Agencia Informativa Católica Argentina
  |  
 
 
 
« VOLVER    Imprimir       Enviar por mail  | Compartir:      
Movimiento Scout. Carta de monseñor Héctor Aguer al cardenal Mario A. Poli
Carta de monseñor Héctor Aguer, arzobispo de La Plata al cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires (La Plata, 26 de noviembre de 2016)

Eminencia,
Querido Mario:


Creo que ha llegado el momento de intervenir, de manera decisiva, en los problemas pastorales que plantea la situación actual del Movimiento Scout. Me dirijo a vos porque sos scout e historiador, por lo tanto, el que puede comprender óptimamente el asunto. Sos, además, el Cardenal Primado, capaz de ejercer una suave y a la vez fuerte autoridad.

Yo era un joven obispo cuando se decidió la fusión de USCA, con Scouts de Argentina. Me opuse decididamente a esa medida. Recuerdo que intente en vano disuadir al querido Mons. Arana de dar ese paso, que él impulsaba con ahínco.

Es verdad que USCA no pasaba por su mejor momento, pero los partidarios de la solución que se adoptó argumentaban en nombre de la “unidad” y otros tópicos por el estilo, merced a cuya amplia difusión e imposición hemos contribuido, con la mejor de las intenciones, a la descristianización de la sociedad y la cultura argentina.

La Solución pudo bien haber sido otra: una Federación, por ejemplo, como la sugería el inolvidable Cardenal Pironio, que en aquellos años presidía el Dicasterio romano que se ocupa de los laicos. Si el Episcopado se decide, pienso que quizá es posible modificar la actual estructura y adoptar aquella figura de la Federación.

Desde hace más de una década en La Plata venimos comprobando las orientaciones erradas que llegan a los grupos desde la Central del Movimiento. Esta fue una de las razones que me movieron a constituir en la arquidiócesis la Asociación Diocesana de Scouts Católicos (ADISCA). Determiné entonces que los nuevos grupos a establecer en las parroquias pertenecieran a esta nueva institución, con dependencia directa del obispo y su delegado. No obstante, en muchas otras de nuestras parroquias siguen existiendo grupos de Scouts de Argentina; algunos funcionan muy bien, gracias al carácter auténticamente cristiano de los dirigentes y el celo apostólico de los sacerdotes. En otros casos, los Scouts parecen huéspedes, inquilinos u “okupas” y no es posible acompañar correctamente la formación de los chicos. Es un contrasentido que alberguemos grupos denominados, por ejemplo “San José”; donde la deformación de los chicos es evidente por la aplicación de los programas que proceden de la conducción nacional.

Últimamente las cosas se han agravado, porque, como vos sabés, se ponen en peligro verdades naturales y cristianas acerca del matrimonio, la familia y la sociedad. Basta la ambigüedad de las formulaciones para que al conjuro de las leyes inicuas que han sido dictadas y de la propaganda agobiante que difunden los medios de comunicación, los jóvenes no reciban la enseñanza que les debemos, sino todo lo contrario.

Para nosotros, en la Iglesia Platense se trata de una cuestión fundamental. Propiciamos que los niños, al comenzar el trienio catequístico, se integren en algunos de los movimientos, las instituciones o los grupos con que cuenta la parroquia. Yo aprecio especialmente los valores extraordinarios del scoutismo.

Una última razón, ya personal. Fue el Padre Julio Meinvielle, fundador de USCA, quien me inició, siendo yo todavía un adolescente, en la lectura de la Suma Teológica. Recuerdo el entusiasmo con que él se refería siempre al scoutismo católico y a las oportunidades pastorales que ofrecía.

Quedo a tu disposición por si puedo servirte en algo y te envío un saludo fraterno en el Señor y su Madre Santísima.

Mons. Héctor Aguer, arzobispo de La Plata
« VOLVER
Últimos videos
Bolívar 218, 3º Piso (1066)
Buenos Aires, Argentina
(54-11) 4343-4397
 

AICA es miembro de la:
Ingresar © Copyright 2017 | AICA | Todos los derechos reservados | Desarrollado por Triliton