Documentos  
 

CARTA PASTORAL


Carta del obispo de azul, monseñor Emilio Bianchi di Cárcano,
con motivo de la Jornada de Oración por las Vocaciones


Queridos hijos e hijas de la Diócesis de Azul:


1.
La Jornada mundial de oración por las vocaciones

Desde siempre la Iglesia ha orado de un modo especial por las vocaciones sacerdotales, obedeciendo el mandato de Jesús: “La cosecha es abundante pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha” (Mateo 9, 37-38).

En el año 1964, en pleno Concilio Vaticano II, el Papa Pablo VI instituyó la “Jornada mundial dedicada a la oración por las vocaciones de especial consagración a Dios y a la Iglesia”. Juan Pablo II continuó con esta tradición, y en este año 2003 nos ha enviado el mensaje nº 40. A través de estos mensajes papales la Iglesia ha recibido anualmente un aporte importante para comprender mejor el misterio de la vocación y, en consecuencia, para responsabilizarse a fin de que sea escuchado y fructifique en el Pueblo de Dios.

La Jornada se celebra el 4º Domingo de Pascua, porque ese día se leen en la Misa distintos párrafos del capítulo 10º del Evangelio de San Juan, en el que Jesús se proclama “Buen Pastor”. Este Domingo es para la Iglesia universal la ocasión de orar intensamente por las vocaciones sacerdotales, por los sacerdotes y los seminaristas, por todos los jóvenes y no tan jóvenes que el Señor sigue llamando para este ministerio indispensable para la vida de la Iglesia.


2. La Iglesia no puede vivir sin sacerdotes

Jesucristo ordenó a los Apóstoles: “Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin de mundo” (Mateo 28, 19-20). En la Última Cena, al instituir la Eucaristía y el Sacerdocio, Jesús manda a los Apóstoles: “Hagan esto en memoria mía” (Lucas 22,19). Y en su primera aparición el día de Pascua les dice: “Reciban el Espíritu Santo. Los pecados serán perdonados a los que ustedes se los perdonen, y serán retenidos a los que ustedes se los retengan” (Juan 20, 22-23).

El Bautismo, la Eucaristía y el Perdón de los pecados, son las fuentes habituales que dan la nueva vida de Cristo y la hacen crecer. Sin ellos la Iglesia no puede implantarse en el mundo de una manera estable, y si bien sabemos que hubo comunidades cristianas que sobrevivieron por la transmisión de la fe de padres a hijos por la Palabra y el Bautismo, sin la presencia del sacerdote que celebra la Misa y confiesa, la vida cristiana languidece y, con las persecuciones y otros obstáculos, puede llegar a extinguirse.


3. Dios es el que llama al ministerio sacerdotal

La historia de la Salvación es una sucesión de llamados de Dios para que algunos hombres se entreguen a cumplir los designios del Señor, que quiere salvar a la humanidad. Así fueron llamados Abraham, Isaac y Jacob, Moisés, el rey David y los profetas. El Señor instituyó además el sacerdocio de la Ley antigua, y eligió para ello a la tribu de Leví, y de modo especial a Aarón, el hermano de Moisés. La Carta a los hebreos, al hablar del sacerdocio judaico, recuerda que todo sacerdote “es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados... Y nadie se arroga esta dignidad, si no es llamado por Dios, como lo fue Aarón” (Hebreos 5, 1 y 4).

Jesús elige personalmente a los Doce para fundar la Iglesia, y les confía una misión perpetua. Los Apóstoles fueron llamando a sus sucesores, a los que consideraban aptos y necesarios para difundir la fe, celebrar los sacramentos y cuidar de sus comunidades, y los ordenaban para continuar su ministerio. Los Obispos, sucesores de los Apóstoles, son los que disciernen en los candidatos los signos de la elección divina, y después de la debida formación, hacen el llamado formal que, al ser aceptado, conduce a la ordenación sacerdotal.


4. Quiénes colaboran con los obispos en el llamado

El Concilio Vaticano II en su documento sobre la formación sacerdotal, declara en el nº 2 un principio general: “El deber de fomentar las vocaciones afecta a toda la comunidad cristiana, la cual ha de procurarlo ante todo con una vida plenamente cristiana”. Luego se refiere a las familias, las parroquias, las escuelas, las asociaciones que se ocupan de la formación de los niños y de los jóvenes. Por supuesto cita a los sacerdotes, que desempeñan aquí un papel fundamental, “con el ejemplo de su propia vida humilde y laboriosa, llevada con alegría, y el de una caridad sacerdotal mutua y una unión fraternal en el trabajo”.

La intervención de todas estas personas e instituciones despierta en aquéllos a quienes el Señor va llamando, el atractivo, el deseo, la confianza, el gusto por el servicio del Señor.

En su primer mensaje para la jornada de las vocaciones, en el año 1979, el Papa Juan Pablo II se anima a proponer una llamada más directa, en primer lugar a cargo de los obispos, extensiva también a sus inmediatos colaboradores, los sacerdotes. El Papa dice así: “Dios es siempre libre para llamar a los que quiere y cuando quiere. Pero ordinariamente llama por medio de nuestras personas y de nuestra palabra. Entonces, no tengamos miedo de llamar. Bajen para estar en medio de sus jóvenes. Vayan personalmente a su encuentro, y llamen. Los corazones de los jóvenes están predispuestos a escucharlos. Muchos de ellos buscan una finalidad para su existencia; esperan descubrir una misión a la cual valga la pena consagrar la propia vida. Cristo ya los tiene elegidos para sintonizar esa llamada. Debemos llamar. El resto lo hará el Señor, que ofrece a cada uno su don particular, según la gracia que le ha sido dada”.


5. La oración por las vocaciones

Entre los medios para fomentar las vocaciones, hay uno que toca a todos los cristianos y del cual nadie puede excusarse: la oración. En el Evangelio Jesús nos exhorta muchas veces a la oración de petición (veamos p. ej. Lucas 11, 1-13), pero en muy pocas oportunidades nos indica puntualmente el objeto de esa petición. Lo hace ciertamente cuando habla de la cosecha abundante y de los pocos obreros. Pedimos en nuestras oraciones muchas cosas, algunas muy importantes: el trabajo, la salud, la paz y la reconciliación, la justicia; pero hay una que es indispensable para que los frutos de la Redención lleguen a todos: que haya sacerdotes santos, entregados, sencillos y humildes, rezadores, alegres, caritativos. El Evangelio de San Juan agrega: buenos pastores, que conocen a sus ovejas, que las orientan, las cuidan y las protegen, y son capaces de dar la vida por ellas.

El Papa nos recuerda cada año nuestra obligación de orar por las vocaciones sacerdotales. Eso no quiere decir que tan sólo lo hagamos en esta ocasión. Debe ser una intención constante en todas nuestras súplicas personales y comunitarias. A esa oración debe acompañar nuestro testimonio de vida, nuestra diligencia por el aumento y perseverancia de quienes se sienten llamados para este ministerio indispensable.


6. Conclusión

Les escribo esta carta en vísperas de viajar a Roma. Allí, junto a la tumba de los Apóstoles, los testimonios de los mártires y de grandes santos, junto al Papa que ejerce de manera tan admirable su ministerio para todo el mundo, los recordaré de todo corazón, orando para que todos estemos a la altura de nuestra propia vocación.

Que la Virgen María, Madre de Cristo Sacerdote, acompañe nuestros ruegos para que tengamos los sacerdotes que necesitamos. Ofrezcamos diariamente el Santo Rosario, que tanto nos recomienda el Santo Padre, por esta intención tan apremiante.

Los bendigo de todo corazón, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.


En Azul, a tres días del mes de mayo de 2003, Fiesta de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago.

Mons. Emilio Bianchi de Cárcano, obispo de Azul


Algunas preguntas que pueden ayudar a la reflexión

1) ¿En qué oportunidades y cómo se reza por las vocaciones en nuestra comunidad?

2) ¿De qué otras maneras demostramos nuestra preocupación por las vocaciones sacerdotales?

3) Cuántos seminaristas tiene la Diócesis, en qué Seminario se están formando, y de qué parroquias provienen?

4) ¿Hay seminaristas de nuestra parroquia? En caso contrario, ¿podemos recordar a algún sacerdote ordenado proveniente de nuestra parroquia, o algún seminarista que haya ingresado y haya dejado el Seminario?

5) ¿Qué iniciativas podemos tomar para fomentar las vocaciones en los colegios, en la catequesis, entre los enfermos? (p. ej. visitar a los seminaristas, pedir el testimonio de alguno de ellos o de algún sacerdote ordenado en los últimos años; ocuparse de los monaguillos, etc.)

<< Volver


Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.