Documentos  
.

QUEREMOS SER NACIÓN



1. «Hoy la patria requiere algo inédito», dijimos los Obispos reunidos en la Asamblea Plenaria de mayo pasado. Y ello, porque inédita es la crisis que nos sacude a los argentinos, e inédita ha de ser la respuesta que hemos de darle. Crisis inédita, porque no es sólo coyuntural, sino crisis histórica, que supone un largo proceso de deterioro en nuestra moral social, la cual es como la médula de la Nación, que hoy corre el peligro de quedar paralizada.


2.
Cuando los pueblos reconocieron que la crisis que sufrían era fruto del propio actuar, y no perdieron su tiempo en responsabilizar de la misma sólo a los otros, pudieron enfrentarla con éxito, y muchas veces realizaron una obra admirable de reconstrucción.


3.
Los Obispos no pretendemos hacer un diagnóstico completo de la crisis argentina. En cierto modo, lo hicimos en "Iglesia y Comunidad Nacional", publicado en 1981, cuando buscábamos caminos para salir de la larga noche en que estaba sumido el País. Desde entonces la crisis se ha profundizado. Hoy queremos señalar algunas de las enfermedades sociales más graves que padecemos, de reflejo político y económico, pero que tienen origen moral.


4
. La primera es el endiosamiento del Estado. En las décadas de los años 20 y 30 el estatismo cundía en Europa, encarnado en diferentes regímenes políticos de derecha y de izquierda. Aquí también le abrimos las puertas, y pronto se instaló como ideología en la conciencia colectiva. De allí surgió una interpretación cuasi mágica del Estado, que todavía hoy inmoviliza al hombre argentino. El Estado aparece una especie de dios, que todo lo puede, al cual nada malo le podría pasar. Por lo tanto se le puede pedir y exigir cualquier cosa.


5
. Ahora cunde la ideología contraria: el envilecimiento del Estado, propio del más crudo liberalismo. Alarmados por los peligros del estatismo, se procedió a vender las empresas del Estado, pero sin un diseño racional del mismo. No se tuvo suficientemente en cuenta que éste es un instrumento creado para servir al bien común, y para ser el garante de la equidad y de la solidaridad del entramado social. Tampoco se organizó previamente una red adecuada de contención social, dando lugar a la marginalidad y la exclusión creciente.


6
. La crisis histórica que vivimos se debe en gran medida a que los argentinos no hemos elaborado todavía la crítica a esta doble ideología. Nos cuesta entender que ninguna de las dos respeta a la persona humana. Una la despersonaliza, y la otra la vuelve indefensa.


7
. Además, debemos reconocer otras dos enfermedades: la evasión de los impuestos, y el despilfarro de los dineros del Estado, que son dineros sudados por el pueblo. Ambas comprometen la equidad social y la justa distribución del ingreso.


8
. Por todo ello, el comienzo de este milenio nos encuentra con una pesada carga, que hemos llamado "deuda social" o "la gran deuda de los argentinos", que grava el futuro de nuestro pueblo. Ante tal situación, que amenaza derivar en anarquía social de imprevisibles consecuencias, nos hacemos y proponemos varias consideraciones.

a) A los cristianos en la sociedad terrena. Siendo tan numerosos, debemos concluir que no estamos exentos de responsabilidades en esta crisis. Por lo mismo, debemos cotejar nuestra conducta social con el Evangelio, asumir nuestro puesto en la superación de la misma, aun a precio de grandes sacrificios, y crecer en nuestra conciencia como ciudadanos. No podemos ser peregrinos del cielo, si vivimos como fugitivos de la ciudad terrena.

b) A nosotros los pastores. Si bien hemos multiplicado los mensajes dedicados a iluminar la situación del País con la doctrina social de la Iglesia, debemos examinar si lo hacemos en forma suficiente, con la debida pedagogía, procurando que los fieles laicos asuman su estudio, difusión y aplicación a la realidad. Ha de ser claro a todos que en esta crisis no queremos ocupar un lugar que no nos corresponde. Por ello pedimos a todos los actores sociales que actúen según su responsabilidad en el marco de las instituciones republicanas.

c) A los dirigentes de la sociedad de todos los órdenes. En noviembre pasado los exhortábamos a la magnanimidad. Dada la gravedad de la hora y la responsabilidad que les cabe en la situación del País, como también la capacidad que tienen para levantarlo de la presente postración, los exhortamos nuevamente a asumir el papel que la Providencia y el pueblo argentino les han encomendado. Y lo hacemos con las palabras de Pablo VI en Bogotá: «A Uds. se les pide generosidad... Tengan Ustedes, señores del mundo e hijos de la Iglesia, el espíritu instintivo del bien que tanto necesita la sociedad... Perciban y comprendan con valentía las innovaciones necesarias para el mundo que los rodea... La promoción de la justicia y la tutela de la dignidad humana sean su caridad. Y no olviden que ciertas crisis de la historia habrían podido tener otras orientaciones, si las reformas necesarias hubiesen prevenido tempestivamente, con sacrificios valientes, las revoluciones explosivas de la desesperación «.

d) A los que han recibido más bienes materiales, o gozan de privilegios. Les recordamos un principio básico de la moral: que el derecho de propiedad no debe jamás ejercitarse con detrimento de la utilidad común. Si se llegase al conflicto entre los derechos privados adquiridos y las exigencias comunitarias primordiales, toca a los poderes públicos procurar una solución con la activa participación de las personas y de los grupos sociales.

e) A los trabajadores de todos los sectores. Les recordamos el principio del bien común que, respetado, hace que sean justos sus reclamos, incluso el recurso a la huelga, pero fuera del cual éstos se convierten en injusta agresión contra el todo social, y pueden dificultar grandemente la reconstrucción de la Argentina.


9
. Sabemos que en la crisis que vivimos se suman múltiples factores, propios y ajenos, entre los que se destaca la muy pesada deuda externa, que aumenta cada día más y nos dificulta crecer. Pero no nos cabe duda que un pueblo unido, que mire con valentía la situación actual, sabrá reconocer la gravedad de la crisis y asumir la responsabilidad que le cabe en la misma, pondrá en marcha los reservas espirituales que posee, y acabará por imponer respeto a las demás naciones del concierto internacional para lograr un trato justo.


10
. A Jesucristo, cuyo nombre fue invocado en los orígenes de nuestra Patria, dirigimos nuestra súplica ferviente: "Jesucristo, Señor de la historia, te necesitamos. Nos sentimos heridos y agobiados. Precisamos tu alivio y fortaleza. Queremos ser Nación, una Nación cuya pasión sea la verdad y el compromiso por el bien común. Danos la valentía de la libertad de los hijos de Dios para amar a todos sin excluir a nadie, privilegiando a los pobres, y perdonando a los que nos ofenden, aborreciendo el odio y construyendo la paz...".


129ª reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Argentina Buenos Aires, 10 de agosto de 2001.


 Este documento fue publicado como suplemento
del Boletín Semanal AICA Nº 2330 del 15 de agosto de 2001


Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.