Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
aica.org  |  Especial  |  Episcopado
Monseñor Víctor Manuel Fernández, rector de la UCA, fue ordenado arzobispo
Sabado 15 Jun 2013 | 21:24 pm
« Volver
Monseñor Fernández exhibe la cruz pectoral que le obsequió el Papa ver más
Buenos Aires (AICA): Monseñor Víctor Manuel Fernández, rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), fue ordenado arzobispo en la catedral metropolitana de Buenos Aires, donde agradeció al papa Francisco que le obsequiara una cruz pectoral réplica de la que conservaba desde su propia ordenación episcopal y que ahora utiliza como pontífice. “El otro día el Santo Padre me llamó para decirme que estaba rezando por mí, y me contó que tenía otra cruz pectoral igual a la suya. Entonces me dijo: ‘No te hagas hacer una ¿Para qué quiero yo dos cruces si con una me alcanza? Así que si no te parece mal te mando una a vos’. Es esta que llevo puesta”, reveló el flamante prelado al exhibirla. En una templo colmado y en un marco festivo, se leyó la carta de salutación que le envió el pontífice, en la que exhorta al flamante prelado a lanzarse hacia adelante con verdadero coraje apostólico, con plena confianza en Dios y sin perder la alegría.
El Papa sostuvo que “la Iglesia te quiere memorioso, esperanzado y constante en el servicio”. “Recuerda, pues, que la iglesia también te quiere alegre, con la dulce y consoladora alegría de evangelizar”, subrayó.
  Imprimir       Enviar por mail  | Comparte:      
Monseñor Víctor Manuel Fernández, rector de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), fue ordenado este sábado 15 de junio arzobispo en la catedral metropolitana de Buenos Aires, donde agradeció al papa Francisco, que le obsequió una cruz pectoral réplica de la que conservaba desde su propia ordenación episcopal y que ahora utiliza como pontífice.

“El otro día el Santo Padre me llamó para decirme que estaba rezando por mí, y me contó que tenía otra cruz pectoral igual a la suya. Entonces me dijo: ‘No te hagas hacer una ¿Para qué quiero yo dos cruces si con una me alcanza? Así que si no te parece mal te mando una a vos’. Es esta que llevo puesta”, reveló el flamante prelado al exhibirla.

En un templo colmado y en un marco festivo, Mons. Joaquín Sucunza, obispo auxiliar y vicario general de Buenos Aires leyó la carta de salutación que le envió el pontífice, en la que exhorta al flamante prelado a lanzarse hacia adelante con verdadero coraje apostólico, con plena confianza en Dios y sin perder la alegría.

El Santo Padre sostuvo que la Iglesia lo quiere "memorioso, esperanzado y constante" en el servicio. “Recuerda, pues, que la iglesia también te quiere alegre, con la dulce y consoladora alegría de evangelizar”, subrayó.

Monseñor Sucunza también leyó un mensaje enviado por Mons. Miguel Esteban Hesayne, obispo emérito de Viedma, quien había sido elegido por monseñor Víctor Fernández como obispo co-consagrante y no pudo asistir por problemas de salud. En la misiva, el prelado alentó a monseñor Fernández a anunciar “sin retaceos” a Cristo, para poder “recrear una sociedad argentina en fraternidad y libertad, en justicia y solidaridad, dando preferencia a los pobres y los marginados”.

El ritual de ordenación fue presidido por el arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mario Poli, en calidad de consagrante principal, mientras que los co-consagrantes fueron monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina; monseñor Andrés Stanovnik, arzobispo de Corrientes; monseñor Eduardo Eliseo Martín, obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto, y monseñor Carlos José Tissera, obispo de Quilmes. En calidad de presbíteros asistentes del nuevo obispo lo hicieron los sacerdotes Ariel Príncipi y Raúl Vera.

El nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig, y un total de 36 obispos participaron de la ceremonia e impusieron sus manos sobre la cabeza del arzobispo electo.

También asistieron a la celebración eucarística más de un centenar de sacerdotes de diversas diócesis del país, miembros de congregaciones religiosas masculinas y femeninas y una nutrida cantidad de fieles que colmaron el templo catedralicio. Dos pantallas gigantes, ubicadas en las naves laterales, permitieron seguir los detalles de la ceremonia a quienes allí se encontraban. Se destacaba una alegre y bulliciosa delegación perteneciente al obispado de Río Cuarto, diócesis de origen de monseñor Fernández.

Asimismo, casi la totalidad de las autoridades de la Universidad Católica Argentina (UCA), vice-rectores, decanos, profesores y personal no docente estuvieron presentes para acompañar al rector en este importante momento de su vida.

