Documentos  
 

PACTO DE FIDELIDAD


Renovación del pacto de fidelidad del pueblo salteño con sus patronos
Solemnidad del Señor del  Milagro - 15 de setiembre de 2003

 

“Jesucristo, Señor del Milagro y de la historia,
Tú, imagen del Dios invisible,
Eres el primogénito de toda creatura
Todo fue creado por Ti y para Ti”


I


Reunido en esta tarde, como tu Pueblo al pie del Sinaí, hoy tu Iglesia, en esta Salta que es tuya desde su nacimiento, está al pie del Cerro “San Bernardo”, marcado desde hace más de una centuria por la Cruz, para renovar su pacto que, asume nuestro bautismo, ratifica nuestra unión contigo y nos proyecta en un compromiso de comunión con todos nuestros hermanos.

Hoy tu Iglesia acoge con alegría en la comunión a los hermanos peregrinos. Desde este lugar de Alianza que te preparó en 1.974 reiniciando en La Argentina el ritmo de los Congresos Eucarísticos, quiere ratificar ese Pacto que la marca como servidora de un pueblo que quiere ser libre, que vive la comunión y se proyecta en solidaridad.



II


“Esta es la Alianza que estableceré con la casa de Israel,
después de aquellos días –oráculo del Señor–: pondré mi Ley dentro de ellos
y la escribiré en sus corazones; Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo” (Jer 31,)


“Señor del Milagro, oigo que me llamas con ternura, me invitas a conseguir el perdón y a esperar todo de Ti... Espero que me recibirás como hijo tuyo”. Volvemos a repetirte como en el segundo día de la Novena, porque “te consuelas abrazando a tus hijos que están perdidos”. Eres el Rostro del Padre dirigido a los hombres y convirtiéndote en hermano nuestro nos haces hijos, elevando nuestra humanidad de modo inaudito, nos haces libres. ¡Queremos ser un pueblo que vive el desafío de una libertad que nos dignifica! ¡Queremos ser un pueblo que camina buscando la verdad que nos hace libres!.

Aceptamos que este camino es un camino permanente de conversión, de una conversión personal más decidida hacia una fidelidad evangélica más generosa. Queremos revisar nuestro modo de actuar a la luz de los criterios evangélicos dirigiéndonos hacia una vida nueva en la que superemos la separación entre la fe y las obras y respondamos con una esperanza activa, a tu llamada a ser santos.

No ignoramos, Señor, que no podemos estar tranquilos si no nos preocupamos por el prójimo. Queremos revisar todos los ambientes y dimensiones de nuestra vida y comprometernos para ser buenos ciudadanos, nobles ciudadanos, comprometidos permanente y efectivamente por el bien común.

Sentimos la amenaza de muchas tentaciones pero vamos a renovar nuestro entusiasmo por vivir los valores evangélicos que contrastan con las tendencias dominantes del mundo. Nos empeñaremos por ser justos, austeros, transparentes, solidarios. Ayúdanos a ser veraces, a empeñar la vida amando cada día a quien es nuestro prójimo.

Hemos de alimentar nuestra espiritualidad en la oración asumiendo la cruz de cada día fortalecidos en la Reconciliación y en la Eucaristía.

En este pacto renovamos el compromiso de caminar diariamente hacia la verdadera libertad exigida por ser hijos del Padre Dios.



III


“Lo que hemos visto y oído, se lo anunciamos también a ustedes,
para que vivan en comunión con nosotros.
Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo.
Les escribimos esto para que nuestra alegría sea completa” (1 Jn 1,3-4)


Es la Iglesia con su anuncio la que nos lleva a la comunión contigo, Señor y en Ti con el Dios Uno y Trino. Porque a la comunión con Dios se accede a través de la realización de la comunión de Dios con el hombre que eres Tú en persona. El encuentro contigo es comunión con tu Persona y, por lo tanto, con el Padre en el Espíritu Santo, y, a partir de ahí nos unimos con los hermanos. Todo “para que nuestra alegría sea completa”. La alegría que es el Espíritu Santo, tu Espíritu. Aquí descubrimos, Señor, el fundamento mas hondo de nuestra vida en sociedad.

También nosotros nos hemos empeñado en hacer de nuestra arquidiócesis “casa y escuela de comunión”. Advertimos la gravedad de este compromiso ya que en él se juega nuestra fidelidad al designio de Dios y nuestra respuesta a las profundas esperanzas del mundo.

