Documentos  
 

CARTA DEL OBISPO


Carta de monseñor Aurelio José Kühn, obispo de Deán Funes,
con
motivo de cumplirse 25 años de la creación de la Prelatura de Deán Funes
(enero de 2005)


Queridos hermanos sacerdotes, religiosas y fieles, Paz y Bien.

El 25 de enero del corriente año 2005 se cumplen veinticinco años de la creación de la Prelatura de Deán Funes. El Papa Juan Pablo II, con la Bula “Cum Episcopus Crucis Axeatae”, del 25 de enero de 1980, separa esta zona del norte de la Provincia de Córdoba de la Diócesis de Cruz del Eje, gobernada en ese entonces por Mons. Enrique Pechuán Marín, y se la encomienda a los Hermanos Mercedarios. Queda así creada la Prelatura de Deán Funes.

Su primer Obispo fue Mons. Ramón Iribarne, de la Orden de la Merced. El primer obispo de la Prelatura falleció a los pocos meses de su nombramiento. Le sucedió en el gobierno de la Prelatura Mons. Lucas Donnelly, también mercedario, hasta el mes de abril del año 2000.

El próximo sábado 29 de enero, a las 20 hs. queremos hacer memoria de estos 25 años y celebrar nuestra acción de gracias a Dios y a todos los hermanos que brindaron sus servicios y entregaron sus vidas por la evangelización de esta zona

El año jubilar fue, en verdad, muy intenso y bendecido por el Señor. Comenzó con la bendición e inauguración de la Cartuja “San José”, un centro de oración y contemplación, cuyo alcance quizás no lo sabremos valorar suficientemente. Pero, ciertamente, es un regalo del Señor para la Prelatura. Y esperamos culminar este año jubilar con la bendición e inauguración del Complejo Educativo y Deportivo “Ramón Iribarne”, que estará a disposición de toda la Prelatura, de sus movimientos y grupos eclesiales, y de cualquier otra institución cuyo objetivo sea servir a la comunidad. Lo que veíamos dos años atrás como algo imposible humanamente, y sin que nos lo hubiéramos propuesto, nos encontramos con la sorpresa: se pudo terminar el salón, justo en la fecha del aniversario, después de casi veinte años de comenzado. Espero que toda la comunidad valore y cuide este emprendimiento, pues es para ella. Que valore la Cartuja “San José”, como lugar de la búsqueda y experiencia de Dios; y el Complejo “Ramón Iribarne”, como lugar de la acción y del compromiso por el Reino, por la comunidad. Son signos providenciales de este año jubilar.

Quiero aquí expresar mi reconocimiento y gratitud a los benefactores, que en silencio, sin buscar publicidad, hicieron posible esta enorme y necesaria realización para toda la comunidad.

El año jubilar también estuvo fuertemente marcado por el Congreso Eucarístico nacional y el Año Eucarístico Internacional, como por el Año Diocesano de la familia. La primera promoción de catequistas, alumnos del Seminario Diocesano de Catequesis, que ya comienza su 5º año de actividades, como el crecimiento de los Movimientos Eclesiales y del Camino Neocatecumenal y la intensificación de la Catequesis Familiar, son otros signos alentadores del jubileo, que nos compromete fuertemente hacia el futuro.

No me interesa ahora recordar todo lo vivido en este año. Sólo quiero compartir unas breves reflexiones y expresarles mis propuestas de ahora en más.

Primera reflexión: Cuando sincera y verdaderamente dejamos de lado nuestros intereses y ambiciones personales o de grupo, y confiando en la Providencia buscamos el bien de los demás, Dios hace maravillas. Siempre me impactó la actitud de San Juan Bautista, cuando dice a sus discípulos: “Es necesario que El – Jesús – crezca y yo disminuya” (Jn 3,30), y permitió a sus discípulos que lo dejaran a él y se fueran con Jesús. ¡Qué distinta sería la vida en las comunidades, como en cada familia, si tuviéramos esa actitud! Si en lugar de seguir nuestro orgullo, buscáramos más el querer de Dios y el bien de nuestros hermanos, aunque nosotros tengamos que perder.

Les propongo, pues, que olvidándonos de nosotros mismos, cultivemos más la humildad y el deseo de servir a Dios y a los demás. Entonces sí podremos confiar plenamente en la Providencia de Dios, que sin duda vendrá a nuestro encuentro, responderá a nuestras súplicas. Grabemos lo que nos dice el Evangelio: “Los que no conocen a Dios se afanan por estas cosas, pero el Padre del Cielo, Padre de ustedes, sabe que necesitan todo eso... Por lo tanto, busquen primero el Reino y la Justicia de Dios, y se les darán también todas esas cosas” (Mt 6, 32-33).

Segunda reflexión: Últimamente, en el país se han escuchado fuertes críticas y juicios a la Iglesia, a su doctrina, a sus pastores, algunas veces también de parte de personas que dicen pertenecer a la Iglesia. Incluso se han ridiculizado las prácticas cristianas o heridos los sentimientos más profundos de nuestra fe cristiana con el clásico argumento de la libertad de expresión.

No es ciertamente fácil mantener la serenidad de juicio, y para los más débiles en la fe, conservarse firmes y constantes en la vivencia cristiana frente a estos atropellos gratuitos.

La Iglesia tiene ya casi dos mil años y ha pasado experiencias mucho más duras que las presentes. La crisis fue siempre ocasión para renovarse y volver a las enseñanzas y ejemplo del Maestro y Señor, Jesús. El es el único que permanece: “Cristo Jesús permanece hoy como ayer y por la eternidad” (Heb 13,8). Vemos todos los días como caen los ídolos que se construyen los hombres. Quieren ganar el mundo entero, sin importarles la mentira y el sufrimiento de los demás, olvidando lo que dice Jesús:”De qué le serviría a uno ganar el mundo entero si se destruye a sí mismo? ¿Qué dará para rescatarse a sí mismo?” (Mt 16, 26). Lo marca también el Salmo 37, 3-11:“Confía en el Señor y haz el bien, habita en tu tierra y come tranquilo – Pon tu alegría en el Señor, él te dará lo que ansió tu corazón – Encomienda al Señor tus empresas, confía en él que lo hará bien – Calma tu enojo, renuncia al rencor, no te exasperes, que te haría mal – Pues los malvados serán extirpados... sólo un momento y ya no está el impío – Los humildes heredarán la tierra y será grande su prosperidad – El malo conspira contra el justo, y rechina los dientes contra él – Pero el Señor se burla de él, porque ve que le llega su hora”.

Al hacer memoria de los veinticinco años de la prelatura, descubrimos luces y sombras en la vida eclesial. Pero por lo que vemos hoy, podemos darnos cuenta cuanto han hecho nuestros hermanos: obispos, sacerdotes, religiosos, catequistas, los miembros de los movimientos y grupos eclesiales, cada fiel en su comunidad. La acción de la Iglesia a través de sus miembros es una acción silenciosa, tesonera, constante, al servicio de la comunidad. Hace crecer a la comunidad, sin que ésta ni siquiera lo perciba. Como un árbol que vemos hoy crecido y frondoso, pero fue creciendo poco a poco gracias a la acción de la tierra, del agua y el sol.

Alegrémonos, pues, y agradezcamos a Dios por estos hermanos, por sus servicios y su entrega a la causa del Reino de Dios y no nos acobardemos ante la crisis, ante las críticas. Son otros tantos desafíos que nos llaman a una vida cristiana verdadera y profunda, sin dejarnos atrapar por los operadores del mal.

Les propongo, entonces, como una respuesta a la actual situación y en sintonía con los hermanos que nos precedieron, un compromiso a cada uno de los sacerdotes y fieles, y a las instituciones eclesiales: Reconozcamos a la Iglesia, a la Prelatura, como nuestra familia espiritual y sintámonos profundamente parte de ella, ofreciéndole también nuestra entrega fiel y constante. Hagámonos cada uno un programa de crecimiento en el amor de Dios y de los hermanos. Que nos motive el lema propuesto por el Santo Padre Juan Pablo II en la Jornada Mundial de la Paz: “No te dejes vencer por el mal, antes bien, vence al mal con el bien” (Rom 12,21). Tenemos que hacer de la Iglesia, la Prelatura, la casa y la escuela de la comunión. Promover entre nosotros una espiritualidad de la comunión, que significa la capacidad de sentir al hermano de fe como “uno que me pertence”, compartiendo sus alegría y sus sufrimientos, viendo ante todo lo positivo que hay en él, para acogerlo y valorarlo como un “don de Dios para mí”. La espiritualidad de comunión exige llevar mutuamente la carga de los otros (Gal 6,2), rechazando las tentaciones egoístas que continuamente nos asechan y engendran competitividad, ganas de hacer carrera, desconfianza y envidias (Ver Carta de Juan Pablo II, Novo Millenio Inneunte, n. 43).

Este será también nuestro mejor aporte a la renovación de la comunidad y del país.

Celebremos, pues, con alegría y gratitud el 25º aniversario, con una fuerte proyección hacia el futuro.

Dios los bendiga y guarde.


Deán Funes, enero de 2005
Mons. Aurelio José Künh, obispo prelado de Deán Funes

<< Volver


Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2008 AICA. Todos los derechos reservados.