SUSCRIPCIONES

Inicio

Nosotros

Noticias

Actualidad

Santa Sede

Iglesia en la Argentina


Documentos


Santoral

Ediciones AICA

 

Copyright © 2006 AICA.
Todos los derechos
reservados.

 

 

 Documentos

 
   

MENSAJE A LA ACCIÓN CATÓLICA ARGENTINA EN SU 75º ANIVERSARIO


A los queridos miembros de la Acción Católica Argentina:

1. Cercanos a celebrar el 75º aniversario de la Acción Católica Argentina y a la realización de su 25ª Asamblea Federal en el año 2006, nos dirigimos con profundo afecto a sus miembros, dirigentes y asesores.

Ante todo agradecemos a Dios por el camino recorrido, reconociendo los frutos de santidad y apostolado que ha suscitado la Institución, las innumerables vocaciones laicales, sacerdotales y de vida consagrada que maduraron en su seno, la formación de militantes y dirigentes, y las numerosas acciones individuales e institucionales en diversos momentos y sectores de la vida de la sociedad, que son una expresión del particular compromiso temporal de los laicos.

Puesta la mirada en el Señor Jesús, con fidelidad y esperanza en la obra que el Espíritu Santo continúa realizando, y reconociendo las propias debilidades, confiamos que el fruto de la celebración sea para la Acción Católica seguir sintiéndose parte y protagonista de una historia de salvación que continúa hoy. Anhelamos que la Asociación viva el próximo tiempo jubilar con la actitud del peregrino, que del pasado recoge las fuerzas, tiene el oído atento al presente, y con la mirada alerta hacia lo que se abre por delante, avanza con paso sereno y decidido a las metas que se le ofrecen, sostenido siempre por la Gracia divina.

Expresamos nuestra estima por el constante compromiso de formación integral, humana, cristiana y apostólica, de la Acción Católica respecto de sus miembros en todas las etapas de la vida para su protagonismo eclesial y social.
 

2. El tiempo de Gracia que vive la Acción Católica ha de llevarla a ahondar la conciencia de sí misma y a conducir sus miembros a una renovada docilidad a los dones del Espíritu Santo, acogiendo con gratitud obediente el estilo de vida personal y comunitario que propone el carisma institucional, su forma peculiar de ministerialidad laical, unidos íntimamente a los pastores.

Alentamos a sus miembros a responder con generosidad, creatividad y laboriosidad al llamado al apostolado, contribuyendo a la pastoral orgánica en las diócesis, parroquias, sectores y ambientes temporales, para servir al incremento de toda la comunidad cristiana, a los proyectos pastorales de la Iglesia particular guiada por su Obispo, y a la animación evangélica de todos los ámbitos de la vida. Los desafíos a la Nueva Evangelización que particularmente hemos señalado en Navega Mar Adentro, exigen de la Acción Católica una renovada dinámica asociativa, orientada a una presencia capilar del Reino de Dios en todos los ámbitos de misión.

Agradecemos a todos los sacerdotes que han consagrado y ofrecen hoy tiempo, esfuerzo y amor al acompañamiento espiritual de los laicos y de los grupos de militancia de la Acción Católica. Paternal y fraternalmente los alentamos a seguir brindándoles apoyo y orientación en la realización de su vocación bautismal en la Asociación.
 

3. Queridos miembros de la Acción Católica: los invitamos a renovar su “Sí” al Señor Jesús. Los alentamos a vivir con renovado fervor las consignas que les propusiera el Papa Juan Pablo II, al concluir en Loreto, en setiembre de 2004, el primer Congreso Internacional sobre la Acción Católica.

“La primera es «contemplación». Esfuércense por caminar por el sendero de la santidad manteniendo fija la mirada en Jesús, único Maestro y Salvador de todos”. La contemplación del misterio de amor que se nos ha revelado en Jesús y en el que fuimos sumergidos los ayudará a profundizar en la conciencia de la especial vocación a la que han sido llamados.

“La segunda consigna es «comunión» Traten de promover la espiritualidad de la unidad con los pastores de la Iglesia, con todos los hermanos de fe y con las demás asociaciones eclesiales. Sean fermento de diálogo con todos los hombres de buena voluntad”. Se hace urgente a nuestros oídos argentinos hacer viva y actual, en la Iglesia y en la sociedad, esta llamada a ser fermento de esa comunión, que es fruto y anhelo que surge de la contemplación del Misterio de Cristo.

“La tercera consigna es «misión». Lleven como laicos el fermento del Evangelio a las casas y a las escuelas, a los lugares de trabajo y de tiempo libre. El Evangelio es palabra de esperanza y de salvación para el mundo”. Esta es la misión que el Señor, desde la barca de Pedro, les sigue proponiendo: vayan a lo profundo, lleguen hasta las orillas más lejanas, al corazón de los ambientes, al fervor de las expresiones populares, a los medios de comunicación. Anuncien con pasión la verdad de Jesucristo que han contemplado y madurado en la comunión. Irradien en el servicio cotidiano la santidad de Dios en la que palpitan nuestros corazones.
 

4. Acción Católica Argentina: no temas navegar mar adentro, hacia las profundidades de este mundo, tan apasionante y tan contradictorio a la vez. Es allí, evangelizando a los hombres, siendo instrumento dócil del Espíritu Santo para su santidad, formando sus conciencias, impregnando de espíritu cristiano las distintas comunidades y los distintos ambientes, y sirviendo a la instauración en Cristo del orden temporal para una sociedad responsable, justa y fraterna, donde encontrarás siempre tu vocación más profunda, tu misión más auténtica, tu razón de existir más bella y verdadera. Es Jesucristo quien te anima a echar las redes.

Con profundo “sentido de Iglesia”, vive una estrecha vinculación con los pastores. Procura participar de una manera activa, entusiasta y creativa en los organismos pastorales diocesanos y parroquiales. Ofrece tu constante disponibilidad para cooperar fraternalmente en la Iglesia con las demás formas de apostolado. Que en tu corazón madure el compromiso de los laicos para solidarizarse con las necesidades de los hermanos, y se promuevan los dirigentes para ese compromiso.
 

5. “Acción Católica: pasión y servicio”. Como lo expresa el lema que inspirará tus próximas Asambleas Federales, vive una pasión fervorosa por irradiar la santidad de Dios asumiendo los desafíos de la nueva evangelización, en el laborioso y silencioso servicio de colaborar a la construcción del bien común de la sociedad.

Nos regocijamos por tus setenta y cinco años de existencia, a la vez que te confirmamos en la ardua pero gratificante tarea que se te confía.

Imploramos la bendición de Dios sobre tus dirigentes, militantes y asesores, sobre tus niños, jóvenes y adultos.

Nos encomendamos a la intercesión de la Madre de Dios y Madre de la Iglesia, Nuestra Señora de Luján, para que cada miembro de la Acción Católica Argentina, en comunión eclesial con los hermanos de la Nación sea protagonista generoso de la Nueva Evangelización.

Con nuestra bendición pastoral:

Los Obispos de la Argentina
r
eunidos en la 90ª Asamblea Plenaria
de la Conferencia Episcopal Argentina
Pilar, 12 de noviembre de 2005


Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet http:// www.aica.org
Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.