La tarea nos supera. Somos pobres. Somos débiles y pecadores. Sólo Tú puedes forjarnos interiormente como hombres de comunión porque eres el Dios de la comunión benigna y  misericordiosa y eres capaz de gestar comunidades maduras donde la espiritualidad de comunión es ley de vida. ¡Ayúdanos, Señor del Milagro!. ¡Que tu Santo Espíritu nos sorprenda, que estemos dispuestos a dejarnos sorprender por El!.

Queremos ser fieles a tu pacto. Por ello te pedimos una mirada capaz de dirigirse a la Santísima Trinidad que habita en nosotros. No podemos forjar nuestro proyecto de vida desde la autosuficiencia y el orgullo. Tú eres don para nosotros. En Ti aprendemos que “hay más felicidad en dar que en recibir”.(Hch. 20,35).

Queremos ser fieles a tu alianza. Por ello te suplicamos que nos des capacidad de sentir al hermano de fe en la unidad profunda del Cuerpo Místico y, por tanto, como “uno que me pertenece”. Que crezca en nosotros el sentido de pertenencia a tu Iglesia que vive en esta Arquidiócesis y en toda la superficie de la tierra. Que podamos compartir un renovado esfuerzo en las parroquias, instituciones y movimientos buscando la fraternidad que nos da capacidad de ver lo que hay de positivo en el otro y nos hace “dar espacio” al hermano, como nos enseña sabiamente nuestro querido Papa Juan Pablo II a quien queremos recordar y honrar en el histórico 25º aniversario de su Pontificado que muy pronto celebraremos. Que nuestra Iglesia local sea capaz de colaborar con la sociedad generando espacios de diálogo y de encuentro.

Al renovar el Pacto de Fidelidad contigo escucha nuestro clamor: ¡Queremos ser hombres de comunión!.



IV


“Porque todos me conocerán, del más pequeño al mas grande
–oráculo del Señor–” (Jer 31,34).


Experimentamos la fuerza de la comunión que nos lleva a la solidaridad. La solidaridad se expresa en el amor cristiano que busca el bien de los otros, especialmente de los más necesitados.

Son muchas las situaciones que testimonian la insolidaridad entre nosotros. Los pecados sociales dejan sus secuelas de injusticia, marginación y miseria que nos golpea desde el rostro de los niños que no nacen porque los excluimos, de los que naciendo mendigan para comer en tantos comedores que no pueden ni deben sustituir el hogar, comedores que nacieron para ser una alternativa temporal y se van convirtiendo en testimonio de una civilización de pobreza sin familia, de los jóvenes que se evaden en el alcohol o la droga, de los matrimonios y familias destruidos por costumbres que niegan el proyecto de Dios sobre ella y van dejando marcas de tristeza, resentimiento y frustración en las nuevas generaciones, de los sin trabajo, de los sin futuro.

Son pecados que manifiestan una crisis profunda porque hemos perdido el sentido de Dios y de tu cercanía y están ausentes en la cultura que atraviesa el tejido social los principios morales que deben regir la vida del hombre. La ambición y el apetito de poder nos enceguecen. ¡Danos tu luz!.

Danos tu fuerza para ser promotores de la paz y de la solidaridad que hagan real la justicia respetuosa de la dignidad del hombre de donde nacen los derechos y las obligaciones. Danos tu fuerza para imitarte en tu cercanía a los pobres y excluidos. Danos tu fuerza para luchar contra la cultura de la muerte promoviendo la civilización de la vida y del amor. Danos tu fuerza para “dar de comer” el pan de la justicia y el pan de la paz. Nos queremos empeñar en este camino hacia el Xº Congreso Eucarístico Nacional que celebraremos en Corrientes.



V


Señor, el regalo de tu presencia es un detalle del amor del Padre que nos sobrepasa. No podemos no anunciarte.

En el corazón de la Santísima Madre del Milagro te descubrimos “Buena Nueva” y queremos, necesitamos anunciarte. También nosotros “hemos visto y oído”. Lo gritaremos sabiéndonos misioneros en tu Iglesia misionera. Lo ratificaremos en el 3°

Congreso Misionero de Salta. Lo testificaremos en el pacto que vamos a renovar con vibrante entusiasmo.

Con María, recorriendo el gozo y la luz, el dolor y la gloria de nuestras vidas, desde este lugar Eucarístico de Salta, ratificamos la Alianza contigo.

¡Quédate con nosotros! El lapacho va entregando sus flores a la primavera. ¡Es el Milagro! ¡Quédate!

 
Mons. Mario Antonio Cargnello, arzobispo de Salta



Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.