Entre las autoridades civiles se pudo observar la presencia del gobernador bonaerense Daniel Scioli junto a su esposa y buena parte de su gabinete; el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez; el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri; el Director General de Culto Católico, Luis Saguier Fonrouge; el director de Cultos de la Ciudad de Buenos Aires, Alfredo Abriani, en representación del Jefe de Gobierno porteño; el Ministro de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Esteban Bullrich; el director de cultos de la provincia de Buenos Aires, Enrique Moltoni; el referente socialista y ex candidato a presidente Hermes Binner y varios intendentes, entre otras autoridades.

En la Liturgia de la Palabra, la Sra. Nelly Arangue, de la parroquia Santa Teresita de la ciudad de Río Cuarto tuvo a su cargo la primera lectura (Isaías 61,1-3a) y el Sr. Daniel Pellizón, secretario personal del arzobispo electo, hizo lo propio con la segunda lectura(2 Timoteo 1, 6-14).

Luego de la proclamación del Evangelio (Juan 15, 9-17) comenzó el Rito de la Consagración invocando al Espíritu Santo con el canto del Veni Creator Spiritus. Seguidamente el Pbro. Gustavo Carrara pidió al obispo consagrante principal la ordenación del candidato al episcopado y dió lectura de la bula papal de nombramiento.

A continuación, monseñor Mario Poli, consagrante principal, pronunció su alocución dirigida al clero, el pueblo y al electo, acerca del ministerio episcopal. (Texto completo)

El rito de consagración episcopal continuó con la Profesión de Fe y Promesas Episcopales; el canto de las Letanías de los Santos; la imposición de las manos por parte de los obispos presentes; la imposición del Libro de los Evangelios sobre la cabeza del electo; la oración consecratoria; la unción de la cabeza; la entrega del libro de los evangelios; la entrega de los símbolos episcopales: anillo, mitra y báculo y finalmente el obispo ordenado se sentó en la Cátedra y recibió el saludo de paz de todos los obispos.

En la Liturgia de la Eucaristía los familiares del flamante obispo presentaron ante el altar las ofrendas de pan y vino para ser consagradas.

Un momento de emoción y alegría se vivió luego de finalizada la Comunión, cuando el nuevo obispo recorrió la nave principal catedralicia bendiciendo a la Asamblea. Aplausos, vivas y devoción acompañaron este momento de la ceremonia.

Lo mismo ocurrió cuando monseñor Víctor Fernández, acompañado de su madre Yolanda, de 87 años, depositó un ramo de flores al pie de la imagen de la Virgen de Luján y consagró su ministerio episcopal a la Madre de Dios.

Finalmente, el recién ordenado dirigió una palabras a todos los presentes: El rector de la UCA recordó a Alcira Gigena, el pequeño pueblo cordobés donde nació, y agradeció a su familia, sacerdotes y obispos –en especial a los obispos Rodolfo Bufano, Carmelo Giaquinta y Carlos Tissera- que lo acompañaron y aconsejaron a lo largo de este camino al servicio de la Iglesia.

Asimismo, destacó que aprendió mucho de la “paciencia, cansancios e inmensa fe” de los pobres, sobre todo durante su labor pastoral en las diócesis bonaerenses de San Justo y Quilmes.

El flamante arzobispo dijo que siguiendo los consejos del cardenal Jorge Bergoglio se preocupó por “acercar más la UCA al mundo de los pobres, de manera que el contacto con ellos nos ayude a ver mejor la realidad y no seamos sólo intelectuales de escritorio”.

“En esto hemos crecido, y también crecimos en el encuentro y el diálogo con la sociedad y la cultura”, aseguró.

Monseñor Fernández dijo, en otro momento, que el Papa estaba “acompañándolo espiritualmente” en la ceremonia y, tras reconocer que no quería ser obispo, aseguró que lo era por “la misericordia y la audacia” del pontífice argentino.

Por último, monseñor Fernández se despidió de los fieles presentes en la catedral al mejor estilo del papa Francisco: “Por favor, recen por mí”.
Texto completo del mensaje del pontífice

Obispos concelebrantes
Además del obispo consagrante, monseñor Mario Poli y los co-consagrantes, monseñores Arancedo, Stanovnik, Eliseo Martín y Tissera, pusieron sus manos sobre la cabeza del nuevo obispo y concelebraron la Eucaristía el nuncio apostólico, monseñor Emil Paul Tscherrig; los arzobispos Alfonso Rogelio Delgado, de San Juan de Cuyo; José Luis Mollaghan, de Rosario; Mario Antonio Cargnello, de Salta y Alfredo Horacio Zecca, de Tucumán.

Estuvieron presentes los obispos Alcides Jorge Pedro Casaretto, emérito de San Isidro; Luis Teodorico Stöckler, emérito de Quilmes; Baldomero Carlos Martini, de San Justo; Antonio Juan Baseotto C.ss.R., obispo castrense emérito; Rubén Oscar Frassia, de Avellaneda-Lanús; Juan Rubén Martínez, de Posadas; Francisco Polti, de Santiago del Estero; Guillermo Rodríguez-Melgarejo, de San Martín; Sergio Alfredo Fenoy, de San Miguel; Jorge Rubén Lugones SJ, de Lomas de Zamora; Jorge Eduardo Lozano, de Gualeguaychú; Carlos Humberto Malfa, de Chascomús; Joaquín Mariano Sucunza, auxiliar de Buenos Aires; Juan Horacio Suárez, de Gregorio de Laferrère; Oscar Sarlinga, de Zárate-Campana; Eduardo Horacio García, auxiliar de Buenos Aires; Eduardo María Taussig, de San Rafael; Carlos José Tissera, de Quilmes; Eduardo Eliseo Martín, de Villa de la Concepción del Río Cuarto; Raúl Martín, auxiliar de Buenos Aires; Hugo Manuel Salaberry SJ, de Azul; Oscar Vicente Ojea, de San Isidro; Santiago Olivera, de Cruz del Eje; Enrique Eguía Seguí, auxiliar de Buenos Aires; Ariel Edgardo Torrado Mosconi, auxiliar de Santiago del Estero; Luis Alberto Fernández, auxiliar de Buenos Aires; Miguel Ángel D'Annibale, de Río Gallegos; y Alberto Germán Bochatey OSA, auxiliar de La Plata.

También concelebraron unos cien sacerdotes diocesanos y religiosos de Buenos Aires, Río Cuarto y otras diócesis.

Texto completo del discurso del flamante arzobispo

Datos biográficos de Víctor Manuel Fernández
Nació en Alcira Gigena, provincia de Córdoba, el 18 de julio de 1962 y fue ordenado sacerdote en su pueblo natal (diócesis de Río Cuarto) el 15 de agosto de 1986.Es licenciado en Teología con especialización bíblica por la Pontificia Universidad Gregoriana, de Roma, en 1988, y doctor en Teología por la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA) en 1990.

Fue primero vicedecano durante dos períodos y luego, desde agosto de 2008 hasta diciembre de 2009, decano de la Facultad de Teología de la UCA. Desde 2002 hasta 2008 fue director de la revista Teología de esa facultad. El 15 de diciembre de 2009 asumió a cargo del Rectorado de la UCA y el 20 de mayo de 2011 prestó juramento como rector, cargo que seguirá desempeñando como arzobispo.

De 1993 a 2000 fue párroco de Santa Teresita en la ciudad de Río Cuarto, donde además se desempeñó como director de Catequesis y asesor de diversos movimientos laicales. De 2007 a 2009 fue presidente de la Sociedad Argentina de Teología.

Entre otras actividades fue fundador y rector del Instituto Diocesano de Formación Laical de Río Cuarto; productor y locutor de programas radiales; formador y director de estudios del seminario diocesano Jesús Buen Pastor; perito del Secretariado para la Formación Permanente, de la Conferencia Episcopal Argentina; miembro del equipo de reflexión que asesoró al episcopado argentino para la actualización de las Líneas Pastorales; y perito y miembro de la Comisión de redacción de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Aparecida (Brasil, 2007).

En diversos centros de Buenos Aires y de Córdoba fue profesor de Ética, Hermenéutica, Antropología, Método Exegético, Nuevo Testamento, Homilética, Gracia y Teología Espiritual, además de seminarios para Licenciatura.

Ha dictado numerosos cursos y conferencias en la Argentina y en otros países. Entre libros, subsidios y artículos científicos, cuenta con más de 300 publicaciones en la Argentina y en varios países de América Latina y Europa.

Algunos de sus libros son: "Actividad, espiritualidad y descanso", San Pablo, Madrid 2001; "La gracia y la vida entera", Herder, Barcelona 2003; "Teología espiritual encarnada. Profundidad espiritual en acción", San Pablo, Buenos Aires 2004; "Valores argentinos o un país insulso. Hacia el Bicentenario", Bouquet, Buenos Aires 2006; "Cómo interpretar y cómo comunicar la Palabra de Dios", San Pablo, Buenos Aires 2009; "Conversión pastoral y nuevas estructuras", Ágape, Buenos Aires 2010; "La fuerza sanadora de la mística", San Pablo, Buenos Aires 2012.+
« Volver
Noticias relacionadas:
Los cambios globales dependen de las acciones humanas, recuerda el Papa a los científicos  12.11.2018
El Papa instituyó un nuevo curso sobre “Ciencias de la Paz”  12.11.2018
Francisco recuerda el fin de la I Guerra Mundial: "Invirtamos en la paz"  12.11.2018
Ángelus: El Señor no mide la cantidad sino la calidad del corazón  11.11.2018
Ante una Europa enferma de indiferencia y división, el Papa propone una “cultura eucarística”  10.11.2018
El Papa a los "Alumnos del Cielo": Evangelicen con el canto y la música  10.11.2018
Tres nuevos diáconos Misioneros de la Familia en Orán  09.11.2018
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2018 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton