Documentos  
 

CUESTIONAMIENTO A LA CAMPAÑA
DE SALUD REPRODUCTIVA


Mensaje de monseñor Juan Carlos Maccarone, obispo de Santiago del Estero, y de monseñor Adolfo Uriona, obispo de Añatuya, sobre la Campaña de Salud Sexual y Reproductiva (8 de febrero de 2005)


El 30 de diciembre del pasado año se lanzó una campaña sobre el tema, que por algunos contenidos y forma de implementarla, nos llevan a advertir respetuosamente y con firmeza lo siguiente:


1. La campaña así planteada nos parece violatoria de ámbitos que están reservados a las personas y/o a las familias: ‘Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias y abusivas en su vida privada, en la de su familia, etc.’ (Pacto de San José de Costa Rica, art. 11,2)


2.
La masividad de la campaña y la forma callejera de llevarla adelante no da lugar al ejercicio del derecho de los padres sobre este punto: ‘los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones’ (Pacto de San José de Costa Rica, art. 12,4). Nadie duda que el contenido de la campaña corresponde al orden moral de las personas.


3. De manera masiva y sin crítica se induce a los adolescentes y jóvenes a la libertad sexual sin ningún principio que deba regirla. En el folleto repartido se dice enfáticamente: ‘ejercer la propia sexualidad y gozarla de acuerdo a las propias preferencias sexuales’; de esta forma se están promoviendo conductas y estilos de vida marcados por la promiscuidad e irresponsabilidad en la actuación sexual. El tema exige un proyecto de educación integral donde el adolescente y el joven comprendan que la práctica de la libertad, también en el ejercicio de la sexualidad, camina unida a derechos y deberes, y orientada hacia valores que dignifiquen la persona y no la mera satisfacción de sus deseos.


4. Sería oportuno que el Estado en temas como la llamada salud reproductiva no la promoviera con olvido de la realidad que la encuadra y contiene: la familia, que ‘es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado’ (Pacto S. José Costa Rica, art. 17,1). En campañas como la presente, donde la sexualidad y paternidad/maternidad están disociadas aisladamente, se provocan mas bien atentados a la familia por un Estado que debiera protegerla y promoverla.


5. Respecto al rechazo de cualquier ‘enjuiciamiento por parte del personal de salud’ (cf. Folleto), no debe olvidarse el derecho de todo agente sanitario a la “objeción de conciencia” en el cumplimiento de su deber por motivos religiosos, morales y/o científicos (cf. Pacto S. José Costa Rica, art. 12,1).

Estas consideraciones las hacemos con espíritu de servicio a la dignidad humana, queriendo respetar y ayudar a tomar conciencia de ella en todo el desarrollo de la vida de las personas.


Mons. Juan Carlos Maccarone,
obispo de Santiago del Estero

Mons. Adolfo Uriona, obispo de Añatuya



Agencia Informativa Católica Argentina
Bolívar 218, 3er. piso, 1066 Buenos Aires,
Tel. (011) 4343-4397 (líneas rotativas) - Fax: (011) 4334-4202
E-mail: info@aica.org - Sitio en Internet: www.aica.org

Copyright © 1996 / 2006 AICA. Todos los derechos reservados.