel hasta la muerte, en todas sus diversas expresiones: el amor esponsal, filial y fraternal; el que se expresa en la amistad social, política y económica. Hoy nos encontramos en una ocasión extraordinaria para repensar cómo estamos viviendo, cuáles son nuestras prioridades reales y a qué le estamos dedicando la mayor parte de nuestro tiempo; qué es aquello por lo que realmente vale la pena vivir y entregar todo lo que somos y lo que tenemos para compartirlo con los demás”, animó.

Recordando las palabras del papa Francisco, monseñor Stanovnik advirtió que “estamos todos en la misma barca” y que “todo depende de todos”. “Ya no hay ningún lugar en el mundo donde asegurarnos para que nada ni nadie nos moleste; de muy poco sirven los cercos, los muros, las alarmas y otras defensas que podamos inventar. La fragilidad humana en la que nos puso la pandemia nos tiene que llevar a descubrir dónde está la verdadera fortaleza del ser humano y, por ende, de la familia humana”, afirmó.

“Para los cristianos, la fuente de vida para reconstruirnos es el Dios de la Vida que nos habló por medio de Jesús. Él es la Palabra de Vida, la Luz, el Camino, la Verdad y la Vida. El acontecimiento central de su vida y de la nuestra es su pasión, muerte y resurrección”, recordó el prelado.

“Supliquemos a Dios que cese la amenaza de la pandemia y cuide a sus hijos y a sus hijas enfermos y ancianos, y a todos los que están expuestos en el servicio de curar y protegernos a todos. Y seamos bien responsables en cumplir y hacer cumplir las medidas sociales y de higiene para cuidarnos y cuidar a los otros”, exhortó.

“Hoy, con el ramo bendecido en nuestras manos, queremos expresar, de un modo extraordinario el amor a Dios y al prójimo, en la fiel observancia de las normas que nos aseguran la superación del contagio que amenaza a toda la humanidad. Madre del Pueblo, esperanza nuestra, acompáñanos en estos días a todos, pero protege a tus hijos más débiles”, concluyó.+


« Volver
Noticias relacionadas:
Mons. Ñáñez animó a “abrir el corazón y dejar que el Espíritu lo llene”  01.06.2020
Card. Poli: En Pentecostés, el testimonio concreto se convierte en misión  01.06.2020
En Pentecostés, los fieles de San Luis volvieron a los templos  01.06.2020
Mons. Tissera presidió la misa crismal y valoró a los "samaritanos" de esta pandemia  30.05.2020
Mons. Frassia llamó a tomar conciencia de nuestra identidad de Iglesia  30.05.2020
Francisco en Pentecostés: “El secreto de la unidad es donarse”  31.05.2020
Transmitirán la misa de Pentecostés por radio y televisión  29.05.2020
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2020 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton