Documentos  
 

FIESTA DIOCESANA 2002


Mensaje de Mons. José María Arancibia, arzobispo de Mendoza,
pronunciado en fiesta de Nuestra Señora del Rosario, patrona de la arquidiócesis, el 6 de octubre, y que llevó por lema “Con María, por la patria, la Iglesia de Mendoza canta y reza”


1. ¡Bienvenidos!

Recibimos a las comunidades, y a todos los aquí presentes, con inmensa alegría. Los abrazamos con sincero y cordial afecto. Sabemos que muchos han debido hacer un gran esfuerzo para venir.

Este año nuestra fiesta es más austera. Muy simple en ornamentación y movimiento escénico. Son tiempos difíciles. No podemos, ni queremos, ocultar la crisis del país, que tanto nos preocupa. Hasta tuvimos que pensar bien si hacíamos o no esta la fiesta tan apreciada. Decidimos hacerla, porque la necesitamos. Este es un encuentro de hermanos que expresan con alegría su fe y esperanza. Venimos a rogar juntos por la patria y a fortalecer el espíritu para seguir luchando como cristianos.

Tenemos además una riqueza para compartir: somos nosotros mismos. Agradecidos por la vida y la salud. Con ganas de compartir nuestros esfuerzos. Ricos por el don valioso de la fe en Cristo, que permite descubrir el amor de Dios. Jesús ha prometido estar en medio nuestro. Su promesa no falla. El es nuestra esperanza. La presencia maternal de María nos alienta a renovar nuestra fe en Jesús y en su Palabra. Vivamos este momento con plena intensidad.


2. Vivimos tiempos difíciles pero maravillosos. Parece una contradicción, y es verdad. Por un lado no nos cansamos de comentar nuestras dificultades, que son muchas y duraderas. Pero somos gente creyente. La maravilla es que Dios ofrece aún signos en este tiempo; porque El llama, y hace posible, vivir a fondo grandes valores y virtudes, que transforman la historia. En medio de una profunda crisis, Dios suscita una respuesta generosa. Si ansiamos un cambio, Dios mismo lo quiere antes de nosotros; más todavía, quiere producirlo con nosotros y a través nuestro. Esta es una ocasión providencial. Por eso alentamos la serena confianza que genera la cercanía del Señor, y nuestra disposición a seguirlo con mayor entrega de fe y de amor.


3. Nos duele la Patria argentina. Por eso nos consuela recordar que Jesús de Nazaret lloró por la suya. Aquel dolor lo llevó hasta morir en la cruz, donde lo acompaña María (Evangelio: Jn 19,25-27).  Ella refleja y concentra la tristeza de una humanidad que, llegando al colmo de su rebeldía,  crucifica al Hijo de Dios, nacido de sus entrañas. ¿Estaba María desesperada? ¿Es símbolo de una humanidad sin horizonte? Ella estaba de pie junto a la cruz. Es la misma Señora que  escuchó al Ángel, y se declaró servidora. La que guardó la Palabra, aunque no entendía y sufría al escucharla. La mujer feliz porque creyó y obedeció. Es la que creyó que la cruz daba lugar a la resurrección, porque así se cumplía el proyecto de Dios. Confió que Jesús se levantaría del sepulcro, y la humanidad con El. Sabía que era preciso estar en oración con los apóstoles, para ser transformados por el Espíritu.

Este es el curso de las cosas de Dios, que María señala al pie de la cruz. Queremos ser discípulos, y -como Juan- recibir de nuevo a María en casa. Cualquier cruz se comprende desde la Palabra, a la cual María fue completamente fiel. Ella tiene mucho que enseñarnos. Tenemos que crecer en fe y esperanza, para encarar este tiempo arduo y doloroso, como auténticos cristianos. Mendoza es la casa de María; con Ella, entonces, de pie junto a la cruz, confiemos  que Dios engendra vida plena por la fuerza del Espíritu.


4. Nuestra esperanza provoca conversión, y se expresa en un cambio decidido. A menudo no encontramos en dónde apoyar nuestra esperanza. ¿En quién se puede confiar? ¡Muchas personas nos han defraudado!. Siendo sinceros, debemos reconocer que tampoco nosotros hemos cumplido siempre nuestro deber. Ni ponemos en práctica lo que exigimos a los demás.

Una mirada de fe, descubre en Jesús ambas cosas: la miseria de los hombres, que destruyen la obra de Dios y se destruyen a sí mismos; y al mismo tiempo, una muerte asumida que se vuelve vida plena. Ese fue el principal servicio de Jesús, Dios y hombre verdadero, para transformar el mundo. Renovemos la confianza en El.

Los acontecimientos de este último tiempo del país nos han humillado y entristecido. Una buena actitud cristiana, impide echar culpas en los demás, sin admitir las propias. Todo lo que daña a la Nación y a la Iglesia, exige un sincero examen de conciencia. Nadie queda dispensado de hacerlo. Nunca nos ha hecho bien condenar y arrojar piedras, sin reconocer las propias culpas; sin voluntad de cambio. Aún los pastores, reconocemos y nos avergonzamos del mal que causamos al pueblo de Dios; queremos cambiar y reparar el daño provocado. “Nuestra misión nos exige una creciente identificación con Cristo y una constante purificación de nuestros pecados. No le tenemos miedo a la verdad. Le tememos a nuestra dureza de corazón” (CEA 28-IX-02). Pero el arrepentimiento y la conversión requieren la gracia de Cristo Salvador. Por eso nos hace bien este momento de súplica confiada que culmina en la Eucaristía.


5. Construir la Nación que queremos.
La situación grave de la Argentina ha sido descripta y comentada de mil maneras.  Casi todos saben algo de ella; y todos la sufren. Algunos conocen las causas que la provocan e insinúan soluciones. Ha llegado el momento de pasar del lamento a una actitud más constructiva: que ante todo requiere convicción sobre qué Argentina queremos; luego la voluntad y el esfuerzo decidido de construirla. Las quejas reiteradas, y las muchas protestas, no ayudan. Precisamos convicciones firmes, que orienten reformas importantes en el orden político-social, y actitudes comprometidas para reconstruir la Nación. La responsabilidad es de todos.

El pueblo de Dios ha rezado mucho por la Patria en este tiempo. Orando ha puesto su confianza en Dios, fuente de toda razón y justicia; al mismo tiempo, ha crecido en seguridad sobre los grandes valores humanos y cristianos que fundan una sólida vida comunitaria, en paz y justicia: la pasión por la verdad, para que nadie se engañe ni engañe a los demás; el compromiso por el bien común; la auténtica libertad, que superando las ataduras del egoísmo y el rencor, se juega por el amor, la amistad social y la solidaridad con los pobres; el diálogo respetuoso, sincero; la responsabilidad compartida para luchar con esperanza (ver Oración por la Patria, julio 2001).

Los obispos argentinos han ofrecido diversos mensajes. Confío que sean de provecho. Me alegra mucho en estos meses, la mayor conciencia que surge en el laicado católico, porque va descubriendo su lugar, y la necesidad de participar en la reconstrucción del país.  Con esperanza, entonces, me parece importante recordar, algunos valores indispensables, que deben convertirse en compromisos positivos de acción laical:  

“Frente a la cultura de la dádiva, promover la cultura del trabajo, el espíritu de sacrificio, el empeño perseverante y la creatividad.

Frente a la corrupción y la mentira, promover el sentido de justicia, el respeto por la ley y la fidelidad a la palabra dada.

Frente a la fragmentación social, promover la reconciliación, el diálogo y la amistad social.

Sólo buenos ciudadanos, que obren con inteligencia, amor y responsabilidad, pueden edificar una sociedad y un Estado más justos y solidarios” (CEA 28-IX-02, 6).

Siguiendo las líneas trazadas en el Plan Diocesano de Pastoral, nos comprometemos a impulsar esta transformación, desde una tarea pastoral renovada y actualizada; a través de una predicación y una catequesis que comprometan la vida entera. Con María, pedimos al Señor que sostenga en nosotros la fe y la esperanza, para vivir a fondo el amor.


Mons. José María Arancibia, arzobispo de Mendoza



Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.