Documentos  
 

TENER UNA ACTITUD CRISTIANA ANTE EL CÓNCLAVE


Reflexión del arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, en el programa
“Claves para un mundo mejor”, en su emisión del sábado 16 de abril de 2005


Dentro de pocas horas comenzará el cónclave para la elección del sucesor del Papa Juan Pablo II pero ¿saben ustedes cuándo y cómo fue la primera elección en la historia de la Iglesia, descontando la elección que Jesús hizo de los doce apóstoles entre el numeroso grupo de sus discípulos? A ello quisiera referirme, a la primera elección de la Iglesia después que Jesús volvió al Padre.

El libro de los Hechos de los Apóstoles cuenta que, después que Jesús volvió al Padre, se reunieron en la sala donde se encontraban con Jesús, los once apóstoles, los primeros discípulos y, dice el texto, “en compañía de María la Madre de Jesús".

El texto habla también de que allí “permanecían firmemente unidos en la oración” y Pedro plantea la necesidad de completar el número de los doce apóstoles. Entonces le dice a la comunidad que es necesario proponer algunos candidatos. Se proponen dos: José, llamado Barsabas, por sobrenombre el Justo y Matías.

Entonces rezaron así: “Tú, Señor, conoces el corazón de todos. Muéstranos a quién has elegido para ocupar este cargo y recibir este ministerio y  apostolado”. Luego hacen un sorteo y la suerte cae sobre Matías el cual es incorporado al grupo de los once y se constituye finalmente, otra vez y para siempre, para la misión de la Iglesia el Colegio de los Doce Apóstoles.

La atención de los fieles en estos días y la curiosidad del mundo están puestas en Roma. Y creo que es importante que nosotros tengamos una actitud correspondiente a este acontecimiento tan importante para la vida de la Iglesia.

Cuando digo actitud correspondiente quiero decir que no sea basada en criterios puramente humanos, ni en esa curiosidad superficial de muchos periodistas que proyectan sobre la vida de la Iglesia las internas de los partidos políticos.

Nosotros, cristianos, tendríamos que acompañar ese proceso de elección, en todo caso como espectadores pero a quienes concierne enormemente como miembros de la Iglesia este acontecimiento.

Tendríamos que acompañar este momento con espíritu de fe, en unión de caridad, en verdadera comunión eclesial y en oración, en compañía de María, la Madre de Jesús. Qué bello es que la Iglesia entera pueda acompañar a los Padres Cardenales que no van a jugar a la lotería sino que van a usar su prudencia y su libertad pero que, sin duda alguna, serán receptivos a los que el Señor indique a través de esta elección.

Qué importante que nosotros los acompañemos con nuestra oración, pidiéndole al Señor que muestre a quién Él ha elegido para encabezar la misión de la Iglesia en este tiempo tan incierto que nos espera pero que reclama en todo caso una entrega, un gran corazón, una gran inteligencia y las fuerzas, como las que el querido papa Juan Pablo ha desplegado en servicio de la humanidad.

Se ha especulado enormemente en los últimos días sobre las condiciones que debiera tener el nuevo Papa o sobre los desafíos que se le han de plantear y me parece oportuno recordar quién es, después de todo, el Papa. No es simplemente un gran personaje mundial, una especie de presidente del mundo sino que es el vicario de Cristo en la tierra y su misión es esencialmente una misión religiosa.

Y, entones, confiemos que si el Papa ha de abordar las grandes cuestiones que afligen al mundo de hoy y aquello que interesa a nuestros contemporáneos, lo hará siempre desde el corazón mismo de la fe y proyectando sobre esa problemática del mundo la luz del Evangelio.


Mons. Héctor Aguer,
arzobispo de La Plata



Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.